Otro lunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Septiembre 2008. Antilde;o dos. Número cuatro

Logotipo de La revista Otro lunes
Datos de la revista, febrero 2009, año 3, número 06
otrolunes.com >> Sumario >> Cuarto de Visita

Poesía Inglesa

Carlos López Beltrán y Pedro Serrano

De Otro Lunes:

En el número anterior de nuestra revista (5 de 2008) hicimos mención a la publicación, en el año 2000, gracias al Programa de Becas de Traducción Literaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, de México, y a la colaboración y apoyo del Instituto Anglo-Mexicano de Cultura A.C. y de The British Council,  por parte de la editorial Trilce Ediciones S.A de C.V, del libro La Generación del Cordero. Antología de la poesía actual en las islas británicas, nacida luego de un exhaustivo y muy riesgoso trabajo de selección, traducción y prólogo de los escritores Carlos López Beltran y Pedro Serrano.

En este número, como invitados a nuestra sección Cuarto de Visita, traemos a otros seis poetas, nacidos en Londres, a quienes ahora podemos leer gracias a la mencionada antología que, desgraciadamente, no ha alcanzado la difusión que merece por sus exquisitas propuestas que, como dijimos en el número anterior, debieran ser contempladas en todos los estudios sobre la literatura de lengua inglesa en las universidades de lengua hispana.

 

“La demarcación de las generaciones“

En el territorio de la poesía, una de las obsesiones del siglo XX rué la de definir, delimitar y nombrar a las generaciones. Gran Bretaña es un claro ejemplo de ello. A lo largo de las décadas, tanto críticos como poetas fueron marcando, a través de su­cesivas antologías, los momentos en que consideraban que una nueva generación poética había surgido. En una de las más recientes, realizada por Blake Morrison y Andrew Motion (The Penguin Book of Contemporary Brítish Poetry, 1982), estos poe­tas escribieron: "Hay puntos en la historia de la literatura en los que se dan desplazamientos decisivos de la sensibilidad. Se tocan nuevas y agresivas notas; las convenciones son con­frontadas o simplemente desenmascaradas como tales; las innovaciones de la forma acompañan la incursión en temas inusuales. Durante un lapso los poetas jóvenes de antecedentes y temperamentos muy diversos pueden tener la sensación, o puede que sean los críticos quienes la tengan, de que están trabajando sobre líneas similares." Esa antología intentaba justamente registrar la emergencia de una nueva generación, y sus autores, como otros antes, asumían el riesgo de que su demarcación fuese más una cuestión ilusoria, y puramente cronológica. Ubicaron en Seamus Heaney (1939) el punto de arranque, y en Paul Muldoon (1951) el de llegada. El que se tra­te en ambos casos de poetas irlandeses era un reconocimien­to abierto de que la poesía británica estaba siendo profunda­mente moldeada por escritores no ingleses, provenientes de las periferias del antiguo imperio. Es conocida la reacción de Heaney — que hoy juzga él mismo excesiva — de haber recha­zado el adjetivo británico para sí, escribiendo que su pasaporte es verde y jamás brindó por la Reina. Nosotros desde nuestra relativa distancia, queremos concebir lo británico aquí como un espacio comunitario, cultural y geográfico que pasa sobre las innegables divisiones políticas. Gran Bretaña en todo caso empezaba a dejar de ser un centro imperial para convertirse en un lugar de encuentro entre iguales. La nueva ruta que los antologadores señalan como promovida por aquella generación (con Heaney a la cabeza) trasciende las limitaciones que las poéticas vanguardistas de las generaciones previas habían deja­do establecidas. Ante la crudeza y alta tensión emocional de la poesía que hasta entonces era considerada como frontera, de un Robert Lowell o un Ted Hughes, la generación nacida en los cuarenta retomaba elementos valiosos que habían sido dejados de lado: la riqueza expresiva de recursos como la alusión, la alegoría, la narrativa, y los monólogos dramáticos. Y reciclaba además formas y patrones de estrofas en desuso, como les ha­bían enseñado a hacerlo, apegados a la tradición inglesa, Philip Larkin yjohn Betjeman.

Hoy que Seamus Heaney ha obtenido el premio Nobel, y que Paul Muldoon se empieza a definir como uno de los poe­tas indispensables de los principios de este siglo, es posible ver con más distancia y claridad (aun asumiendo sus desenfoques y puntos ciegos) el panorama delimitado por Morrison y Motion en su antología. Kilos detectaron, más que algo cul­minado, los primeros síntomas de un movimiento —y con este término no nos referimos a ningún impulso vanguardista, sino a algo cercano a los desplazamientos topológicos— que se ha profundizado y arraigado, ocupando el espacio de la poesía de las islas británicas, hasta transformarlo dramáticamente. Lo que en 1982 apenas asomaba sus primeras ramas con poemas de Muldoon, Douglas Dunn.James Fenton, Craig Raine, Christo-pher Reid, Carol Rumens, Fleur Adcock y Hugo Williams, es hoy un creciente y abierto árbol poético, complejo y maduro, que tiene decenas de ramas saludables, si se nos permite la metáfora, ahora botánica.

Hoy podemos afirmar con claridad que hay una carnada de poetas en activo en las islas británicas que poseen con creces todos los rasgos de ser una generación históricamente defini-toria. Los poetas que hemos antologado aquí comparten un aire de familia. Esto se debe simultáneamente al hecho llano de que son hijos de su tiempo, y al otro menos evidente de que han ido madurando en un medio donde la poesía como arte está en efervescencia y redefinición. A pesar de sus muy diversos estilos, influencias, orígenes y compromisos estéti­cos y vitales, estos poetas producen en quien los lee un regus­to y una sorpresa similares, cuya fuente corre por encima —o por abajo— de los poemas en sí, y que podríamos definir como una "tensión de los tiempos". Es claro que las vivencias análo­gas de cambios culturales, económicos, tecnológicos y políti­cos (aunque desde lugares a veces diamet raimen te opuestos), no bastan para explicar la comunidad que aquí se destaca. Hay también un deslizamiento generacional específico con res­pecto a la experiencia poética; es decir, una mutación vivida de manera simultánea por los poetas que comienzan a escri­bir durante los años setenta y ochenta, con respecto al arte mismo. Y es a partir de ese nodo personal que vincula al poeta con el arte y sus aristas (sus zonas de origen y de influencia) de donde proceden las similitudes que percibimos como delimitadoras de este deslizamiento generacional. Rasgos que, si no existiese la factibilidad del equívoco, los llamaríamos pos­modernos.

En esta antología lo que hacemos, como dijimos, es un mo­vimiento de traslado, que se agrega al de la selección. Se trata de un doble desplazamiento. Elegir y traducir. Recorremos así, frente a la nueva poesía británica, dos ejes de libertad. Ejercemos el juicio y el oficio, escogemos y ponderamos, en dos direcciones ortogonales. Lo que hacemos es poco usual. Antologar hoy a nuestros estrictos contemporáneos, pero de otro ambiente y otra lengua. No acudimos a los poetas ya con­solidados (siguiendo por ejemplo el listado de Motion y Mo-rrison), sino, prescindiendo de toda una generación, asumimos el riesgo de formar nuestra propia lista de poetas significa­tivos cuando apenas han publicado, la mayoría de ellos, unas pocas colecciones de versos. Queremos entre otras cosas re­novar y hacer más vital la imagen que en nuestros países his­panohablantes se tiene de la poesía británica, aunque el afán didáctico termina ahí. En México, por ejemplo, bajo la so-brecogedora mirada de Octavio Paz nos acostumbramos a ver como relevantes, y en consecuencia a traducirlos, a los pocos poetas aceptados por su sensibilidad. Sólo un puñado: Michael Hamburger, Charles Tomlinson, Geoffrey Hill, alguno más y paremos de contar. Poetas, para decir lo menos, bastante poco representativos. A regañadientes se incorporan las voces de Hughes y Heaney, y más recientemente Thom Gunn y James Fenton. El desdén por un sinnúmero de otros grandes poetas que hoy ya son mayores es asombroso. Siendo claros, con todo y los vacíos, la poesía británica que ha sido traducida cabal­mente al español se termina con Seamus Heaney, nacido en 1939. La mayoría de los poetas aquí incluidos nació después de 1950. Así, en este trabajo nos estamos saltando toda una década con poetas significativos, algunos ya mencionados arri­ba (Fenton, Reid, Raine, Jennings, Dunn, Adcock), pero nues­tro interés no ha sido pedagógico, sino vital. No es la historia de la literatura lo que estamos trabajando, sino la experiencia actual de la poesía. Ya habrá quien incorpore a nuestra lengua estos poetas indispensables.

Con este trabajo queremos forzar un poco la mirada. Pre­tendemos además hacerlo con lo más actual, y por lo tanto riesgoso, pero también con lo más fecundo, desde nuestro punto de vista. Nuestra apuesta es traer a la poesía en español lo que podría llamarse la escena presente, y afirmar, con algunos otros, que se trata de la generación más interesante en muchas décadas en el ámbito de las islas. La poesía que ellos están escribiendo hoy se debe contar entre las más vivas, dinámicas y sabias de este tiempo”.

 

Nota del artículo:

1.- De: “Las corrientes del Golfo”, prólogo a la antología La Generación del Cordero. Antología de la poesía actual en las islas británicas.


Carlos López Beltrán

Poeta, ensayista, historiador de la ciencia, filósofo de la ciencia. Nació en Minatitlán, Veracruz, tres días antes del temblor de 1957. Se doctoró en 1992 en el Kings College de la Universidad de Londres con una tesis sobre la construcción del concepto moderno de herencia biológica. Como poeta es autor de Entre los intersticios (La Máquina de Escribir, 1980); "Ciudad erial", en Postales (SEP-CREA, 1986); y Las cosas no na­turales (Trilce Ediciones, 1997). Sus trabajos académicos y ensayos están dispersos en libros colectivos, revistas y publicaciones periódicas, esperando su acomodo en libros propios. Ha sido integrante de las revistas Artes Visuales, Naturaleza, Cartapacios, y actualmente lo es de Fractal. Es investigador y profesor de la UNAM, en donde recibió la distinción para jóvenes académicos por investigación en humanidades en 1997.

Pedro Serrano

Nació en Montreal en 1957. Estudio Letras Hispánicas en la UNAM y Letras Inglesas en la Universidad de Londres. Fue fundador de la revista de literatura Cartapacios, jefe de redacción de la revista México en el Arte, y es miembro fundador de la revista Fractal. Ha hecho crítica cultural, literaria y dancística. Editó una Antología de narrativa mexicana actual para la revista Storm (Jonathan Cape, Londres, 1992) y el catálogo México Hoy (Casa de las Américas, Madrid, 1992). Su ensayo: "La construcción del poeta moderno: T. S. Eliot y Octavio Paz" se publicará este año. Con el compositor Lúe LeMasnc escribió la ópera Les marimbas del exile/ElNorte en Veracruz escenificada en Francia y México en el año 2000. Sus libros de poemas publicados son: El miedo (El Tucán de Virginia, 1986) e Ignorancia (El Equilibrista, 1994). Ha participado en encuentros de poesía y publicado en revistas de diversos países.

 

Google Custom Search
Tamaño de letra:

Imagen de portada:

"Caricatura"

Hernán Vidal - HERVI

Sumario

Este Lunes

Antecedentes de la homofobia cubana contemporánea

Emilio Bejel

Doscientos años de Argentina

Guillermo Orsi

Ni tan pocos, ni tan tontos

Ernesto Morales

Cuba-1959: el castrador espejismo de la nada

Manuel Gayol Mecías

Crónica de una muerte anunciada: Roque Dalton frente a la Historia

Luis Pérez-Simón

El socialismo en cuestión: anti-utopía en Otra vez el mar y El asalto de Reinaldo Arenas

Jesús J. Barquet

Vasto y golpeado abanico de la «gaycidad»

Eduardo Monteverde

Otro lunes Conversa

Con Iván Thays

Un escritor peruano llamado Iván Thays

Con Alberto Salcedo

Más allá de las verdades oficiales

Con Ángel Santiesteban PRATS

Somos el vehículo, la mano, el nombre que representa una lucha cultural

Punto de mira

Las pequeñas editoriales alternativas en el mercado del libro en lengua hispana

RICARDO ORTEGA

ROBERTO AMPUERO

RAÚL TÁPANES

ESTHER ANDRADI

TERESA DOVALPAGE

ALVARO CASTILLO GRANADA

YANITZIA CANETTI

CARLOS SALEM

ÁNGEL ALONSO DOLZ

NAHUM MONTT

SINDO PACHECO

DANILO MANERA

ALEJANDRO AGUILAR

FRANCISCO ALEJANDRO MÉNDEZ

LUIS FAYAD

JUAN RAMÓN BIEDMA

ARTURO GARCÍA ABRAJÁN

SEBASTIEN RUTES

EDUARDO PARRA RAMÍREZ

PABLO MAZO

Cuarto de visita

Poesía Inglesa

Carlos López Beltrán y Pedro Serrano

I’r Hen Iaith A’i Chaneuon

Ian Duhig

Matrushka

Elizabeth Garrett

Recuerdos desde una ciudad extranjera

Lavinia Greenlaw

Desconocidos

Alan Jenkins

La llamada del apóstol Mateo

James Lasdun

Táctica

Sarah Maguire

Unos escriben

Lorenzo Silva

Otros miran

Hernán Vidal - HERVI

En la misma orilla

De mis memorias

José Lorenzo Fuentes

Escenas del paraíso

Relato

David Torres

Queso y ron

Relato

Esther Andradi

Poemas

Frank Castell

Bosquejos de El Emperador

José Gabriel Ceballos

Poemas

Raúl Tápanes López

CUBA PERFORMANCES me recuerda al mundo: Sobre el documental Cuba Performances, de Elvira Rodríguez Puerto

Mares Marrero

Recycle

Notas sobre (hacia) el boom II: los maestros de la nueva novela

Emir Rodríguez Monegal

El fascismo eterno

Umberto Eco

De lunes a lunes

Nuevo libro de nuestro columnista Uriel Quesada

Escritor mexicano Eduardo Parra Ramírez gana el Premio Juan Rulfo para Primera Novela 2008

Hacia el Centenario de José Lezama Lima

Una nueva lista de excelencias editoriales en la editorial Terranova

Propuesta para una Sociedad Participativa

Biblioteca de Otro lunes

Otras voces Hispanas

A CARGO DE LUIS RAFAEL

Jesús Díaz y sus "años duros"

José Gabriel Ceballos: Variaciones argentinas

Cintio Vitier y Lo cubano en la poesía

Juan Ramón Biedma: Voyeur de la miseria humana

Librario

De cuando Pablo Neruda plagió a Miguel Ángel Macau

Álvaro Castillo Granada

La Tabla (Reseña II)

Armando de Armas

Ladrón de sueños

Bernardo Fernández - BEF

Matar y guardar la ropa

Carlos Salem

Cuba: contrapuntos de cultura, historia y sociedad

Francisco A. Scarano y Margarita Zamora

La ventana doméstica

Juan Carlos Valls

Horror al vacío

Osvaldo Navarro

 

Skype MeT!
Otro lunes. Revista Digital. Tlf: +34 644 469 467. info@otrolunes.com