OtroLunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Enero 2010. Antilde;o cuatro. Número once

Logotipo de la revista OtroLunes
Datos de la revista, enero 2010, año 4, número 11
otrolunes.com >> Sumario >> Cuarto de visita

Literatura Guaraní

(Muestrario)

 

 

 

OtroLunes quiere agradecer la ayuda prestada para esta sección por los investigadores Manuel Fabio Fernández y Carlos Amadeo Garayo Palacios, de Caazapá, Paraguay.

Heñóivo tavaguasu  (ñe'ẽpoty)

Apohára: Gumercindo Ayala Aquino

 

Oĝuahẽje yga guasúpe
ha oja y rembe'ýpe,
ha oguejy ñande yvýpe
aipo Juan de Salazar,
ha upérõ Karoarasa
ohuvaitĩje torýpe,
hatãite jepopyhýpe
ha ijurúpe ipuka.

Salazar ndaje upérõ
he'i Karoarasápe
oñotỹseha ko'ápe
peteĩ ikurusu,
oĩre marangatu
ha y re'ẽ iporãva,
py'aguapy hesakãva...
ha ipýri mborayhu.

Karoarasaje he'íma:
marangatúpe pejúrõ
py'a ipotĩva perúrõ
ikatúnte peikutu,
aipo pende kurusu
peẽ pemomorãitéva,
penendive oikovéva
akóinte penemoirũ.

Ko'ã ñe'ẽ ohendúvo...
Juan de Salazar je vy'ápe
he'íma Karoarasápe:
ahamíta sapy'a...
Juan de Ayolas aheka
ha upe rire ajevýta
ha ko'ápe aguejýta
penendive ropyta.

Ojevýje ojoysýire
parãrã ha tyapúpe,
ojupi pe yga guasúpe
ha yvatévo ho'yta,
oje'ói ndaje oheka
Kandelária he'ihápe
pe Ayolas oĩhápe
jejokuaipy ogueraha.

Kandeláriape oĝuahẽvo
ojuhu ndaje upépe
Ayolas rapykuerépe
Irala mante oĩ,
Ayolas ndaje ohomi
pe Chiriguáno rekávo
potyjúre ojehekávo...
ha ojerétaje voi.

Upépemarõ Salazar...
ha mayma iñirunguéra,
oĩháicha ha'ekuéra,
pe ijygápe ojupi,
ha ko'ýte ohua'ĩ
Karoarasa rendávo,
pytu'urã ohekávo
ha ipýri, ko'ẽtĩ.

Ha oĝuahẽ jey ko'ápe
ko ñande y rembe'ýpe,
ha oguejýmarõ yvýpe
ipy'a ipiro'y,
ha upépe oipopyhy
kasíke Karoarasápe,
ha mokõive torypápe
ojupe oñakãity.

Ijatýndaje hese
mayma ñande ypykuéra,
kuñataĩ iporãvéva
ha ijurúpe pukavy,
maymávaje oñakaity
pytagua momaiteívo,
ha omoĩ guerochĩchĩvo
chupekuéra, mba'erepy.

Upéguima Salazar...
ha'eñónte oguatávo,
osẽndaje ohekávo
yvy iporãveha,
mba'e porãje ohecha
yvy ijojaha'ỹva,
ha ka'aty ipotýva...
yvytúre hyakuã.

Yvy'ape hovyũva...
Paraguay rembe'ýpe
ha yvytu ipiro'ýpe...
tyakuãvu oipeju,
hi'upyrãje ojuhu
kokuére ñasaingohápe,
mamoite oma'ẽhápe
marangatu oisu'u.

Salazárje sapukáipe
ohenói iñirunguéra,
ha he'íma chupekuéra...
peñaníke ha peru
maymáva tembiporu
ha jajapo vevépe
ko ára pyharevépe
peteĩ Óga Guasu.

Oikóje ápe ha pépe
ko'ã máva iñambuéva
ha ijyke rehe ñandéva
chupekuéra oipytyvõ,
karanda'y oñembovo...
ha yvyra apyteréva,
opaite tekotevẽva
pya'ete omono'õ.

Mba'apo minga guasúpe
pya'ete omopu'ãma...
ha ko'ýte ojapopáma
aipo Fuerte he'iha,
óga porã kakuaa
ijape karanda'ýva,
hu'ykuéra ohasa'ỹva
ñande'ỹva rogarã.

Omoĩje ijerekuére
verehéke kakuaáva,
tembiapokue iporãva
pe minga rupi ae,
ha upéichaje pya'ete
omoĝuahẽma hu'ãme,
ko yvy pytã ñe'ãme
pe óga ñepyrũngue.

Kapi'ípe rovyũme...
namombyrýi henondépe,
oikutúndaje upépe
tuichaitéva kurusu,
henondépeje oñesu
ha ñe'ẽ ikumby'ỹme,
omoñe'ẽ Tupãsýme...
opakuévo... ka'aru.

Mil kiniéntos tréinta i siéte
kínse de agósto
 ko'ẽme,
he'i Salazar iñe'ẽme...
ko'ãva ko'ã mba'e:
ko'áĝa ha tenonde...
ko óga ñamopu'ãva,
"Jejapokói Techarãva"
ñanemba'e teete.

He'i avei Salazar...
ipy'a potyjerápe,
jajovasáke ko'ápe
hi'árare Tupãsy,
ha toipo'o ko yvy
ko Tupãsýgui pe héra,
arapýpe iporãvéva...
ko Táva Paraguay.

Ha upe guive opytáma
ko Táva, "Tembiecharãrõ"
Paraguái jeguaka,
naipóriva ijojaha
mamove ambue yvýpe;
ha ñande ko hyepýpe...
vy'a pavẽ ñaipovã.

Kuatrosiéntos tréinta y dos
ro'yhóma ombotývo
péina áĝa añakaitývo
ko héra arosapukái,
ha yvytúre amyasãi...
Kuarahy pyahu osẽvo,
che retãguápe ha'évo:
ko Táva ndaijojahái.

Péina áĝa jahecháma...
oĩ ñane renondépe,
oheja tapykuerépe
pe heko ymaguare,
ha oĩ ñanendive...
ha'e kuñataĩtéma,
ha tuicha iñambuéma
ñande Táva porãite.

Peteĩ tapỹi ndaiporivéima...
ñande rogaite meméva,
ha tapekuéra ijapéma
itaykupememe,
ha oguereko ko oñondive
pe y porã ono'õva,
jaipokápe ochororóva
ha ogueru vy'apavẽ.

Ogatãite tuichaicháva
ijyvate ha iporãva,
yvágape hovayváva...
ombojegua ko Táva,
ha oĩ pe tesaperã...
pe tataindy ogue'ỹva,
jaipokápente hendýva
ñasaindýpe omyengovia.

Mba'eyru overapáva
hatĩamba pe tapére,
yga guasu y apére
jehecháma ho'yta,
ha tavaygua opaypa...
kuatiáre ojehaíva,
ñe'ẽ porãita oĩva
maymáva omoñe'ẽmba.

Mayma arapýre oĩva...
avei jarekopáma
ymaguare oguepáma
ha opu'ã ñande Táva,
ha maymáva jaikopa
hendive teko pyahúpe,
ha tuicháva mborayhúpe
ñande, ñañoañuã.

Hetaitéma arapýre
oguyguy ama'ẽhápe
ha opaitéipi aikohápe
ndajuhúi ijoguaha,
upévare che apyta
che retã Paraguáipe,
aipovãvo che yvýpe...
che ñe'ẽ puraheirã.

Ñande yvy ryepýpe...
Tavaguasu, tenondéva,
Paraguái omoakãva
imemby oiko haĝua
ha ñane retã ahoja
oikóva ñane ñe'ẽme,
jaikokuévo pe hi'ãme
vy'a pavẽ ñaipovã.

Péina áĝa jehecháma
óga porã ijyvatéva...
itágui ijapopyréva
ha hape isỹi asy,
ha oguerekóma pe y
jaipokápe ochororóva
ha mba'eyru okorõrõva
tape rehe osyryry.

Kueheguarégui ko'áĝa
tuicha iñambuéma,
ñaipovã py'aguapy,
opáma jepy'apy
Paraguay pyahu kotýpe
ha ñande ko hyepýpe...
ojupe japukavy.

Che ñe'ẽ aikytĩnguévo...
Tavaguasu momorãvo,
purahéi amoatãvo,
ichupe añakãity:
ko Táva yvotyty
che yvy ombojeguáva,
mombyrýgui herakuãva...
che táva, Paraguay.

Al nacer la ciudad (poesía)

(Autor)

 

Cuentan que llegó en un gran barco
y se acercó a la orilla de las aguas,
y bajó a nuestras tierras
un tal Juan de Salazar,
y cuando eso Karoarasá
dicen le dio feliz bienvenida,
con fuerte apretón de manos
y su sonrisa en los labios.

Dicen que Salazar entonces
le dijo a Karoarasá
que quería plantar aquí
una cruz suya,
por haber bondad
y agua dulce tan linda,
que translucía tranquilidad...
y a sus pies el amor.

Karoarasá le respondía:
si vienen con bondad
si límpidas almas traen
ya podéis clavar,
esa vuestra cruz
que tanto queréis alabar,
que sobrevive con vosotros
[y] hasta ahora os acompaña.

Al oír estas palabras...
Juan de Salazar con alegría
le decía a Karoarasá:
permíteme ir un rato...
a buscar a Juan de Ayolas
y luego volveré
y aquí bajaré
a quedarnos con vosotros.

Retornó [¿por sus gomas?]
muy ruidosamente,
subió al gran barco
y fueron aguas arriba,
se retiran a buscar
lo que llaman Candelaria
donde está Ayolas
llevando encomienda.

Al llegar a Candelaria
dicen que allí encontró
por los caminos de Ayolas
que sólo Irala estaba,
decían que Ayolas fue
a la búsqueda de Chiriguano
rebuscándose [¿por flores maduras?]...
y que luego volverá.

Pues entonces Salazar...
y todos sus compañeros,
así como estaban,
subieron a ese barco,
y aún así acuden
junto a Karoarasá,
buscando descansar
y tras ellos, el amanecer.

Y al llegar de nuevo aquí
a la costa de nuestro río,
y luego de bajar al suelo
su alma se calmó,
y ahí pasó la mano
al cacique Karoarasá,
y ambos jubilosamente
se saludaron mutuamente.

Dicen que le rodearon
todos nuestros antepasados,
las más bellas señoritas
y con sonrisas en los labios,
todos se agachaban
para saludar al extranjero,
y le daban en agasajo
a ellos, cosas valiosas.

Desde ahí Salazar...
caminando solo,
salió a buscar
las mejores tierras,
dicen que vio algo lindo
unas tierras sin igual,
y yerbales en flor...
que se olían al viento.

Terreno verdoso...
a la costa del río Paraguay
y con la frescura del viento...
soplando rico olor,
para su comida encontró
colgándose por la chacra,
adondequiera que mire
masticaba bondad.

Salazar a gritos
llamó a sus compañeros,
y les decía a ellos...
corran y traigan
todas las herramientas
y hagamos al vuelo
esta misma mañana
una Gran Casa.

Andaban de aquí para allá
estos hombres que se mudaban
y a su lado los nuestros
ayudándoles a ellos,
a rebanar palmeras...
y maderas con núcleo,
todo lo que se necesitaba
rápidamente juntaron.

El trabajo de ayuda mutua
rápidamente ya levantaba...
y ya mismo terminaban
eso que llamaban Fuerte,
una gran y bella casa
con cercos de palmera,
que las flechas no pueden atravesar
para la casa de los forasteros.

Pusieron a su alrededor
[¿un cerco?] muy grande,
un trabajo muy bueno
hecho también con ayuda mutua,
y así rápidamente
ya llegaron a la cima,
en medio de estas tierras rojas
esa casa que comenzaron.

En el pasto verdoso...
no lejos delante de ellos,
dicen que allí plantaron
una cruz muy grande,
se arrodillaron al frente
y hablando sin secretos,
rezaron a la Virgen...
al terminar... la tarde.

Mil quinientos treinta y siete
al amanecer el 15 de agosto,
dijo Salazar en su idioma...
todas estas cosas:
de aquí en adelante...
esta casa que levantamos,
"Ergido para la Vista"
es genuinamente nuestro.

También decía Salazar...
con su alma florecida,
santigüémonos aquí
por el día de la Virgen,
y que recoja esta tierra
de esta Virgen su nombre,
el más lindo del universo...
esta Ciudad Asunción.

Y desde esa vez quedó
esta Ciudad, "como Ejemplo"
adorno de Paraguay,
no habiendo que lo iguale
en ninguna otra tierra;
y nosotros dentro de ella...
gozamos de dicha completa.

Cuatrocientos treinta y dos
primaveras al cumplir
heme aquí al saludar
ese su nombre lo grito,
y por el viento lo esparzo...
al salir el nuevo Sol,
a mis compatriotas digo:
esta Ciudad no tiene igual.

Por fin ahora lo vemos...
está frente a nosotros,
dejó por el camino
su carácter de antaño,
y está con nosotros...
ya es toda señorita,
y está muy cambiada
nuestra Ciudad tan bonita.

Ya no hay un solo rancho...
todos tenemos casas,
y las calles están pavimentadas
todas con asfalto,
y tiene con nosotros
eso que buena agua junta,
que lo derrama al torcerlo
y nos trae dicha plena.

Grandiosos edificios
que son altos y hermosos,
que miran al cielo...
adornan esta Ciudad,
y están esas luces...
esas velas que no se apagan,
que se encienden al girarlo
reemplazando a la luna.

Vehículos brillantes
chirrian por los caminos,
grandes barcazas por las aguas
ya vemos que flotan,
y los ciudadanos despiertan...
con los periódicos,
que tienen bellas palabras
que todos los leen.

Todo lo que hay en el mundo...
también ya lo tenemos
lo de antes se apagaron
y se levanta nuestra Ciudad,
y todos vivimos
con ella con aires nuevos,
y con amor muy grande
nosotros, nos abrazamos.

Muchos que por el mundo
se mueven por donde mire
y por todas partes donde viví
no encuentro que lo iguale,
por eso yo me quedo
en mi país Paraguay
a componer en mi tierra...
mi voz para un canto.

Dentro de nuestra tierra...
Ciudad, adelantada,
capital del Paraguay
para que vivan sus hijos
y manta de nuestro país
que vive en nuestro idioma,
al andar por su alma
gozamos completa dicha.

Ahora sí ya vemos
lindas casas que son altas...
hechas de cemento
y sus calles son tan lisas,
y ya tienen esa agua
que al torcer se derrama
y vehículos que roncan
por los caminos se desplazan.

Ahora desde ayer
mucho ha cambiado,
disfrutamos tranquilidad,
terminaron las penas
en una habitación de la nueva Asunción
y nosotros aquí adentro...
nos sonreímos mutuamente.

Al cortar mis palabras...
halagando a la Ciudad,
al estirar la canción,
ante ella me agacho:
esta Ciudad jardín
que adorna a mi tierra,
cuya fama lejos llega...
mi ciudad, Asunción.


 

Chipa apo purahéi (ñe'ẽpoty)

Haihára: (ndojekuaái)

 

Tokyto kyto, tokyto kyta,
amoite peve angu'a opararã,
oikóma vy'a, ñembiso jovái,
avatisoka oiko jeguaka.

Pakova rogue, chipa rupaĝua,
quebracho rakã, guajakã pire,
kapi'i rapo, samu'ũ rye,
chipa guyra'i, chipa jakare.

Eru tupi'a, avati ku'i,
ñandy ha kesu, kamby ha juky,
peju lomitã, peju pehecha,
tatakua haku, oñemboguahu,
jepe'a oñe'ẽ, tata ojeroky,
tatatĩ oveve, tanimbu ojere.

Tokyto kyto, tokyto kyta,
pua'éke peju, peju pejupa,
peñemoporã, pepuka puku,
pevy'a heta, oikóma chipa.

Canción de la elaboración de la chipa (poesía)

Autor: (desconocido)

 

Tokytó kytó, tokytó kytá,
hasta allá se oye el ruido del mortero,
ya hay alegría, molienda de a dos,
con el mazo de mortero se hacen piruetas.

Hojas de banano, para base de las chipas,
ramas de quebracho, corteza de guayacán,
raíces de paja, médula de palo borracho,
chipa pajarito, chipa cocodrilo.

Pásame los huevos, el maíz molido,
grasa y queso, leche y sal,
venid gente, venid a ver,
el horno caliente, simula aullar,
la leña habla, el fuego baila,
el humo vuela, la ceniza se revuelca.

Tokytó kytó, tokytó kytá,
Venid rápido, venid todos,
embelleceros, reíd alegremente,
poneros contentos, la chipa está lista.


 

Poesía mística

La creación

 

1. Las primitivas costumbres del colibrí

El Creador, Ñande Ru, se crea a sí mismo en medio de las tinieblas originarias. Surge entre ellas con la vara-insignia de su poder y el reflejo de su corazón que todo lo ilumina. El Colibrí, extraño personaje del poema, parece ser la representación del Creador mismo que se autosustenta. En otros poemas aparece claramente el Colibrí como el propio Ñande Ru. La imagen de la creación retorna cíclicamente sobre la tierra con el curso de las estaciones.

 

I

Nuestro Primer Padre, el Absoluto,
surgió en medio de las tinieblas primigenias.

 

II

Las divinas plantas de los pies,
el pequeño asiento redondo,
en medio de las tinieblas primigenias lo creó,
en el curso de su evolución.

 

III

El reflejo de la divina sabiduría (órgano de la vista),
el divino oye-lo-todo (órgano del oído),
las divinas palmas de la mano con la vara insignia,
las divinas palmas de las manos con las ramas floridas (dedos y uñas),
las creó Ñamandui en el curso de la evolución,
en medio de las tinieblas primigenias.

 

IV

De la divina coronilla excelsa las flores del adorno de plumas eran gotas de rocío.
Por entre medio de las flores del divino adorno de plumas
el pájaro primigenio, el Colibrí, volaba revoloteando.

 

V

Mientras nuestro Primer Padre creaba en el curso de su evolución su cuerpo divino,
existía en medio de los vientos primigenios;
antes de haber concebido su futura morada terrenal,
antes de haber concebido su futuro firmamento,
su futura tierra que originariamente surgieron,
el Colibrí le refrescaba la boca;
el que sustentaba a Ñamandui con productos del paraíso era el Colibrí.

 

VI

Nuestro Padre Ñamandu, el Primero, antes de haber creado su futuro paraíso,
en el curso de su evolución,
El no vio tinieblas:
aunque el Sol aún no existiera,
El existía iluminado por el reflejo de su propio corazón;
hacía que le sirviese de sol la sabiduría contenida dentro de su propia divinidad.

 

VII

El verdadero Padre Ñamandu, el Primero,
existía en medio de los vientos originarios,
en donde paraba a descansar la Lechuza producía tinieblas;
ya hacía que tuviese presciencia del lecho de las tinieblas (de la noche).

 

VIII

Antes de haber el verdadero Padre Ñamandu, el Primero,
creado en el curso de su evolución su futuro paraíso;
antes de haber creado la primera tierra,
El existía en medio de los vientos originarios.
El viento originario en que existió nuestro Padre se vuelve a alcanzar
cada vez que se alcanza el tiempo-espacio originario
cada vez que se llega al resurgimiento del tiempo-espacio primitivo.
En cuanto termina la época primitiva, durante el florecimiento del Lapacho,
los vientos se mudan al tiempo-espacio nuevo:
ya surgen los vientos nuevos, el espacio nuevo;
se produce la resurrección del tiempo-espacio.

 

2. El fundamento del lenguaje humano

El Creador, utilizando su vara-insignia, de la que hizo brotar llamas y tenue neblina, creó el lenguaje. Este lenguaje, futura esencia del alma enviada a los hombres, participa de su divinidad. Crea después el amor y los himnos sagrados. Para formar un ser en el cual depositar el lenguaje, la divinidad, el amor y los cantos sagrados, crea a los cuatro dioses que no tienen ombligo y a sus respectivas consortes, que en el futuro enviarán a la tierra el alma de los hombres.

 

I

El verdadero Padre Ñamandu, el Primero,
de una pequeña porción de su propia divinidad,
de la sabiduría contenida en su propia divinidad,
y en virtud de su sabiduría creadora
hizo que se engendrasen llamas y tenue neblina.

 

II

Habiéndose erguido (asumido la forma humana),
de la sabiduría contenida en su propia divinidad,
y en virtud de su sabiduría creadora,
concibió el origen del lenguaje humano.
De la sabiduría contenida en su propia divinidad,
y en virtud de su sabiduría creadora
creó nuestro Padre el fundamento del lenguaje humano
e hizo que formara parte de su propia divinidad.
Antes de existir la tierra,
en medio de las tinieblas primigenias,
antes de tenerse conocimiento de las cosas,
creó aquello que sería el fundamento del lenguaje humano
e hizo el verdadero Primer Padre Ñamandu
que formara parte de su propia divinidad.

 

III

Habiendo concebido el origen del futuro lenguaje humano,
de la sabiduría contenida en su Propia divinidad,
y en virtud de su sabiduría creadora,
concibió el fundamento del amor.
Antes de existir la tierra,
en medio de las tinieblas primigenias,
antes de tenerse conocimiento de las cosas,
y en virtud de su sabiduría creadora,
concibió el origen del amor.

 

IV

Habiendo creado el fundamento del lenguaje humano,
habiendo creado una pequeña porción de amor,
de la sabiduría contenida en su propia divinidad,
y en virtud de su sabiduría creadora
el origen de un solo himno sagrado lo creó en su soledad.
Antes de existir la tierra,
en medio de las tinieblas originarias,
antes de conocerse las cosas,
creó en su soledad (para sí mismo) el origen de un himno sagrado.

 

V

Habiendo creado, en su soledad, el fundamento del lenguaje humano;
habiendo creado, en su soledad, una pequeña porción de amor;
habiendo creado, en su soledad, un corto himno sagrado,
reflexionó profundamente sobre a quién hacer partícipe del fundamento del lenguaje humano;
sobre a quién hacer partícipe del pequeño amor;
sobre a quién hacer partícipe de las series de palabras que componían el himno sagrado.
Habiendo reflexionado profundamente,
de la sabiduría contenida en su propia divinidad,
y en virtud de su sabiduría creadora,
creó a quienes serían compañeros de su divinidad.

 

VI

Habiendo reflexionado profundamente,
de la sabiduría contenida en su propia divinidad,
y en virtud de su sabiduría creadora,
creó a los Ñamandu de corazón valeroso.
Los creó simultáneamente con el reflejo de su sabiduría (el Sol).
Antes de existir la tierra,
en medio de las tinieblas originarias,
creó al Ñamandu de corazón grande.
Para padre de sus futuros numerosos hijos,
para verdadero padre de las almas de sus futuros numerosos hijos,
creó al Ñamandu de corazón grande.

 

VII

A continuación,
de la sabiduría contenida en su propia divinidad,
y en virtud de su sabiduría creadora,
al verdadero padre de los futuros Karaí,
al verdadero padre de los futuros Jakaira,
al verdadero padre de los futuros Tupá
les impartió conciencia de la divinidad.
Para verdaderos padres de sus futuros numerosos hijos,
para verdaderos padres de las palabras-almas de sus futuros numerosos hijos,
les impartió conciencia de la divinidad.

 

VIII

A continuación,
el verdadero Padre Ñamandu,
para situarse frente a su corazón,
hizo conocedora de la divinidad
a la futura verdadera madre de los Ñamandu.
Karaí Ru Ete hizo conocedora de la divinidad
a quien se situaría frente a su corazón,
a la futura verdadera madre de los Karaí.
Jakaira Ru Ete, de la misma manera,
para situarse frente a su corazón,
hizo conocedora de la divinidad
a la verdadera madre Jakaira.
Tupá Ru Ete, de la misma manera
a la que situaría frente a su corazón,
hizo conocedora de la divinidad
a la verdadera futura madre de los Tupá.

 

IX

Por haber ellos asimilado la sabiduría divina
de su propio Primer Padre;
después de haber asimilado el lenguaje humano;
después de haberse inspirado en el amor;
después de haber asimilado las series de palabras del himno sagrado;
después de haberse inspirado en los fundamentos de la sabiduría creadora,
a ellos también llamamos excelsos verdaderos padres de las palabras-almas;
excelsas verdaderas madres de las palabras-almas.

 

3. La primera tierra

Ñande Ru crea la primera tierra, sustentándola con cuatro columnas, varas-insignias, que aseguran su estabilidad. A esta primera tierra original envía a los hombres y a la víbora, a la pequeña cigarra roja, el coleóptero girínido y-amaí, a la perdiz grande y al armadillo. Al destruirse la primera tierra, los hombres virtuosos se elevaron al cielo, donde conservaron su figura; los transgresores de la ley divina subieron también, pero transformados en seres irracionales. Los animales que ahora viven sobre la tierra no son sino imágenes de los prototipos celestiales, esto es, de los hombres transformados en animales y de los animales mencionados, que desde su origen tuvieron la forma actual.

El Creador, antes de retirarse nuevamente a las tinieblas, encomendó a los grandes dioses creados y no engendrados el cuidado de la tierra. A Karaí, dios del fuego, encargó el crepitar de llamas, los truenos que se escuchan en el oriente, principalmente en la Primavera, y que inspiran fervor a los hombres. Este dios y su consorte serán los que envíen las almas de hombres y mujeres que llevarán el nombre sagrado de "Señores dueños de las llamas". A Jakaira confirió el mando de la neblina vivificante, para que hombres y mujeres enviados por él y su consorte sean los "Dueños de la neblina", que otorga sabiduría y poder para conjurar maleficios. A Tupá, dios de las aguas, y a su esposa encargó la lluvia y el granizo que darán templanza y moderación a sus hijos.

Después de esto inspiró a los verdaderos padres de las palabras-almas el himno sagrado para que lo enviaran a la tierra. A ellos, para que formaran a los hombres; a ellas, para que dieran vida a las mujeres.

 

Primera parte 

I

El verdadero Padre Ñamandu, el Primero,
habiendo concebido su futura morada terrenal,
de la sabiduría contenida en su propia divinidad,
y en virtud de su sabiduría creadora,
hizo que en la extremidad de su vara fuera engendrándose la tierra.
Creó una palmera eterna en el futuro centro de la tierra;
creó otra en la morada de Karaí (Oriente);
creó una palmera eterna en la morada de Tupá (Poniente);
en el origen de los vientos buenos (N. y N. E.) creó una palmera eterna;
en los orígenes del tiempo espacio primigenio (S.) creó una palmera eterna;
cinco palmeras eternas creó;
a las palmeras eternas está asegurada la morada terrenal.

 

II

Existen siete paraísos;
el firmamento descansa sobre cuatro columnas;
sus columnas son varas insignias.
Al firmamento que se extiende con vientos
lo empujó nuestro Padre, enviándolo a su lugar.
Habiéndole colocado primeramente tres columnas al paraíso,
éste se movía aún;
por este motivo le colocó cuatro columnas de varas-insignias;
sólo después de esto estuvo en su debido lugar,
y ya no se movía más.

 

III

El primer ser que ensució la morada terrenal fue la víbora originaria;
no es más que su imagen la que existe ahora en nuestra tierra;
la serpiente originaria genuina está en las afueras del paraíso de nuestro Padre.
El primer ser que cantó en la morada terrenal de nuestro Primer Padre,
el que por primera vez entonó su lamentación en ella,
fue la "yrypa", la pequeña cigarra colorada.
La cigarra colorada está en las afueras del paraíso de nuestro Padre:
es solamente la imagen de ella la que queda en la morada terrenal.
Pues bien, el "y-amaí" es el dueño de las aguas,
el hacedor de las aguas.
El que existe en nuestra tierra ya no es el verdadero:
el verdadero está en las afueras del paraíso de nuestro Padre,
ya no es más que su imagen el que actualmente existe en nuestra tierra.
Cuando nuestro Padre hizo la tierra
he aquí que era todo bosques, dicen que campos no había.
Por este motivo, y para que trabajase en la formación de las praderas,
envió al saltamontes verde.
En donde el saltamontes clavó originariamente su extremidad inferior
se engendraron matas de pasto:
solamente entonces aparecieron las praderas.
El saltamontes celebró con sus chirridos la aparición de los campos.
El saltamontes originario está en las afueras del paraíso de nuestro Padre:
el que queda ahora no es más que una imagen suya.
En cuanto aparecieron los campos,
la primera en entonar en ellos su canto,
la primera en celebrar su aparición,
fue la perdiz colorada.
La perdiz colorada que por primera vez entonó sus cantos en las praderas
está ahora en las afueras del paraíso de nuestro Padre:
la que existe en la morada terrenal no es más que su imagen.
El primero en remover la tierra en la morada terrenal de nuestro Padre
fue el armadillo.
Ya no es el verdadero armadillo el que existe hasta el presente en nuestra tierra:
éste ya no es más que su simple imagen.
La dueña de las tinieblas es la Lechuza.
Nuestro Padre el Sol es dueño del amanecer.

 

Segunda parte

Nuestro Primer Padre está por internarse
en las profundidades del paraíso;
en vista de ello así habló;
-Solamente tú, Karaí Ru Ete,
las hileras de llamas inasequibles en que yo me inspiro
las harás vigilar por intermedio de tus hijos,
los Karaí valerosos.
Por consiguiente,
Haz que ellos se llamen "los Señores dueños de las llamas".
Dí: "Ellos vigilarán aquello que ha de producir el ruido
de crepitar de llamas."
Cada Primavera haz que se solivien las hileras de llamas
para que escuchen el ruido de crepitar de llamas
los bien amados que llevan la insignia de la masculinidad,
las bien amadas que llevan el emblema de la feminidad.
Después de estas cosas, dijo a Jakaira Ru Ete:
-Bien, tu vigilarás la fuente de la neblina
que engendra las palabras inspiradas.
Aquello que yo concebí en mi soledad,
haz que lo vigilen tus hijos
los Jakaira de corazón grande.
En virtud de ello que se llamen
"Dueños de la neblina de las palabras inspiradas"
dí a ti mismo.

Después de estas cosas,
a Tupá Ru Ete le habló en esta forma:
-Tú tendrás a tu cargo el extenso mar
y las ramificaciones del extenso mar en su totalidad.
Yo haré que tú te inspires en las leyes
mediante las que se refrescará la divinidad.
Por consiguiente,
tú enviarás repetidamente a la morada terrenal
por intermedio de tus hijos los Tupá de corazón grande,
aquello que refresca,
para nuestros bien amados hijos,
nuestras bien amadas hijas.

El verdadero Padre Ñamandu, el Primero,
estando por hacer descender a la morada terrenal
la ciencia buena para las generaciones
de los que llevan la insignia de la masculinidad,
el emblema de la feminidad,
a Jakaira Ru Ete dijo:
-Bien, en primer lugar,
alojarás en primer lugar en la coronilla
de nuestros hijos y nuestras hijas
la neblina (vivificante).
Cada vez que retorne la primavera
harás circular, por intermedio de tus hijos,
los Jakaira de corazón grande,
la neblina por la morada terrenal.
Unicamente en virtud de ella
podrán nuestros hijos, nuestras hijas prosperar.
-Karaí Ru Ete,
tú también harás que las llamas sagradas se alojen
en nuestros amados hijos, en nuestra amadas hijas.
-Por esto, mi hijo Tupá Ru Ete,
aquello que yo concebí para refrescamiento
haz que se aloje en el centro del corazón
de nuestros hijos.
Unicamente así los numerosos seres
que se erguirán en la morada terrenal,
aunque quieran desviarse del verdadero amor,
vivirán en armonía.
Unicamente mediante aquello que refresca,
las leyes que pronuncié para regir el amor
no producirán excesivo calor
en nuestros futuros amados hijos,
en nuestras futuras amadas hijas.
Habiendo Ñamandu Ru Ete, el Primero,
designado por sus respectivos nombres
a los verdaderos padres de sus futuros hijos,
a los verdaderos padres de las palabras (almas)
de sus futuros hijos,
cada uno de ellos en su respectiva morada (dijo):
-Después de estas cosas,
después de haber hecho que os llaméis por vuestros nombres,
cada uno de vosotros, en vuestras respectivas moradas,
concebiréis las leyes que regirán en la tierra
a los que llevan la insignia de la masculinidad
y el emblema de la feminidad.
Después de estas cosas,
inspiró el canto sagrado del hombre
a los verdaderos primeros padres de sus hijos,
inspiró el canto sagrado de la mujer
a las primeras madres de sus hijas,
para que después de esto, en verdad,
prosperaran quienes se erguirían
en gran número en la tierra.

 

4. Las llamas y la neblina del poder creador

Kuaa-ra-ra es una de las palabras sagradas que no son pronunciadas por los mbyás frente a los extraños. Su significado literal es "poder creador de la sabiduría". Junto con las palabras tataendy y tatachina, que quieren decir respectivamente "llamas" o "manifestación visible de la divinidad" y "tenue neblina" o "neblina vivificante que infunde vitalidad a todos los seres", se integra uno de los conceptos más elevados de la religión guaraní; pero a tal punto incomprensible en su cabal significado que es uno de los misterios que los dioses sólo revelarán a los hombres verdaderamente fervorosos.

En virtud de su condición divina dicen (los dioses):
"Las llamas y la neblina del poder creador."
Fue el primer Ñamandu quien hizo que se engendrase
aquello que se convertiría en esta cosa (kuaa-ra-ra) como parte
de su ser.
En la morada terrenal,
ni los mejores entre los que llevan la insignia de la masculinidad,
ni las mejores que llevan el emblema de la feminidad
las llegarán a conocer;
ello es cosa inasequible.
De esta cosa, sin embargo,
a los que se dedican a orar con verdadero fervor,
les divulgarán (los dioses) por qué es que dicen
"las llamas y la neblina del poder creador".
Fue en virtud de ello que nuestro Padre
asentó en el mismísimo centro de su corazón
el origen de la excelsa palabra
que originariamente engendró
(a la que originalmente puso fundamento).
A esta cosa llaman
"las llamas y la neblina del poder creador".
En virtud de ella,
en virtud de haberla puesto en pie simultáneamente
con la fuente de luz de su corazón y el Sol,
para que en toda la extensión de la tierra y el firmamento
no hubiera absolutamente nada que escapase a su vista,
a aquello que creó como parte de sí mismo
y en virtud de su decir (Verbo)
"las llamas y la neblina del poder creador,
el Sol de la Divinidad",
la llamó el verdadero Padre Ñamandu, el Primero.

Nota de los editores:

Los fragmentos aquí publicados pertenecen a la cosmogonía tradicional de los indios mbyá, una de las familias de autóctonos englobados en la denominación general de guaraníes. El guaraní es asimismo una lengua hablada no sólo en Paraguay, sino también en Argentina y Brasil por más de 150.000 naturales, algunos de ellos ya culturalizados, o en proceso de culturización, pero que han mantenido hasta hoy sus mitos, ritos y costumbres referidos a su cosmovisión. Estos fragmentos pertenecen a la edición fue preparada y comentada por Alfredo López Austin, un conocido investigador de temas indoamericanos, que apareció publicada en México en 1970, por editorial Joaquín Mortiz bajo el nombre de "Poesía Guaraní".

Google Custom Search
Tamaño de letra:

Imagen de portada:

José María Merino

Fotografía

Sumario

Este Lunes

Las lenguas prohibidas

Rafael rojas

El flamenco y América Latina: un habla de ida y vuelta

Fernando Iwasaki

Condenado por tener hambre: Pánfilo, el estado peligroso y la situación de los cubanos negros

Leonel A. de la Cuesta

Contra la impunidad

Sanjuana Martínez

Por una nueva concepción de la Sociedad, el Estado y el Derecho cubanos

Faisel Iglesias

¿Quién es Herta Müller?

Esther Andradi

La nueva utopía: Un día sin mexicanos & A wonderful world

Alfredo Antonio Fernández

Unos escriben

José María Merino

Otros miran

Gustavo Acosta

OtroLunes conversa

con Alejandro Aguilar

“No soy un escritor de academia”

con Alberto Chimal

“Renunciamos a nuestro libre albedrío para eludir responsabilidades”

con Lina de Feria

“No me arrepiento de nada”

con Manuel García Verdecia

“Nací en Marcané, en el batey de un central azucarero”

con Armando León Viera

“Viví diecisiete años como exiliado en mi ciudad natal”

con Juan Aparicio-Belmonte

“Mi fuerte no está en lo romántico”

Punto de mira

Ese imaginario llamado América Latina

 

Antonio Caballero
Antonio Skármeta
Eduardo Antonio Parra
Fernando Butazzoni
Javier Reverte
Leonardo Padura
Moacyr Scliar
César Verduguez

Cuarto de visita

Literatura Guaraní

En la misma orilla

El Diván, de Narrativa
a cargo de Amir Valle

Volar y Casting

José Lorenzo Fuentes

Relatos

Radio Puente

Héctor Huerga

Fragmento de Novela

Porcelana

Mariela Varona

Relato

Cine y literatura

Ricardo Bada

La lluvia que trajo el viento

Alcides Rafael Pereda

Relato

La tragedia de Regina

Roberto Quesada

Relato

Hasta el fondo

Yoenia Gallardo

Relato

La marmita, de Poesía
a cargo de Alberto García-Teresa

Manual para niños rusos

Rolando Jorge

Poemas

Claudio Bertoni

Dama del exilio

Oscar Kessel

Haikus

Rafael Álvarez Rosales

Otras voces hispanas

A cargo de Luis Rafael

El Caribe de Antonio Benítez Rojo

Ignacio Padilla, las búsquedas del presente

Las «cuatro estaciones» de Leonardo Padura

Elia Barceló y los mundos imaginarios

Recycle

La Revolución Cubana y el golpe en Chile: Jorge Edwards

Jorge Edwards

El Socialismo es Inviable, según las propias leyes de la Dialéctica Marxista

Roberto Álvarez Quiñones

De lunes a lunes

Anunciados en La Habana los Premios Alejo Carpentier y Nicolás Guillén

Actividades de cierre del 2009 en la editorial Iduna

Anatomía de un instante, de Javier Cercas, libro del año 2009 en España

Círculo de Bellas Artes de Madrid acoge la poesía de Juan Antonio Villacañas

Biblioteca de OtroLunes

Librario

A cargo de Recaredo Veredas

Última rumba en La Habana

Fernando Velázquez Medina

Traiciones de la memoria

Héctor Abad Faciolince

Vivir en otra lengua

Esther Andradi

Los huéspedes

Rubén Sánchez Trigos

Invisible

Paul Auster

De mecánica y alquimia

Juan Jacinto Muñoz Rengel

Un poco de crematística

Juan Valera

Una revolución pequeña

Juan Aparicio-Belmonte

Los últimos días de Michi Panero

Miguel Barrero

Comunión

Eloy M. Cebrián

Pero sigo siendo el rey

Carlos Salem

A cargo de Alberto García-Teresa

Semilla insólita

Lydia Zárate

Una mirada diversa

Xuan Bello

La pasión según Georg Trakl: Poesía y expiación

Hugo Mújica

Pájaro relojero. Poetas centroamericanos

Mario Campaña

Sustituir estar

Julián Cañizares Mata

Última función

Marcelo Uribe

La casa que habitaste

Jorge de Arco

A cargo de Lorenzo Rodríguez

Los libros y los días

 

Skype MeT!
OtroLunes. Revista Digital. Tlf: +34 644 469 467. info@otrolunes.com
  • Icono de XHTML 1.1 Válido
  • Icono de CSS 2.1 Válido
  • Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • Conforme WCAG 1.0 Nivel AA - Revisado con HERA.
  • TAW. Nivel doble A. WCAG 1.0 WAI

Web optimazada para resoluciones de 800 x 600 píxeles o superiores y para los navegadores: Firefox 2, Internet Explorer 6 y 7, Opera 9 y Netscape 8.1 para PC y Firefox para Mac.