OtroLunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Septiembre 2010. Año cuatro. Número catorce

Logotipo de la revista OtroLunes
Datos de la revista, septiembre 2010, año 4, número 14
otrolunes.com >> Sumario >> Librario

Bajo el signo de Marte

Fritz Zorn
Editorial Anagrama

Paseo por las vísceras del autor

por Recaredo Veredas

Bajo el signo de Marte

Zorn significa cólera en alemán. Pocos seudónimos han sido tan bien escogidos porque tras la cortina se esconde Fritz Angst, ciudadano suizo muerto de cáncer a los 32 años que, en cada página de esta novela, narra su propia agonía y lanza una profunda crítica a la sociedad helvética. No alcanza las cotas de acidez y rencor de las diatribas lanzadas por Bernhard a la biempensante Austria pero se aproxima bastante. Recorrer Bajo el signo de Marte es, a veces, tan duro como tragar una piedra. Sin embargo la amplitud del narrador, la distancia que toma respecto de su tragedia y su infrecuente capacidad –similar a la conseguida por Carver en sus últimos poemas- para mirar sin parpadear a la muerte, escrutando sus matices e, incluso, sus ventajas, seduce a cualquier lector inquieto.

El Sr. Zorn, o como se llamara, disponía de suficiente lucidez y dominio del lenguaje para, mientras su cuerpo era devorado, estructurar una obra puramente narrativa, llena de aforismos brillantes y vitalistas, apoyada en un suspense trágico cuya progresión alienta con una frialdad que roza la exhibición. La aparición del cáncer –largamente postergada y anunciada- no defrauda las expectativas generadas: Zorn sabe que un momento tan significativo necesita seguridad, la misma contundencia que el primer asesinato de una novela negra. Es consciente de que es su habilidad literaria, su capacidad para "ver donde los demás no encuentran nada" lo que le convierte en excepcional, no su vida: "Por eso mismo pienso que los otros miles no han sido menos desdichados que yo; simplemente no escribieron sus memorias".

Apuesta por una explicación poética, casi omnisciente, y bastante ingenua de la enfermedad. Acierta al vincular lo obvio: el cáncer y la autodestrucción. Define la mutación celular como una especie de suicidio involuntario: la energía encapsulada, podrida, se rebela contra su creador. Sin embargo su lógica no tiene en cuenta la omnipresencia del caos, las miles de variables, visibles e invisibles, que circundan y condicionan a cualquier vida. Las razones de Zorn quedan limitadas por la necesidad urgente de hallar una explicación a lo que no tiene ninguna: "Yo creo que cualquiera que haya sido toda su vida bien educado y cortés no merece otra cosa más que contraer un cáncer. No es más que el justo castigo".

La opinión del suizo sobre la bondad o maldad de su enfermedad es, como parece irremediable, contradictoria. En las primeras páginas la califica como lo mejor que le podía suceder, por su capacidad para evidenciar la podredumbre y para ayudarle a escapar de su cárcel de cristal. Pero luego no duda en definirla como algo espantoso. Esta volubilidad concede vigor al personaje, le convierte en un ser vulnerable, irremediablemente querido por el lector, pese a su insistencia en el ataque. A la empatía también contribuye su vitalismo, su llamada al conflicto permanente: "Sin duda el que hace algo se pone siempre en ridículo frente a los ojos del que no hace nada. El que obra siempre puede presentar un flanco descubierto, el que no obra no corre ni siquiera ese riesgo. Se podría decir que el que vive siempre es ridículo, ya que sólo el que está muerto no lo es en absoluto."

Su ideología es obvia y está marcada por un psicoanálisis estricto y un poco llorón. Su nihilismo anarcoide resulta muy trendy, muy adecuado para esas tardes de Riviera, terrorismo  y Moet Chandon soñadas por cualquier fan de Ulrike Meinhoff  (a quien, curiosamente, menciona con admiración). Pero, pese a su indudable vinculación con su tiempo, es una novela moderna porque pregunta, incansable, sobre aquello que no tiene respuesta aunque su indagación no pueda evitarse. En la faja aparece la admiración de Manganelli, autor de La ciénaga infinita. No es extraño ya que el espíritu que alienta la obra del italiano y Bajo el signo de Marte es el mismo.

¿Sería Bajo el signo de Marte una obra temida y legendaria si su escondido autor hubiera superado el cáncer y viviera cómodo y próspero en su casita de Zurich? Es decir si no fuera una especie de snuff novel sino una auténtica ficción. Posiblemente no habría sido siquiera publicada. No por su falta de calidad literaria –que sin duda posee- sino porque la ruptura de la frontera que separa al narrador del autor, el paseo por las vísceras del autor es el mayor valor añadido del libro. ¿Es un valor literario? Posiblemente no, pero carece de importancia.

Google Custom Search
Tamaño de letra:

Sumario

Este Lunes

OMC después DOHA: ¿Qué es posible para el Mercosur?

Alexis Toríbio Dantas

La quinta rueda del carro, otra vez

Leonel A. de la Cuesta

Asesinos y escritores

José Luis Muñoz

Avatares de una escritora humorística

(Primera parte)

María de los Ángeles Morejón

Los caminos subterráneos de Eduardo Caballero Calderón

(Primera parte)

Álvaro Castillo Granada

La imaginación embrujada

Manuel Gayol Mecías

Una polémica actual: la reconstrucción del sistema literario argentino

José García-Romeu

Balas por celuloide: Pancho Villa en el cine

(Primera parte)

Alfredo Antonio Fernández

Magia y superstición de Pablo Picasso

Enrique Mallen

Unos escriben

José Carlos Somoza

Otros miran

Alicia Núñez Castillo

OtroLunes conversa

con Maya Islas

"Islas entre la luz y la memoria"

con Jorge Franco Ramos

"Jorge Franco y el infierno femenino"

con Joel Franz Rosell

"Indudablemente no soy un escritor realista"

con Luis Rafael

"No podría vivir en otra lengua"

Punto de mira

Bajo el mismo cielo

Cuarenta poetas cubanos en Miami

Cuarto de visita

con Judith Kerr

Breve Biografía

Uno de los libros más publicados en el mundo

Cuando Hitler robó el conejo rosa (Fragmento)

Galería

En la misma orilla

El Diván, de Narrativa

Body Time

Gabriela Alemán

Fragmento de novela

La caverna

Ray Faxas

Fragmento de novela

Breve historia de Extremadura

Julio Suárez Anturi

Fragmento de novela

Cuentos y leyendas del Caribe

Luis Rafael

Relato

"Mandarinas"

Walter Tresols

Relato

Quinta de la Caridad

Pedro Merino

Fragmento de novela

La marmita, de Poesía

Poemas

Francisco Azuela

Medialengua

(Del libro homónimo)

Yolanda Arroyo Pizarro

El idiota entre las piernas

(Del libro homónimo)

Dolan Mor

Poemas

Ana María Fuster Lavín

Otras voces hispanas

A cargo de Luis Rafael

Enrique Pérez Díaz, organizador y escritor

Ernesto Mallo tras las marcas invisibles de la violencia

Ronaldo Menéndez, entre monstruos y obsesiones

Andreu Martín y su mirada novelada hacia la España del hoy

Recycle

Pasión y poesía en la edad de plata rusa

Roberto Echavarren

Bujarin habla con el diablo

Lydia Dan

"Crímenes del comunismo - el hombre contra el hombre" en Králíky: Un reflejo vivo de los años 50 en Checoslovaquia

Andrea Fajkusová

De lunes a lunes

Anuncia la editorial Betania su Catálogo de Publicaciones 2010

Gunther Grass prefiere a los hermanos Grimm

Publican perfil de Bécquer

Librario

A cargo de Lorenzo Rodríguez

Los libros y los días

A cargo de Recaredo Veredas

Santa suerte

Jorge Franco Ramos

La mujer ígnea y otros relatos

José Luis Muñoz

Agua Clara en el alto Amazonas

Marco Tulio Aguilera

El hombre que amaba a los perros

Leonardo Padura

Cracovia sin ti

Carlos Salem

Cuerpos divinos

Guillermo Cabrera Infante

La mancha mongola

José L. Muñoz de Baena

Cuentos y leyendas del Caribe

Luis Rafael

Todo el amor y casi toda la muerte

Fernando Marías

Crónicas de la República

Uva de Aragón

Bajo el signo de Marte

Fritz Zorn

Dublinesca

Enrique Vila-Matas

A cargo de Jorge de Arco

El idiota entre las piedras

Dolan Mor

El collar de la paloma

Ibn Hazn Al-Andalusí

Poemas a la muerte

Emily Dickinson

Selección poética

Gabriela Mistral

Mecánica del prodigio

Lola Mascarell

Pájaro relojero, antología de poesía centroamericana

VV.AA

 

Skype MeT!
OtroLunes. Revista Digital. Tlf: +34 644 469 467. info[arroba]otrolunes[punto]com
  • Icono de XHTML 1.1 VÁlido
  • Icono de CSS 2.1 VÁlido
  • Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • Conforme WCAG 1.0 Nivel AA - Revisado con HERA.
  • TAW. Nivel doble A. WCAG 1.0 WAI

Web optimazada para resoluciones de 800 x 600 píxeles o superiores y para los navegadores: Firefox 2, Internet Explorer 6 y 7, Opera 9 y Netscape 8.1 para PC y Firefox para Mac.