Otro lunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Mayo 2007. Antilde;o uno. Número uno

Logotipo de La revista Otro lunes
Datos de la revista, mayo 2007, año 1, número 01
otrolunes.com >> Otra Opinión >> Carga de Caballería

Jung y los masones en el futuro de la isla

Armando de Armas

Ya a mediados del siglo pasado Carlos Gustavo Jung alertaba sobre la catástrofe que acecha a Occidente desde su flamante entrada a la modernidad; no por la modernidad misma, sino por la neurosis colectiva que produce el distanciamiento del hombre de lo numinoso, la sustitución del símbolo por el dogma de la racionalidad y su entrega sin límites a la religión de lo banal. Si algo así se hacía patente para el célebre psiquiatra en los idílicos 50, qué dejaríamos para este inicio de siglo en que la globalización es un hecho con todas sus implicaciones y determinaciones en la cotidianidad (de la prosperidad al terrorismo), donde la vida se robotiza cada vez más y a través de Internet se puede tener sexo y misa y hasta un solar en la luna.

Es aquí donde los hijos de la viuda1 pueden ofrecer un producto para el mercado de la reconstrucción de Cuba en el postcomunismo. Contrariamente a cierta corriente dentro de la masonería que a tono con los tiempos, o con la chatez de los tiempos, ha venido postulando una suerte de secularización de la orden, una negación de su carácter secreto, un desdorar del misterio de sus orígenes y su actividad ocultista en el apuntalamiento de una imagen de corporación, o peor, de iglesia de la liberación o de ONG al uso de la corrección política con tufo marxistoide (corriente preocupada quizá por la sobrevivencia de las logias en una época de uniformidad tal que no establece muchas diferencias entre la arquitectura de un templo y la de una sucursal de seguros, o entre la vestimenta de un sacerdote y la de un vendedor de pasta dental).

Opuesto a lo anterior, la masonería podría ofrecer a los iniciados un asidero para no caer en el absurdo, una liberación del sentimiento de no pertenencia y desajuste propios de una era signada por unas velocidades de espanto, ciertamente no los sustraerá de las velocidades, pero los ayudará a no desintegrarse en el vacío de la apresurada nada. Les otorgaría, en suma, un secreto y la práctica de un ritual; ¿suena novelesco, verdad?, pues no crea, el hombre en posesión de un secreto nunca está solo, o lo está con su secreto, en lo que Jung llamó el camino de la individuación, sendero del ser en el alejamiento del rebaño hacia la conquista de los nuevos estadios, y por otra parte, el adepto que eficazmente convoca fuerzas anímicas en un ritual no es un simple pedigüeño del favor divino, es alguien que repentinamente adquiere dignidad de socio en el negociado de Dios.

Más concreto: los hijos de la viuda no harán como esos descerebrados de la antiglobalización, sino que dotarán al individuo alerta de un instrumento para navegar con cierta seguridad, o con cierto sentimiento de seguridad, y hasta con suerte, por los procelosos e inevitables mares de la globalización; y puesta la isla en la vía de la aldea mundial tienen los hombres de la escuadra y el compás la obligación y la capacidad de ir tras los valores económicos (los únicos según Friedrich Hayek), los que en este plano al menos permiten el acceso a los valores del espíritu. A fin de cuentas los masones tienen como grupo como mínimo cinco de las virtudes para triunfar en el mundo empresarial, a saber, confiabilidad, honestidad, organización, disciplina y sentido del manejo de las finanzas; a lo que habría que añadir fraternidad y cooperativismo.

Para el futuro de Cuba no sería arriesgado pensar en la creación de grupos financieros masónicos, en la consolidación de un sistema de créditos a bajo interés para comerciantes iniciados, y en la formación de grandes y pequeñas cooperativas de laboriosos hermanos, es decir, instauración de la logia-empresa, cuyos beneficios extrapolarían los marcos masónicos y se extenderían al resto del tejido social de la nación. Todo lo cual estaría favorecido por la existencia de una amplia red de relaciones internacionales cimentada durante siglos en la condición universal de la orden. Tampoco sería descabellado pensar en un trabajo paralelo, y no menos importante, para intentar desplazar el predominio presente (vaticinado por Gramsci) que ostenta la izquierda reaccionaria y tercermundista en la intelectualidad, los medios de prensa, las universidades, los escritores y las editoriales, hacia la más benigna influencia de los hijos de la viuda con vista a obtener en los predios isleños de la cultura el equilibrio justo y necesario.

Y en esta faena de desintoxicación cultural los hombres del mandil han de poseer, por duro que pueda parecer, la libertad de impedir, si fuese necesario, la realización del bien moral aceptado y conocido con vista a alcanzar la decisión ética superior e imprescindible (como propugnaba Jung); porque, al fin y al cabo, de lo que se trata es de dar el tiro de gracia al bolchevismo, a esa cosa que el propio Jung supo identificar (junto al nazismo) como una manifestación del mal por excelencia.

Estos apuntes intentan mostrar (enfocados en el futuro de la isla), contra la opinión de muchos, que los hijos de la viuda para sobrevivir a la dictadura actual occidental de la masificación y el mal gusto no tendrían que hacer como esos patéticos predicadores de puerta en puerta, vendedores de seguros de vida en el cielo, sino que les bastaría con apelar a su leyenda y a su historia, o a su activa participación en la historia; ¿o es que alguien pretendería desconocer que el mundo político actual, el estado moderno y liberal, se gestó en buena medida en el laboreo de las logias desde finales del siglo XVIII?, por poner una fecha.

  • 1. Hijos de la viuda es como se nombra a los hermanos masones en lenguaje esotérico.

Otra Opinión

Señales

Por
Rafael
Alcides

Carta pública a Amir Valle

Yo no tengo ni teléfono, Amir. Ni teléfono. El correo me llega a través de una piadosa amiga. El electrónico. El otro, si es de afuera, del extranjero, sencillamente no me llega, y si me llega es abierto. Cosas del cartero, me imagino.

Palabras de revés

Por
Amir
Valle

Una revista es una revista es una revista...

Dicen que a la tercera es la vencida. Eso espero. Hace unos años, cuando en esa isla que llamamos Cuba no existían las revistas literarias digitales que hoy pululan, a cierto escritor se le ocurrió...

Sin embargo

Por
Alejandra
Costamagna

Vidas mínimas

"Hay hijos que nunca vieron a su padre, ni en fotos. Y hay otros que probablemente estén llenos de fotos de su padre, y sin embargo nunca lo hayan visto bien, o nunca se hayan tocado el alma"...

Carga de caballería

Por
Armando
de Armas

Jung y los masones en el futuro de la isla

Ya a mediados del siglo pasado Carlos Gustavo Jung alertaba sobre la catástrofe que acecha a Occidente desde su flamante entrada a la modernidad; no por la modernidad misma, sino por la neurosis colectiva que produce el distanciamiento del hombre de lo numinoso...

Carta desde el norte

Por
Edmundo
Paz Soldán

Figuras de la ley

Hércules Poirot, el detective belga, andaba por el mundo resolviendo casos con arrogancia y displicencia. Bajo de estatura, calvo y con mostachos, Poirot era una figura cómica, una suerte de pariente cercano de Chaplin.

Paperback writer

Por
Ladislao
Aguado

Final de viaje y otros sones

Cuando se produjo el fin de los sistemas comunistas de Europa del Este, los intelectuales(...) "No sabían reinventarse en condiciones libres, no sabían qué hacer con la libertad"...

Volver arriba
Google Custom Search
Tamaño de letra:

Imagen de portada:

"Martí"

Damaris Betancourt. 2006

Sumario

Este Lunes

Política y religión en Cuba en los siglos XIX y XX

Leonel A. de la Cuesta

Discurso en defensa de Pavón

Pío E. Serrano

Notas (para una conversación) sobre la diáspora cubana

Jorge Luis Arcos

La isla numerosa

Luis Manuel García

Desventuras de la "conciencia crítica" en la Cuba del "sí"

Duanel Díaz

La Rebelión de los Enfermos

Carlos A. Aguilera

Lunes de Revolución y la Revolución de Lunes

William Luis

Noticias sobre el día después. Primera parte: La isla

Ladislao Aguado

Gastón Baquero, conciliador y discrepante

León de la Hoz

Otro lunes Conversa

Con José Lorenzo Fuentes

El hombre tranquilo

No hay última vez

Cuento inédito de J. L. Fuentes

Punto de mira

Exilio: ¿ruptura o continuidad?

Antonio Álvarez Gil

Armando de Armas

Joel Franz Rosell

Odette Alonso Yodú

Ricardo Ortega Nápoles

Cuarto de visita

"La humanidad tiene un contrato de fe"

Entrevista al escritor albanés Arian Leka

Amir Valle

La serpiente de la casa

Fragmento de novela de Arian Leka

Unos escriben

Guillermo Vidal

Otros miran

Dámaris Betancourt

Dossier

Entrevista

En la misma orilla

Omisiones, olvidos

Félix Luis Viera

Conjuro para fundir la nieve...

Katherine E. González

¿Seremos famosos Pepe?

Francis Sánchez e Ileana Álvarez

Escrito sobre el hielo

Alberto Rodríguez Tosca

Introducción de Juan Manuel Roca

Poemas

Libre-mente

Cuba: la escritura carcelaria

Rafael E. Saumell

Recycle

Los impedimentos de la literatura

George Orwell

De lunes a lunes

Carta abierta de Enmanuel Tornés

Carta de Santo Domingo

Librario

Pallá y Pacá

Mario G. de Mendoza

Fantasía roja

Iván de la Nuez

Todos los buitres y el tigre

José Luis Arzola

Palabras de mujer

Olga Connor

Otro lunes. Revista Digital. Tlf: +34 686 111 523. info@otrolunes.com
  • Icono de XHTML 1.1 Válido
  • Icono de CSS 2.1 Válido
  • Icono de conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • Conforme WCAG 1.0 Nivel AAA - Revisado con HERA.
  • TAW. Nivel triple A. WCAG 1.0 WAI

Web optimazada para todas las resoluciones de pantalla y los navegadores: Firefox 2, Internet Explorer 6 y 7, Opera 9 y Netscape 8.1 para PC y Firefox para Mac.