OtroLunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Agosto 2009. Antilde;o tres. Número nueve

Logotipo de la revista OtroLunes
Datos de la revista, agosto 2009, año 3, número 09
otrolunes.com >> Sumario >> En la misma orilla

De tu olor y mis miedos

 

Alberto García-Teresa

Portada del libro De tu olor y mis miedos

La mexicana Mara Romero (Ciudad Obregón, 1962) nos ofrece en este volumen una poesía amorosa elaborada con una importante carga simbólica. Ella propone una reorganización del mundo alrededor de los amantes, de los enamorados, los abandonados. Nos sumerge en un universo íntimo, nocturno. Parte de la individualidad (el “yo” poético es el sujeto de las experiencias en el poema), pero se produce una proyección hacia el exterior. Existe tanta tensión, tanta ansia de libertad e intensidad en el interior del sujeto que necesita prolongarla al entorno que le circunda para ser manifestada. No se trata, en absoluto, de la proyección romántica, sino de una emanación cercana: “desprendo mi risa del viento / sin exceso de equipaje” o “ruge su intrepidez al viento”. Se construye así un nuevo mundo (“Ellas [las sombras] me sustituyen, / dictan realidad a dosis”).

El tratamiento de la pareja en De tu olor y mis miedos merece una especial atención, pues es el núcleo del libro. Por un lado, se trata de una relación muy física, muy carnal (“quedo unida a tu olor, / al sabor de nuestros cuerpos”), lo cual da pie a la poeta a expresar notable sensualidad (“calco la línea de tus bordes con mi lengua”) e incluso cierto erotismo (“tus dedos invaden espacios que sólo Dios conoce”). Se construye una relación plena de entrega (“mi voluntad se pierde en tu infinito”).

Explora la relación mediante descripciones simbolistas de partes del cuerpo (la boca, los ojos,  *** ), que inciden en la pasión, llena de hipérboles que ahondan en la irracionalidad (“exilio de razón”).

Romero hace patente la complementación a través del amor, la necesidad de apoyo en la pareja (“cargo en mis noches / el peso de tu mundo”, “mi debilidad busca tu refugio” o “¿sabes de mi acampo en ti?”). Manifiesta la presencia plena del otro en el enamorado (“estás regado en casa espacio / que logro armar”), y llega incluso a utilizar términos de posesión, como extremo (aunque toda su expresión amorosa podemos afirmar que busca el límite).

El olor, cómo no, está muy presente en sus piezas empleado como evocación (“tu beso olor a muerte”). Pero la poeta no menosprecia otros sentidos. Así, el tacto también tiene un papel predominante. En esencia, Romero plasma una poesía muy sensorial.

También encontramos una presencia inquietante de la muerte, del dolor, que es contrapunto o bien complementación o estímulo para la entrega al otro (“el lamer de tus dedos / hacen de la muerte algo hermoso”). La nocturnidad, así mismo, da pie a un espacio oscuro donde se albergan sensaciones indeseables, seres peligrosos. La oscuridad abre la puerta a la intensificación de la pasión, pero también a lo siniestro. Sin embargo, esa recreación es suficientemente ambigua para permitir una interpretación más interior (producto de pesadillas o malestar individual) o bien externa y social (“mundo donde entes deambulan / como bolsas de humo”). Siguiendo esa vereda, la poeta nos estaría presentando a los invisibles, ocultos en las sombras.

Esa rica ambigüedad constituye uno de los puntos fuertes de la obra. De este modo nos presenta una serie de lecturas que pueden ir desplegándose encadenadas sucesivamente por el lector.

De tu olor y mis miedos está compuesto de versos de gran cadencia, con un poderoso ritmo interior. Éste se apoya básicamente en la estudiada disposición y composición de los sintagmas. Es llamativo cierto hipérbaton, que ofrece el comienzo de muchos versos con el adjetivo antepuesto, siempre aludiendo a la actitud y disposición del sujeto o del amante.

Utiliza la imaginería cristiana de demonios y ángeles para, en ocasiones, personalizar sentimientos y sensaciones. Igualmente, apela a Dios con desesperanza, con escepticismo (“y aún espero a Dios”), aunque llega a una conclusión: “Dios existe, lo he sentido”. Con ello, la poeta otorga poder de realidad a los sentidos, sin necesidad de juicio intelectual para reafirmarse, porque, en definitiva, lo que realiza Mara Romero en este sugerente libro es una expresión de la realidad reconocida a través de los sentidos.

 

De tu olor y mis miedos
Mara Romero
64 páginas
Buenos Aires
Editorial Doble Sol
Diciembre de 2008
ISBN: 987-1962-00-15

Google Custom Search
Tamaño de letra:

Sumario

Este Lunes

El revolucionario del siglo XXI

Jorge Eduardo Benavides

El cine cubano sale de viaje

Alfredo Antonio Fernández

El tango y Gardel en la obra de Gabriel García Márquez

Luciano Londoño

La imago

Manuel Gayol Mecías

La palabra del silencio. Notas sobre la escritura de los límites

Arturo González Dorado

«Mariconerías» de Estado: Mariela Castro, los homosexuales y la política cubana

Frances Negrón-Muntaner

Gastón Baquero: un recuerdo familiar

Remigio Ricardo Pavón

1967 y la infancia peligrosa

Patricia Suárez

Unos escriben

Sergio Ramírez

Otros miran

Daniel Mordzinski

OtroLunes conversa

con Antonio Álvarez Gil

“No escribo contra nada ni contra nadie”

con Jorge Majfud

“Calataid es el ejemplo descarnado del patriotismo…”

con Mariela Varona

“Soy una mujer que no acepta la realidad”

con Javier Sáez de Ibarra

“No sé si tengo un estilo, pero sí una intención”

con Ramón Cote Baraibar

“La memoria es como otro brazo, como otra pierna”

con Jon Lee Anderson

“No quiero, simplemente informar y/o entretener...”

con Ana María Shua y Teresa Andruetto

Escribir para comprender

Punto de mira

Cuba per se. Cartas de la diáspora

La isla y su cultura observada desde el exilio

Botón de muestra

Abilio Estévez, Carlos Victoria, Carlos Espinosa Domínguez, José Kozer, Eduardo Manet, Manuel Díaz Martínez, Nivaria Tejera, Pío Serrano, Uva De Aragón y Zoé Valdés

Cuarto de visita

Con la escritora hindú Sujata Bhatt

En la misma orilla

Hombre de negro

Carlos Manuel Torres Guerrero

El muchacho inglés

José Luis Muñoz

Brindis (Fragmento)

León Viera

Expreso Habana-Amstelven

Yoss

La marmita, de Poesía

La marmita. De poesía y poetas

Alberto García-Teresa

Poemas

Antonio Martínez I Ferrer

Poemas

Juana Vázquez Marín

Tres poemas inéditos

Dolan Mor

Kora, de Rogelio Guedea (reseña)

Ernesto García López

Noches de blanco papel, de Roger Wolfe (reseña)

Arturo Parrondo

De tu olor y mis miedos, de Mara Romero (reseña)

Alberto García-Teresa

Otras voces hispanas

A cargo de Luis Rafael

Guillermo Cabrera Infante. Un clásico de la literatura hispanoamericana

Rita Indiana Hernández y la alucinación de la modernidad

Roberto Fernández Retamar y su Caliban

Espido Freire y la rebeldía contra el silencio

Recycle

Cartas de Mijail Bulgakov a I. V Stalin

La generación extraviada

Ángel Santiesteban

De lunes a lunes

Premios de la XXII Semana Negra de Gijón, 2009

Premio Novelpol al prolífico escritor argentino Carlos Salem

La Academia Norteamericana de la Lengua España convoca al Premio 2010 de Novela

Biblioteca de OtroLunes

Librario

A cargo de Recaredo Veredas

Berlín es un cuento

Esther Andradi

El vendedor de pasados

José Eduardo Agualusa

Mirar el agua

Javier Sáez de Ibarra

Espejo de tres cuerpos

Odette Alonso Yodú

El canalla sentimental

Jaime Bayly

Heinz Luning and Nazi Espionage in Latin America: Hitler’s Man in Havana

Thomas D. Schoonover

Poeficcionario. Antología

Edgar Allan Poe

Elementos de Teoría Constitucional. Una propuesta para Cuba

Ricardo Manuel Rojas

Cristo del alma

Alfredo Pérez Alencar

Stradivarius Rex

Román Piña

El jardín de ajenjo

Francisco Balbuena

Ensayos

Natalia Ginzburg

Qué bueno baila usted

Faisel Iglesias

Ojos de agua

Domingo Villar

A cargo de Lorenzo Rodríguez

Los libros y los días

 

Skype MeT!
OtroLunes. Revista Digital. Tlf: +34 644 469 467. info@otrolunes.com
  • Icono de XHTML 1.1 Válido
  • Icono de CSS 2.1 Válido
  • Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • Conforme WCAG 1.0 Nivel AA - Revisado con HERA.
  • TAW. Nivel doble A. WCAG 1.0 WAI

Web optimazada para resoluciones de 800 x 600 píxeles o superiores y para los navegadores: Firefox 2, Internet Explorer 6 y 7, Opera 9 y Netscape 8.1 para PC y Firefox para Mac.