Otro lunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Mayo 2007. Antilde;o uno. Número uno

Logotipo de La revista Otro lunes
Datos de la revista, mayo 2007, año 1, número 01
otrolunes.com >> Sumario >> Librario

Todos los buitres y el tigre

Jorge Luis Arzola
Siruela

De buitres, tigres y ¿esperanzas?

Gaspar Ojeda

Portada del libro Todos los buitres y el tigre

Algunos lo consideraron un sacrilegio, un grave insulto, pero hace ya más de 15 años escribí en uno de mis primeros ensayos: "de esta promoción que, lamentablemente, la crítica ha pretendido encasillar en todo el significado del concepto Novísimos, habrá que hablar de cinco nombres (y lo veremos si no de aquí a unos años), debido a que sus poéticas han nacido diferenciadas por eso que muchos escritores buscan eternamente y que los críticos más exigentes llaman Estilo".

Más de 15 años después me gusta escuchar cuando los críticos hablan, estudian, profundizan en la obra de Guillermo Vidal, Ángel Santiesteban, Alberto Garrido, Gumersindo Pacheco (hoy Sindo Pacheco) y Jorge Luis Arzola, con obras ya de una madurez que los ha colocado, sin discusión alguna, al centro de la mejor narrativa cubana escrita en la Isla en los últimos 20 años.

Eran raros. Quienes se atrevieron a juzgar entonces sus nacientes obras (Salvador Redonet, Francisco López Sacha, Madeline Cámara) hablaban, para referirme ya al caso que me ocupa: Arzola, de "rara avis", "cuerda personal", "poetización del hecho narrativo". Y no por gusto hasta hoy, el cuento"Prisionero en el círculo del horizonte" sigue siendo uno de los más antologados en toda la historia de la cuentística cubana (así, aunque parezca exagerado, pero se puede comprobar buscando en las antologías que sobre el cuento cubano se han publicado en Cuba, España, Argentina, Estados Unidos, Portugal, Italia, Alemania, Francia, Canadá, Colombia, Puerto Rico, Suecia, Bélgica, Inglaterra, entre otros).

No se trata de un autor prolífico, lo sabemos. Pero cada uno de sus libros ha constituido un pequeño hito en la cuentística cubana, primero, y ahora, su novela Todos los buitres y el tigre, publicado en la prestigiosa editorial española Siruela, lo inserta, con estas 208 páginas, en lo mejor de la novela cubana escrita en ambas orillas.

Razón de continuidad y ruptura: ese es el dilema. Y en esta novela, la continuidad llega desde ese estilo poético y conciso, que apela a lo simbólico, que hurga en la gran parábola humanista que se esconde detrás del más simple gesto humano en su lucha por supervivir, que arma personajes etéreos, casi fantasmales, de vidas condenadas por un absurdo que los oprime en todo momento; estilo y modo de asumir la escritura que ya Arzola había anunciado en sus libros Prisionero del círculo del horizonte (Premio Pinos Nuevos) y La bandada infinita (Premio Alejo Carpentier en su primera edición). Ruptura en tanto unidad de análisis: si en sus cuentos Arzola fue construyendo un entramado casi inquisitorial a la realidad que lo circundaba, pero sin incisiones en la piel de esa sociedad que el resto de sus colegas generacionales pretendieron (y lograron) incinerar en sus obras, como si cada cuento planeara sobre el cuerpo en decadencia y solamente contemplara la desolación, en esta novela se produce un aluvión de cuestionamientos que nacen (ojo) en una mirada crítica humanista sobre las derivaciones (traumas, opresiones silenciosas, frustraciones, suicidios del espíritu) que los avatares de esa sociedad provocaron en la psicología social de una nación.

De ahí que sus personajes, partiendo de una construcción arquetípica (el Gordo, el príncipe, el Maestro, la Hiena, la Mujer, el Viejo, la Vieja) se desdoblen y nos ofrezcan historias que resultan totalmente conocidas, cercanas, como si fueran propias, aunque el escenario sea el de un lugar impreciso, de política indeterminada pero sugerida y detectable, de tensiones que abocan a los personajes al suicidio, la frustración y la desesperanza (como puede suceder en cualquier sitio del mundo), todo ello dirigido muy hábilmente por un narrador que se debate entre las frustraciones de sus aspiraciones literarias, la amistad, la traición, el absurdo social erigido en una catedral desde la que, silenciosamente, algunos seres controlan, manipulan y destruyen la vida de los demás, y los intentos desesperados de sus padres de proteger la última vaca en medio de una asfixiante crisis económica que gravita sobre todo y sobre todos, debido a una misteriosa plaga que, con tonos míticos (como aquella que Dios lanzó a los egipcios para sacar a los judíos de Egipto), va arrasando paulatina y vorazmente todo lo animado y lo inanimado en esa territorio novelado por Arzola.

Interesante resulta analizar que en el movimiento interno de la novela, los protagonistas vayan viviendo las mismas etapas que marcaron el desarrollo histórico del período revolucionario cubano, pero sin caer en los clásicos esquemas, en la priorización de un acercamiento realista a los hechos, y sobre todo, sin convertir en seres maniqueos a esos personajes. Los talleres literarios, las becas, la cárcel, la vida en el campo, la doble moral y sus variaciones, las represiones individuales, la paranoia social del cubano, según las épocas de la Revolución, van siendo vividas por los personajes como un desatino, como una predestinación fatal, como si ya todo estuviera escrito en algún libro sagrado y a ellos, míticamente, sólo les quedara introducirse en esa historia de márgenes raros, de atmósferas viciadas, de escenarios delirantes que tienen una lejana resonancia a los escenarios de la Cuba de la realidad, de la que pueden adivinarse algunas señales (el Alma Mater, la mención a un par de instituciones represivas cubanas, la nomenclatura burocrática asumida bajo el sello de lo kafkiano, etc.). Todo ello le confiere a la novela una otredad que la diferencia; una otredad que añade a la anécdota central (¿cómo se puede sobrevivir en un país sin esperanzas?) lecturas más amplias, más universales, menos regionalistas y menos patrioteras (como suele suceder en algunas novelas y cuentos de "carácter crítico" sobre el "hoy cubano").

En ese movimiento interno, la conformación de los personajes es otro de los grandes méritos: los protagónicos (El Príncipe, el Gordo, la Mujer, el Maestro, que representan los últimos atisbos de los sueños de realización personal y las esperanzas) serán engullidos a mordiscos primero por las leyes absurdas de esa sociedad invisible (representada por la Hiena, inolvidable en su oportunismo y su sádica maldad), y luego por las frustraciones que les llega desde sus pocos (o sus únicos amores, si es que lo son): la familia escatológicamente aniquilada, absurdamente grotesca del Gordo y la desesperanza ciega, la desconfianza ancestral, los miedos supervivientes a antiquísimas escalas del amor, de los padres del Príncipe. No hay salvación. No hay salida.

Los buitres (esos males de la sociedad que se huelen, se imaginan, se vislumbran entre la niebla de lo sugerido en la novela) siempre acechan con su malvado hálito de muerte, atisbando en todos los rincones la muerte misma que habita en cada uno de los escenarios y cada uno de los personajes de la novela, sin saberlo ellos, muertos ya espiritualmente desde el mismo inicio de la historia. El tigre (El Príncipe) vaga solo intentando sobrevivir en un mundo sin víctimas, en el cual él mismo es (y será) la principal víctima.

Es, podrá comprobarlo quien lea Todos los buitres y el tigre, una de las novelas más originales, más desgarradoras, más tristes y más cubanas de las que se han publicado fuera de la isla en los últimos años.

Otra Opinión

Señales

Por
Rafael
Alcides

Carta pública a Amir Valle

Yo no tengo ni teléfono, Amir. Ni teléfono. El correo me llega a través de una piadosa amiga. El electrónico. El otro, si es de afuera, del extranjero, sencillamente no me llega, y si me llega es abierto. Cosas del cartero, me imagino.

Palabras de revés

Por
Amir
Valle

Una revista es una revista es una revista...

Dicen que a la tercera es la vencida. Eso espero. Hace unos años, cuando en esa isla que llamamos Cuba no existían las revistas literarias digitales que hoy pululan, a cierto escritor se le ocurrió...

Sin embargo

Por
Alejandra
Costamagna

Vidas mínimas

"Hay hijos que nunca vieron a su padre, ni en fotos. Y hay otros que probablemente estén llenos de fotos de su padre, y sin embargo nunca lo hayan visto bien, o nunca se hayan tocado el alma"...

Carga de caballería

Por
Armando
de Armas

Jung y los masones en el futuro de la isla

Ya a mediados del siglo pasado Carlos Gustavo Jung alertaba sobre la catástrofe que acecha a Occidente desde su flamante entrada a la modernidad; no por la modernidad misma, sino por la neurosis colectiva que produce el distanciamiento del hombre de lo numinoso...

Carta desde el norte

Por
Edmundo
Paz Soldán

Figuras de la ley

Hércules Poirot, el detective belga, andaba por el mundo resolviendo casos con arrogancia y displicencia. Bajo de estatura, calvo y con mostachos, Poirot era una figura cómica, una suerte de pariente cercano de Chaplin.

Paperback writer

Por
Ladislao
Aguado

Final de viaje y otros sones

Cuando se produjo el fin de los sistemas comunistas de Europa del Este, los intelectuales(...) "No sabían reinventarse en condiciones libres, no sabían qué hacer con la libertad"...

Volver arriba
Google Custom Search
Tamaño de letra:

Imagen de portada:

"José Martí"

Damaris Betancourt. 2005

Sumario

Este Lunes

Política y religión en Cuba en los siglos XIX y XX

Leonel A. de la Cuesta

Discurso en defensa de Pavón

Pío E. Serrano

Notas (para una conversación) sobre la diáspora cubana

Jorge Luis Arcos

La isla numerosa

Luis Manuel García

Desventuras de la "conciencia crítica" en la Cuba del "sí"

Duanel Díaz

La Rebelión de los Enfermos

Carlos A. Aguilera

Lunes de Revolución y la Revolución de Lunes

William Luis

Noticias sobre el día después. Primera parte: La isla

Ladislao Aguado

Gastón Baquero, conciliador y discrepante

León de la Hoz

Otro lunes Conversa

Con José Lorenzo Fuentes

El hombre tranquilo

No hay última vez

Cuento inédito de J. L. Fuentes

Punto de mira

Exilio: ¿ruptura o continuidad?

Antonio Álvarez Gil

Armando de Armas

Joel Franz Rosell

Odette Alonso Yodú

Ricardo Ortega Nápoles

Cuarto de visita

"La humanidad tiene un contrato de fe"

Entrevista al escritor albanés Arian Leka

Amir Valle

La serpiente de la casa

Fragmento de novela de Arian Leka

Unos escriben

Guillermo Vidal

Otros miran

Damaris Betancourt

En la misma orilla

Omisiones, olvidos

Félix Luis Viera

Conjuro para fundir la nieve...

Katherine E. González

¿Seremos famosos Pepe?

Francis Sánchez e Ileana Álvarez

Escrito sobre el hielo

Alberto Rodríguez Tosca

Introducción de Juan Manuel Roca

Poemas

Libre-mente

Cuba: la escritura carcelaria

Rafael E. Saumell

Recycle

Los impedimentos de la literatura

George Orwell

De lunes a lunes

Carta abierta de Enmanuel Tornés

Carta de Santo Domingo

Librario

Pallá y Pacá

Mario G. de Mendoza

Fantasía roja

Iván de la Nuez

Todos los buitres y el tigre

José Luis Arzola

Palabras de mujer

Olga Connor

Otro lunes. Revista Digital. Tlf: +34 686 111 523. info@otrolunes.com
  • Icono de XHTML 1.1 Válido
  • Icono de CSS 2.1 Válido
  • Icono de conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • Conforme WCAG 1.0 Nivel AAA - Revisado con HERA.
  • TAW. Nivel triple A. WCAG 1.0 WAI

Web optimazada para todas las resoluciones de pantalla y los navegadores: Firefox 2, Internet Explorer 6 y 7, Opera 9 y Netscape 8.1 para PC y Firefox para Mac.