Sobre Agua clara en el Alto Amazonas

Sobre la novela homónima

Ales Gutierres

El escritor colombiano Marco Tulio Aguilera Garramuño narra en su novela de 127 páginas, las peripecias que lo acercaron a la muerte física, pero siempre allegadas a la sobrevaloración moral, producto de unos objetivos relacionados con las siempre búsquedas del yo en medio de la supremacía de un universo salvaje que, en el autor, llegó a ser tan impactante, y en el que tal vez también se vería reflejado su mismo salvajismo interior, cercano a la muerte, de alguna manera, como su mujer siempre se lo riñó.

No se dejen engatusar por el inicio literario contando su historias caseras, no, esto fue más serio, más arriesgado y más natural.

Un ensayo anecdótico relleno de paisajes esplendidos que tal vez por su belleza no convenga publicitar, como quiera que toda suerte de escritores y demás componendas humanas puedan llegar a pisotear. Amazonas perdido, que así siga, y no sea descubierto ni conquistado.

Marco Tulio Aguilera Garramuño, el profesor, en aprecio de la madre natura, se dedica por varios meses a compartir lumbre y penumbra con la selva y una voz acompañante, sacada de sus realidades o fantasmagorías; nunca lo sabremos, y nunca debemos ir al Amazonas, por respeto al universo. La voz que le acompañó, personaje de la zona: Mariño Riascos, volcado literalmente al lado del autor, en una curva de agua, en un paraíso perdido.

En Svoong.com. Revista de reseñas