Otro lunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Mayo 2007. Antilde;o uno. Número uno

Logotipo de La revista Otro lunes
Datos de la revista, mayo 2007, año 1, número 01
otrolunes.com >> Otra Opinión >> Sin embargo

Vidas mínimas

Alejandra Costamagna

"Quien nunca tuvo un padre que ronca, no sabe lo que es tener padre", escribió Vinicius de Moraes nueve años después de la muerte de su padre. La frase del compositor brasileño fue citada por el periodista y escritor Francisco Mouat en El empampado Riquelme, un libro que se inicia como investigación periodística de un suceso policial ocurrido en 1956 y muy pronto se convierte en una especie de tratado de los afectos. De los afectos entre padres e hijos. En abril de 2007 Alberto Fuguet comenzará las filmaciones de su segunda película, Perdido, que está basada precisamente en el libro de Mouat. Gran desafío, porque las páginas de El empampado... no están marcadas precisamente por la acción visible y sonante. Muchas de las acciones acá tienen que ver, más bien, con el soplo minúsculo de lo que no está. Aunque Mouat diga que su padre no ronca, en estas páginas certifica saber algo, bastante, sobre padres ausentes o presentes. "Hay hijos que nunca vieron a su padre, ni en fotos. Y hay otros que probablemente estén llenos de fotos de su padre, y sin embargo nunca lo hayan visto bien, o nunca se hayan tocado el alma", postula el autor, cuando ya tiene la afectividad de los lectores prendada por la historia de aquel supuesto padre abandonador que terminó abandonado en el desierto de Atacama. Desde una historia minúscula, que apenas ocupa una carilla de tabloide, a un agudo relato donde se cuestiona el sentido de la vida y de la muerte.

La anécdota central es ésta: Julio Riquelme, funcionario del Banco del Estado, subió el 2 de febrero de 1956 al tren Longitudinal Norte en la Calera con destino a Iquique y nunca llegó a esa ciudad. Durante cuarenta y tres años no se supo nada de él. Hasta que en 1999 su esqueleto intacto fue encontrado por un par de turistas a diecisiete kilómetros de la antigua estación Los Vientos, en el corazón de la pampa. Ése es el primer andamio de este notable ejercicio de periodismo narrativo. A partir de ahí, Mouat se sumerge en historias paralelas, ubica a los familiares, viaja al norte y al sur, envía emails, asiste al funeral de Riquelme, revisa toda la prensa de la fecha, especula, tiene charlas con el desconcertado hijo del protagonista, con el bisnieto residente en Suecia, con la iluminada sicóloga Gina, con el único compañero rastreable del histórico viaje, consigo mismo. Los mira, mira al cielo, mira a su padre que no ronca, reflexiona. "No es necesario que tu papá se pierda en el desierto para que tengas que salir a buscarlo. Puedes tenerlo al frente tuyo, avanzar un metro y tocarlo, y seguro que estás metido en el mismo embrollo: él está ahí, pero tú no lo encuentras, y como no lo encuentras sales a buscarlo en otro sitio, y como te va mal en la búsqueda vuelves cansado, molesto y aburrido y dejas de buscarlo, y como dejas de buscarlo ya no puedes encontrarlo por tu propia voluntad, y después el tiempo termina de hacer el trabajo".

Un padre que puede ser Ulises, Pedro Páramo, Hermann Kafka, el asesinado rey de Dinamarca. Padre no hay uno solo; padres ausentes hay millones. En la historia de la literatura sobran casos. Y en el cine y en la vida y en la calle. Es cosa de mirarse el ombligo. Padre, papá, papi, viejo. A veces existe y uno no se da cuenta. O no existe y uno, ingenuo y torpe, piensa que lo tiene demasiado encima. Julio Riquelme fue uno de esos padres que nunca estuvo mucho, y cuando por fin decidió estar desapareció. Nadie pudo imaginar que su cuerpo se evaporaba cada mañana en la aridez del desierto y que su silencio era el ronquido de un sueño profundo. En realidad, ésta podría ser la historia de cualquier Riquelme. O Pérez, o Soto, o Tapia, un hombre anónimo como reflejo de múltiples hombres. Francisco Mouat tiene obstinación con las vidas mínimas, con los perdidos, con los que no figuran en ninguna lista oficial. Acaso con su padre también. Puede que en el fondo anduviera buscándolo a él y entonces encontró a Riquelme. Quizás sus hijos confesarán alguna vez que Francisco Mouat también roncaba.

Otra Opinión

Señales

Por
Rafael
Alcides

Carta pública a Amir Valle

Yo no tengo ni teléfono, Amir. Ni teléfono. El correo me llega a través de una piadosa amiga. El electrónico. El otro, si es de afuera, del extranjero, sencillamente no me llega, y si me llega es abierto. Cosas del cartero, me imagino.

Palabras de revés

Por
Amir
Valle

Una revista es una revista es una revista...

Dicen que a la tercera es la vencida. Eso espero. Hace unos años, cuando en esa isla que llamamos Cuba no existían las revistas literarias digitales que hoy pululan, a cierto escritor se le ocurrió...

Sin embargo

Por
Alejandra
Costamagna

Vidas mínimas

"Hay hijos que nunca vieron a su padre, ni en fotos. Y hay otros que probablemente estén llenos de fotos de su padre, y sin embargo nunca lo hayan visto bien, o nunca se hayan tocado el alma"...

Carga de caballería

Por
Armando
de Armas

Jung y los masones en el futuro de la isla

Ya a mediados del siglo pasado Carlos Gustavo Jung alertaba sobre la catástrofe que acecha a Occidente desde su flamante entrada a la modernidad; no por la modernidad misma, sino por la neurosis colectiva que produce el distanciamiento del hombre de lo numinoso...

Carta desde el norte

Por
Edmundo
Paz Soldán

Figuras de la ley

Hércules Poirot, el detective belga, andaba por el mundo resolviendo casos con arrogancia y displicencia. Bajo de estatura, calvo y con mostachos, Poirot era una figura cómica, una suerte de pariente cercano de Chaplin.

Paperback writer

Por
Ladislao
Aguado

Final de viaje y otros sones

Cuando se produjo el fin de los sistemas comunistas de Europa del Este, los intelectuales(...) "No sabían reinventarse en condiciones libres, no sabían qué hacer con la libertad"...

Volver arriba
Google Custom Search
Tamaño de letra:

Imagen de portada:

"Martí"

Damaris Betancourt. 2006

Sumario

Este Lunes

Política y religión en Cuba en los siglos XIX y XX

Leonel A. de la Cuesta

Discurso en defensa de Pavón

Pío E. Serrano

Notas (para una conversación) sobre la diáspora cubana

Jorge Luis Arcos

La isla numerosa

Luis Manuel García

Desventuras de la "conciencia crítica" en la Cuba del "sí"

Duanel Díaz

La Rebelión de los Enfermos

Carlos A. Aguilera

Lunes de Revolución y la Revolución de Lunes

William Luis

Noticias sobre el día después. Primera parte: La isla

Ladislao Aguado

Gastón Baquero, conciliador y discrepante

León de la Hoz

Otro lunes Conversa

Con José Lorenzo Fuentes

El hombre tranquilo

No hay última vez

Cuento inédito de J. L. Fuentes

Punto de mira

Exilio: ¿ruptura o continuidad?

Antonio Álvarez Gil

Armando de Armas

Joel Franz Rosell

Odette Alonso Yodú

Ricardo Ortega Nápoles

Cuarto de visita

"La humanidad tiene un contrato de fe"

Entrevista al escritor albanés Arian Leka

Amir Valle

La serpiente de la casa

Fragmento de novela de Arian Leka

Unos escriben

Guillermo Vidal

Otros miran

Dámaris Betancourt

Dossier

Entrevista

En la misma orilla

Omisiones, olvidos

Félix Luis Viera

Conjuro para fundir la nieve...

Katherine E. González

¿Seremos famosos Pepe?

Francis Sánchez e Ileana Álvarez

Escrito sobre el hielo

Alberto Rodríguez Tosca

Introducción de Juan Manuel Roca

Poemas

Libre-mente

Cuba: la escritura carcelaria

Rafael E. Saumell

Recycle

Los impedimentos de la literatura

George Orwell

De lunes a lunes

Carta abierta de Enmanuel Tornés

Carta de Santo Domingo

Librario

Pallá y Pacá

Mario G. de Mendoza

Fantasía roja

Iván de la Nuez

Todos los buitres y el tigre

José Luis Arzola

Palabras de mujer

Olga Connor

Otro lunes. Revista Digital. Tlf: +34 686 111 523. info@otrolunes.com
  • Icono de XHTML 1.1 Válido
  • Icono de CSS 2.1 Válido
  • Icono de conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • Conforme WCAG 1.0 Nivel AAA - Revisado con HERA.
  • TAW. Nivel triple A. WCAG 1.0 WAI

Web optimazada para todas las resoluciones de pantalla y los navegadores: Firefox 2, Internet Explorer 6 y 7, Opera 9 y Netscape 8.1 para PC y Firefox para Mac.