Antonio Álvarez Gil

Dossier

antonio-alvarez-gil-otrolunes28

Antonio Álvarez Gil es, sin la más mínima duda, uno de los narradores cubanos más prolíficos y originales de la actualidad. Libro tras libro: es decir, cuento tras cuento, novela tras novela, ha ido creándose ese espacio personal, ese mundo fabulado propio que tanto anhelan los escritores como sello distintivo de su aporte a las letras del país que los vio nacer. Y esa construcción ficcionada tiene sus pilares más sólidos en la honestidad de la mirada con la cual este narrador atisba en la compleja realidad social en la que, como una peligrosa telaraña, estamos envueltos siempre todos los cubanos.

También es indudable, y esta es una lección pendiente para los académicos de la actual literatura latinoamericana, que la obra de Antonio Álvarez Gil, pese a haber sido concebida casi en su totalidad en el largo exilio en el cual ha vivido y pese a haber sido publicada mayormente en ese espacio geográfico que se llama Europa, es una de las más aportadoras visiones narrativas sobre diversos ámbitos de esa cubanía de la que tanto se habla a la hora de estudiar la literatura cubana de los últimos 50 años. Me atrevería a decir, conocedor de la mayor parte de lo que se ha escrito en novela y cuento en “esta orilla”, que es una de las narrativas personales del exilio de más profundas raíces cubanas, como si estuviera empeñado en demostrar en cada libro que el simple hecho de haber dejado atrás la isla no implica esa ruptura con “la verdadera esencia nacional” de la que tanto y tan venenosamente habla buena parte de la crítica literaria escrita en la isla, al referirse a la poderosa y rica literatura cubana producida en la diáspora.

Los personajes de Antonio Álvarez Gil plantan sus pies en la más cotidiana y convulsa realidad cubana de los últimos años y del presente. Sus traumas son esos traumas que nos persiguen a los cubanos allí donde quiera que vamos; sus sueños son nuestros sueños; sus rabias, sus miedos y sus odios son también los nuestros, pero lo curioso de este mundo literario es que allí, realidad, trauma, sueño, rabia, miedo y odio, no son armas para el ataque (cosa que suele pasar mucho en la literatura de “ambas orillas”, básicamente en lo ideológico) sino caminos para comprender el origen de esa debacle nacional que habitamos allá y acá…, en simples palabras, se trata de una literatura que apunta a un necesario destino: entender lo que somos, y entender el por qué.

OtroLunes agradece que Antonio Álvarez Gil haya permitido este buceo sorpresivo en su vida y en su obra. Nos enorgullece tenerlo como uno de nuestros colaboradores fijos, pues su prestigio nos prestigia. Y con este dossier dedicado a sus aportes a las letras cubanas, queremos enviar un mensaje bien simple, bien claro: No se puede hablar de narrativa cubana actual sin mencionar a este escritor. Ahí están sus libros para demostrarlo.