OtroLunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Octubre 2009. Antilde;o tres. Número diez

Logotipo de la revista OtroLunes
Datos de la revista, octubre 2009, año 3, número 10
otrolunes.com >> Sumario >> Librario

Vía Láctea

Kjell Espmark
Traducción de Francisco J. Uriz
Prames

 

por Alberto García-Teresa

Portada del libro Vía Láctea

Este sólido poemario del sueco Kjell Espmark nos llega de mano de la traducción de Francisco J. Uriz, uno de nuestros mayores y más activos expertos en poesía nórdica (sigue siendo una absoluta referencia su monumental, precisamente, Poesía nórdica).

En el pequeño prólogo que abre Vía Láctea, Espmark nos señala que quiere atender las epifanías individuales, a esos momentos “donde toda la experiencia y todos los valores se condensan en un repentino conocimiento”. Las explica como “a veces entusíasticamente luminosas, a menudo amargamente apagadas pero siempre con un brillo de clarividencia humana”. De ahí su imagen de la Vía Láctea, compuesta por ellas, que es el objeto de la obra. De ahí, igualmente, que emplee términos y adjetivos relacionados con la luz para mencionar esos momentos.

También hace referencia a la Antología griega, que es el punto de inspiración. Al igual que en aquélla, los poemas ponen voz a los difuntos (recordemos que recogía inscripciones funerarias donde hablaban los muertos). Así, cada poema trata de una persona y también encierra una historia particular. Los personajes hablan incluso como vasijas, huesos, papiros; piezas de museo. De esta manera alude a la pervivencia de la memoria. Pero hablan como personas, y nos obligan a empatizar con ellos, con su óptica que observan la vida desde su condición.

En ese sentido, el poeta da gran importancia a la perspectiva para relativizar el mundo: “Se dice que la muerte te borra. / Pero fue el mundo el que desapareció / dejándome solo”. Él lo pone en práctica, no sólo lo enuncia. Quizá el mejor ejemplo de ello lo hallemos en el poema donde una estatua de la Virgen desciende de su pedestal y besa a un juglar. Frente a la estupefacción del hombre, “ante lo que vio como un milagro”, ella afirma, pues se sitúa en la voz del yo poético: “pero quien experimentó el milagro, / el milagro del ser humano, fui yo”.

Suele prestar atención a instantes concretos, que son los que dan sentido a los poemas, a los que se dirige su desarrollo. Son instantes de revelación, no sólo de plenitud (“El Reino está aquí a nuestro alrededor / (...) sujeto firmamente este instante / con manos de viento y obstinación”). Una vida sin ellos quedaría vacía. Es más, incluso podría reducirse a ellos: “De mi vida sólo recuerdo un instante (...) / un resplandor rodea ese instante”.

Cada poema es una historia. La mayoría de los poemas comienzan  como si de un relato se tratasen, ubicándolos y situándonos en su contexto. Veamos algunos ejemplos: “Mientras los soldados de Tilly arrasaban las calles”, “Era el mes de la peste en Atenas”, “Yo, un sencillo comerciante egipcio”, “Antes de abandonar Cartago en nuestras naves”, “Cuando se produjo el derrumbe” o “El día que nos vimos obligados a dejar Granada”.

Como se puede observar en estas citas, sitúa como escenario tiempos históricos (Egipto, Mesopotamia, Roma, Grecia, Arabia...). El desplazamiento logra transmitir la idea de esos momentos epifánicos han ocurrido en todo tiempo y lugar, que todo ser humano, sin importar condición, puede encontrarlos.

En el recuerdo y en las historias de esos personajes muertos se hace también patente con fuerza una denuncia del terror, de la barbarie de los imperios, de las guerras; de la imposición. No en vano, afirma que “la historia son puños”. Normalmente lo hace desde la óptica de las víctimas, pero también lo hace desde los agresores y torturadores. Se trata de un elemento constante, casi tanto como las epifanías, que demuestra la universalidad de la agresividad y la crueldad humana, por encima de fronteras y épocas. Entonces cobra fuerza la pervivencia de la humanidad a través del amor y del cariño.

Por otra parte, me gustaría aludir a una hermosísima concepción del lenguaje que expresa el escritor:

“¿No conocía pues nada más fuerte que la muerte? / Le contesté: Sólo la palabra, hijo mío. / Entonces se quedó conmigo, a cinco pasos de distancia. / Quería hacerse cargo de mi memoria, / palabra por palabra, año tras año, / para vencer un día a la muerte.”

Igualmente, nos ofrece algunas imágenes de gran lirismo: “el rocío mantenía sujetas las estrellas”, “incluso restregamos el cielo con sal hasta dejarlo blanco / para no dejar siquiera una pizca de firmamento” o “los árboles del bosque entrelazaron su crecimiento / para impedirme los pasos”.

En resumen, Vía Láctea se presenta como un poemario de gran homogeneidad, con una serie de temas y tratamientos constantes muy claros. Espmark ofrece un planteamiento ambicioso, universal y lo suficientemente abierto, amplio y sugerente como para no agotarse en lecturas particulares de cada poema.

Google Custom Search
Tamaño de letra:

Imagen de portada:

Carlos Victoria

Foto: Pedro Portal

Sumario

Este Lunes

En Argentina, la crisis de 2001 no ha refrenado la creatividad

Eloïse Cohen-De Timary

Gloria Lorenzo: la magia de las pulsaciones imprevistas

Antonio Orlando RodrÍguez

El visionario Phillip K. Dick

Blanca Anderson

Crítica de la Razón Crítica

Ignacio T. Granados Herrera

Malara: la reconquista de un reino

Pedro A. Assef

Redescubriendo a Teresa Wills Montt

Laura García

De la luz y sus contrastes. El aura de la soledad

Rosa Marina González Y Manuel Gayol Mecías

La ley de Herodes: ¿retórica del poder o dialéctica cinematográfica?

Alfredo Antonio Fernández

Unos escriben

Carlos Victoria

Otros miran

Ariel Arias

OtroLunes conversa

con Gustavo Faverón

“Prefiero las novelas que colocan al lector en una encrucijada moral”

con Mari Pau Domínguez

“La novela histórica ha sido un grandísimo descubrimiento”

con Dora Varona

“Soy tremendamente cubana”

con Ronell González

“Confesiones de un grafómano”

con Emerio Medina

“Ser escritor era algo muy poco común en mi barrio”

con Luis García Jambrina

“El libro digital es el futuro que no aguarda a la vuelta de la esquina”

Punto de mira

Contar es un placer. Antología del cuento latinoamericano

Una antología singular

Prólogo

Botón de muestra

César Verduguez

Marco García Falcón

Carlos Oriel Wynter

Cuarto de visita

con el escritor chicano Rolando Hinojosa-Smith

Biografía

Capturados vivos. Entrevista

El mundo enterrado en el sur de Texas. Entrevista

Por esas cosas que pasan (fragmentos)

En la misma orilla

El Diván, de Narrativa

El martillo y la hoz

Emerio Medina

Relato

Historia de Juandormido

Luis Felipe Rojas Rosabal

Relato

Instrucciones para desobedecer al padre

Osvaldo Antonio Ramírez

Fragmento de Novela

Aún hay jueces en Berlín

Ricardo Bada

Waltz with Bashir

Laura García

La marmita, de Poesía

Marmita de octubre

Alberto García-Teresa

Final

Antonio Méndez Rubio

Poemas

Rafael Vilches

Poemas

Belén Artuñedo

Poemas

Ronell González

Otras voces hispanas

A cargo de Luis Rafael

Carlos Montenegro. Un escritor hijo del presidio

Junot Díaz y las rebeldías cotidianas

Eliseo Alberto y la espiral devoradora de la palabra

Rosa Montero y las leyendas esenciales

Recycle

La futura esclavitud

José Martí

El socialismo y el Estado

León Trotsky

De lunes a lunes

El venezolano Rafael Cadenas obtiene el premio FIL de Literatura 2009

Inicia editorial Iduna homenaje por el centenario del natalicio de José Lezama Lima (1910-2010)

Premio Latinoamericano de Primera Novela Sergio Galindo 2008 a la cubana Yamilet García Zamora

Iduna en la Feria Internacional del Libro Miami, 2009

Biblioteca de OtroLunes

Librario

A cargo de Recaredo Veredas

Última rumba en La Habana

Fernando Velázquez Medina

España, aparta de mí estos premios

Fernando Iwasaki

El único hombre

Rafael Vilches Proenza

La inutilidad de un beso

Javier Puebla

¿Qué les digo?

Varios Autores

Bajo un millón de sombras

Andrea Busfield

Deseo de ser punk

Belén Gopegui

A cargo de Alberto García-Teresa

No duerme el animal

Ada Salas

Animales animales

Xoán Abeleira

Cerval

Daniel Bellón

La aldea de sal

Lêdo Ivo

Vía Láctea

Kjell Epsmark

A cargo de Lorenzo Rodríguez

Los libros y los días

 

Skype MeT!
OtroLunes. Revista Digital. Tlf: +34 644 469 467. info@otrolunes.com
  • Icono de XHTML 1.1 Válido
  • Icono de CSS 2.1 Válido
  • Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • Conforme WCAG 1.0 Nivel AA - Revisado con HERA.
  • TAW. Nivel doble A. WCAG 1.0 WAI

Web optimazada para resoluciones de 800 x 600 píxeles o superiores y para los navegadores: Firefox 2, Internet Explorer 6 y 7, Opera 9 y Netscape 8.1 para PC y Firefox para Mac.