Otro lunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Mayo 2007. Antilde;o uno. Número uno

Logotipo de La revista Otro lunes
Datos de la revista, mayo 2007, año 1, número 01
otrolunes.com >> Sumario >> En la misma orilla

Omisiones, Olvidos

Félix Luis Viera

A raíz de la Feria del Libro de Guadalajara 2002, el último gran evento cultural internacional al que Cuba asistiera casi masivamente, se crearon polémicas variadas, muchas de ellas vinculadas con la política; porque política se hace de cualquier evento en que participe Cuba, no importa que sea de arqueología, arte culinario o canaricultura.

Pero ahora quiero referirme a las porfías que existieron entonces en cuanto autores que debieron ir, o que debieron ser recordados u homenajeados o reconocidos de alguna manera. Tanto en la prensa de la Isla como en la que habita fuera de ella, y asimismo en encendidas tertulias anónimas, bajo techo y esquineras, en la Feria y en los hoteles, saltaron nombres que fueron omitidos, según unos, y nombres que no debieron estar, según otros.

Durante todos esos días yo pensé en dos escritores que no fueron mencionados ni por la prensa ni por las alocuciones de fiscales y abogados espontáneos. Digo de José Soler Puig y Onelio Jorge Cardoso; el primero, entre los más grandes novelistas cubanos de siempre; el segundo, hasta hace unos añitos, considerado el Cuentero Mayor o el cuentista número uno de Cuba, y adjetivos así. Ni a mi vista ni a mis oídos llegó una línea o una mención a estos dos autores. Como si no existieran ni para los que trazan la literatura fuera de Cuba, ni para los que la enaltecen desde adentro.

Claro, que casi todas las personas, en uno u otro sitio, que están vinculadas con la creación literaria cubana, conocen a estos dos autores. Y digo casi porque puede haber algunas que los desconozca, a partir de las omisiones que reciben de quienes desde la Isla envían expedientes definitivos, y, nadie sabe si con buena o mala leche, tachan y agregan.

Sólo con su novela El pan dormido, Soler Puig se afinca en un lugar prominente de las letras cubanas. Si algún error cometió este hombre -que eso fue, hombre, en las más encomiables y variadas posibilidades del término-, fue quedarse en provincia. Cuba no está exenta de ese fatalismo que afecta a la cultura de tantos países: a provincia llega más tarde, o al menos en menor medida, el reconocimiento, y más temprano el olvido (creo que estoy respirando por la herida). Fallecido hace unos años, hoy comienza a mencionarse cada vez menos la incidencia de Soler en la novela cubana.

De Onelio ni hablar. Ahora hay en la patria, y fuera de ella, una tendencia no sé si manifiesta a tapiarlo. Ahora son otros los clásicos, los grandes cuentistas cubanos del siglo XX, y justamente de la segunda mitad de éste. Ya los cuentos de Onelio no caen bien en ciertas seseras; son demasiado impresionistas, demasiado evidentes, demasiado “fáciles” de leer. Ahora los estudiosos, de “dentro” y de “fuera”, se dedican a piezas más intrincadas, a asuntos más “profundos”. Y así, proclaman guías de la cuentística cubana a lo que sea antípoda del autor de El caballo de coral.

Bueno, aquí vale la pena agregar que tampoco la literatura en Cuba, me refiero a los de “adentro” en este caso, está ni ha estado exenta de eso que los hijos de Martí llamamos “piña”; es decir, capillas. O de audaces sobrepromociones a circuito cerrado ¿Quién, por ejemplo, podría olvidar a aquel combo de “Ambrosio y sus Muchachos”, que hiciera furor en los 80? Más olvidable, quizá, podría ser algún “estudio” sobre la narrativa cubana de los 80, llevado a cabo por una señora española (cuyo nombre ahora no recuerdo), la cual, junto con sus colaboradores (léase varios de los mismos que aparecerían en su “estudio”), se despachó con la cuchara grande, a dos manos y sin pararse de la mesa puso y no puso cuanto quiso y le dijeron. (Creo que vuelvo a respirar por la herida.) Par de ejemplos, no más.

Ya sabemos que en el arte, la justicia es algo muy difícil de alcanzar; o mejor dicho, inalcanzable. Y que la calidad y el éxito nunca van de la mano, por razones elementales. Pero de lo que se trata es de aflojar un poco, de abrir el diapasón de modo que reciban oxígeno todas las estrellas, la grandes, las chiquitas, las otras. Pero sobre todo que no se adocene la creación literaria del país por razones de afinidades varias; ni por causas políticas. Es loable la intención actual del Ministerio de Cultura cubano de darle vía a la obra de todo creador cubano, viva donde viva, piense lo que piense, escriba lo que escriba. Y aquí quisiera hacer otra aclaración: eso de vivir “adentro” o “afuera” no es molde para aplicar ningún precepto, porque no son pocos los que están “adentro”, pero se la pasan “afuera”, y de “afuera” traen esos dólares imprescindibles para vivir “adentro”, en apacible beatitud dentro del llamado Período Especial -es decir, como si estuvieran “afuera”. Y también vale: los que están “afuera” -muchos porque no les queda más remedio-, salvo alguna rarísima excepción no tendrían inconveniente en cooperar con el hecho literario de allá “adentro”.

Bueno, qué jodedera. A ver cómo se arregla. Si he traído a colación los ejemplos de dos grandes de nuestras letras ya fallecidos, Onelio y Soler Puig, que al parecer comienzan a recibir, injustamente, cierto olvido u omisión, es sobre todo para, con toda humildad, encender una bengala de alerta.

O sea, no obstante las infalibles “piñas” -un mal necesario, podría argüir alguien-, lo que hace falta es menos forcejeo y más comunión. No debe seguir ocurriendo que, por ejemplo, para los investigadores radicados en Cuba no existan en buena medida tantos buenos escritores exilados, ni viceversa. Porque hasta un niño sabe que la literatura de un país es una sola (y habrá “literatura de un país” hasta el día en que no seamos más que terrícolas). Por eso me niego hablar de escritores de “las dos orillas”; ésta, una denominación que, como frase, es de suficiente mal gusto y que, semánticamente, pónganse a pensar, no dice nada.

Otra Opinión

Señales

Por
Rafael
Alcides

Carta pública a Amir Valle

Yo no tengo ni teléfono, Amir. Ni teléfono. El correo me llega a través de una piadosa amiga. El electrónico. El otro, si es de afuera, del extranjero, sencillamente no me llega, y si me llega es abierto. Cosas del cartero, me imagino.

Palabras de revés

Por
Amir
Valle

Una revista es una revista es una revista...

Dicen que a la tercera es la vencida. Eso espero. Hace unos años, cuando en esa isla que llamamos Cuba no existían las revistas literarias digitales que hoy pululan, a cierto escritor se le ocurrió...

Sin embargo

Por
Alejandra
Costamagna

Vidas mínimas

"Hay hijos que nunca vieron a su padre, ni en fotos. Y hay otros que probablemente estén llenos de fotos de su padre, y sin embargo nunca lo hayan visto bien, o nunca se hayan tocado el alma"...

Carga de caballería

Por
Armando
de Armas

Jung y los masones en el futuro de la isla

Ya a mediados del siglo pasado Carlos Gustavo Jung alertaba sobre la catástrofe que acecha a Occidente desde su flamante entrada a la modernidad; no por la modernidad misma, sino por la neurosis colectiva que produce el distanciamiento del hombre de lo numinoso...

Carta desde el norte

Por
Edmundo
Paz Soldán

Figuras de la ley

Hércules Poirot, el detective belga, andaba por el mundo resolviendo casos con arrogancia y displicencia. Bajo de estatura, calvo y con mostachos, Poirot era una figura cómica, una suerte de pariente cercano de Chaplin.

Paperback writer

Por
Ladislao
Aguado

Final de viaje y otros sones

Cuando se produjo el fin de los sistemas comunistas de Europa del Este, los intelectuales(...) "No sabían reinventarse en condiciones libres, no sabían qué hacer con la libertad"...

Volver arriba
Google Custom Search
Tamaño de letra:

Imagen de portada:

"José Martí"

Damaris Betancourt. 2005

Sumario

Este Lunes

Política y religión en Cuba en los siglos XIX y XX

Leonel A. de la Cuesta

Discurso en defensa de Pavón

Pío E. Serrano

Notas (para una conversación) sobre la diáspora cubana

Jorge Luis Arcos

La isla numerosa

Luis Manuel García

Desventuras de la "conciencia crítica" en la Cuba del "sí"

Duanel Díaz

La Rebelión de los Enfermos

Carlos A. Aguilera

Lunes de Revolución y la Revolución de Lunes

William Luis

Noticias sobre el día después. Primera parte: La isla

Ladislao Aguado

Gastón Baquero, conciliador y discrepante

León de la Hoz

Otro lunes Conversa

Con José Lorenzo Fuentes

El hombre tranquilo

No hay última vez

Cuento inédito de J. L. Fuentes

Punto de mira

Exilio: ¿ruptura o continuidad?

Antonio Álvarez Gil

Armando de Armas

Joel Franz Rosell

Odette Alonso Yodú

Ricardo Ortega Nápoles

Cuarto de visita

"La humanidad tiene un contrato de fe"

Entrevista al escritor albanés Arian Leka

Amir Valle

La serpiente de la casa

Fragmento de novela de Arian Leka

Unos escriben

Guillermo Vidal

Otros miran

Damaris Betancourt

En la misma orilla

Omisiones, olvidos

Félix Luis Viera

Conjuro para fundir la nieve...

Katherine E. González

¿Seremos famosos Pepe?

Francis Sánchez e Ileana Álvarez

Escrito sobre el hielo

Alberto Rodríguez Tosca

Introducción de Juan Manuel Roca

Poemas

Libre-mente

Cuba: la escritura carcelaria

Rafael E. Saumell

Recycle

Los impedimentos de la literatura

George Orwell

De lunes a lunes

Carta abierta de Enmanuel Tornés

Carta de Santo Domingo

Librario

Pallá y Pacá

Mario G. de Mendoza

Fantasía roja

Iván de la Nuez

Todos los buitres y el tigre

José Luis Arzola

Palabras de mujer

Olga Connor

Otro lunes. Revista Digital. Tlf: +34 686 111 523. info@otrolunes.com
  • Icono de XHTML 1.1 Válido
  • Icono de CSS 2.1 Válido
  • Icono de conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • Conforme WCAG 1.0 Nivel AAA - Revisado con HERA.
  • TAW. Nivel triple A. WCAG 1.0 WAI

Web optimazada para todas las resoluciones de pantalla y los navegadores: Firefox 2, Internet Explorer 6 y 7, Opera 9 y Netscape 8.1 para PC y Firefox para Mac.