OtroLunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Enero 2010. Antilde;o cuatro. Número once

Logotipo de la revista OtroLunes
Datos de la revista, enero 2010, año 4, número 11
otrolunes.com >> Sumario >> En la misma orilla

Cine y Literatura

 

Ricardo Bada

Todos nosotros, creo que sin excepción, cuando hemos visto una película que era adaptación de una novela, todos nosotros, todos, debemos haber dicho y sostenido, alguna vez, que las obras literarias siempre son superiores a su versión fílmica. Nadando contra corriente, opino que ese prejuicio debería ser corregido.

Para empezar porque eso de que la novela es superior a la película sólo se nos ocurre decirlo –y hasta puede que sea cierto– cuando se trata de obras maestras de la literatura: Los hermanos Karamasov, Madame Bovary, Moby Dick, Lord Jim o Don Quijote de la Mancha. Y no en todos los casos sucede que la afirmación dé cierto, para expresarlo a la brasileña: recordemos las obras cinematográficas imperecederas basadas en libros no menos fabulosos, como por ejemplo El gatopardo, Muerte en Venecia, Las uvas de la ira, Max Havelaar (filmada por el neerlandés Fons Rademaker en base a la primera novela anticolonialista de la historia, escrita por su compatriota Multatuli),y la genial Memórias do cárcere, de Nelson Pereira dos Santos, surgida del libro homónimo y también genial de Graciliano Ramos. Esto sólo para empezar.

Para continuar, nunca debiéramos olvidar que hay películas basadas en relatos y que son infinitamente superiores a ellos: ejemplos muy contundentes podrían ser algunas de las creaciones de Luis Buñuel y Stanley Kubrik, como Belle de jour, Diario de una camarera, Ese oscuro objeto del deseo, Spartacus, La naranja mecánica y 2001: Odisea del espacio.

Pero estos son nada más que ejemplos muy contundentes, según acabo de decir.

Repasando la lista de filmes basados en novelas casi se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que las películas suelen ser siempre mejores que su cimiento literario. Desengañémonos:

el libro Peter Pan, de James Matthew Barrie, no vale ni la mitad que su versión en dibujos animados realizada por Walt Disney. Desengañémonos una vez más: Tarzán de los monos, en la reconstrucción de 1990 que incluye la escena donde Maureen O'Sullivan, la mamá de Mia Farrow, se baña desnuda en una laguna de la selva, es bastante mejor que la novela original de Edgar Rice Burroughs. Desengañémonos más aún: ante una maravilla cinematográfica como Memorias del subdesarrollo, del cubano Tomás Gutiérrez Alea, ¿quién recuerda que se basa en una novela de su compatriota Edmundo Desnoes?

A propósito de ellas, se me ocurre que quienes vean primero la película y luego tengan curiosidad por leer la novela, estoy seguro de que se preguntarán cómo es posible que de un texto tan desabrido surja una película tan excepcional. Esto tan sólo para continuar.

Y para terminar permítanme decirles que lo que pienso que fundamenta nuestro prejuicio es la falsa noción de que toda obra literaria, de una manera natural, debe ser mejor que su adaptación cinematográfica. El libro goza de un prestigio que lo aúpa muy por encima del film.

¡Pavadas!... como diría Mafalda con infalible puntería.

Retrocediendo a tiempos donde no existía el cine, éso sería tanto como decir que la novela de Mateo Bandello sobre los amores de Romeo y Julieta, o una oscura crónica medieval sobre cierto príncipe dinamarqués que consagró la duda como principio mucho antes que Descartes, son superiores a lo que hizo con ellas, para el teatro isabelino, un compadre llamado William Shakespeare. O bien, en otro orden de cosas, sostener que una narración nada mala, como es El sombrero de tres picos, de Pedro Antonio de Alarcón, tiene un rango artístico superior a la música que sobre su argumento compuso don Manuel de Falla. De todos modos, preciso es reconocer que hay autores cuya magia resulta imposible de traducir al celuloide, y el mejor ejemplo que se me ocurre es el de Gabriel García Márquez.

A este respecto déjenme contarles una anécdota que se remonta al estreno alemán de la versión cinematográfica de su cuento Un señor muy viejo con unas alas muy grandes. Por aquellos días se encontraba en Berlín, invitado, uno de los mayores talentos literarios de nuestro idioma, un guatemalteco chiquito de estatura pero grande en sabiduría, llamado Augusto Monterroso, que se removía sumamente inquieto en su butaca durante la proyección de la película. Al final no pudo contenerse y murmuró al oído a su vecina de platea, la escritora argentina Esther Andradi, que fue quien me lo contó: "Otra más como ésta, y el mundo entero nos retira su solidaridad".


Ricardo Bada

(Huelva, España, 1939) Escritor y periodista, reside en Alemania desde 1963. Poseedor de una vastísima obra periodística, es autor, además, de los siguientes títulos La generación del 39, (cuentos. Nueva York, 1972), Lorelei-Express, (radioteatro, Hilversum, 1978), GBZ contra E, (radioteatro, Colonia, 1979), Jakob y el otro, (radioteatro sobre un cuento de Juan Carlos Onetti, Colonia, 1981), Kabarett para tiempos de krisis, (espectáculo teatral, Madrid, 1984), Basura cuidadosamente seleccionada (poesía, Huelva, 1994), Amos y perros (cuento, Huelva, 1997), Me queda la palabra (conferencias, Huelva, 1998), Los mejores fandangos de la lengua castellana (parodias, Madrid, 2000), La serenata de Altisidora (libreto de ópera, música de David Graham, Camagüey, 2000), Cuaderno de Bitácora (diario de un viaje, Madrid, 2003). Tiene en su haber dos antologías de literatura española contemporánea, realizadas en colaboración con Felipe Boso y ambas publicadas en Alemania, y ha traducido por placer gratuito a grandes poetas de esa lengua: Goethe, Theodor Fontane, Else Lasker-Schüler, Gottfried Benn, Bertolt Brecht, Erich Fried, Hans Magnus Enzensberger, etc. Ha cuidado en Alemania la selección y edición de la obra periodística de Gabriel García Márquez y los libros de viaje de Camilo José Cela; en España de la obra poética de la costarricense Ana Istarú, y en Bolivia de la única antología integral en castellano de Heinrich Böll ("Don Enrique" , La Paz, 1995).

Google Custom Search
Tamaño de letra:

Imagen de portada:

José María Merino

Fotografía

Sumario

Este Lunes

Las lenguas prohibidas

Rafael rojas

El flamenco y América Latina: un habla de ida y vuelta

Fernando Iwasaki

Condenado por tener hambre: Pánfilo, el estado peligroso y la situación de los cubanos negros

Leonel A. de la Cuesta

Contra la impunidad

Sanjuana Martínez

Por una nueva concepción de la Sociedad, el Estado y el Derecho cubanos

Faisel Iglesias

¿Quién es Herta Müller?

Esther Andradi

La nueva utopía: Un día sin mexicanos & A wonderful world

Alfredo Antonio Fernández

Unos escriben

José María Merino

Otros miran

Gustavo Acosta

OtroLunes conversa

con Alejandro Aguilar

“No soy un escritor de academia”

con Alberto Chimal

“Renunciamos a nuestro libre albedrío para eludir responsabilidades”

con Lina de Feria

“No me arrepiento de nada”

con Manuel García Verdecia

“Nací en Marcané, en el batey de un central azucarero”

con Armando León Viera

“Viví diecisiete años como exiliado en mi ciudad natal”

con Juan Aparicio-Belmonte

“Mi fuerte no está en lo romántico”

Punto de mira

Ese imaginario llamado América Latina

 

Antonio Caballero
Antonio Skármeta
Eduardo Antonio Parra
Fernando Butazzoni
Javier Reverte
Leonardo Padura
Moacyr Scliar
César Verduguez

Cuarto de visita

Literatura Guaraní

En la misma orilla

El Diván, de Narrativa
a cargo de Amir Valle

Volar y Casting

José Lorenzo Fuentes

Relatos

Radio Puente

Héctor Huerga

Fragmento de Novela

Porcelana

Mariela Varona

Relato

Cine y literatura

Ricardo Bada

La lluvia que trajo el viento

Alcides Rafael Pereda

Relato

La tragedia de Regina

Roberto Quesada

Relato

Hasta el fondo

Yoenia Gallardo

Relato

La marmita, de Poesía
a cargo de Alberto García-Teresa

Manual para niños rusos

Rolando Jorge

Poemas

Claudio Bertoni

Dama del exilio

Oscar Kessel

Haikus

Rafael Álvarez Rosales

Otras voces hispanas

A cargo de Luis Rafael

El Caribe de Antonio Benítez Rojo

Ignacio Padilla, las búsquedas del presente

Las «cuatro estaciones» de Leonardo Padura

Elia Barceló y los mundos imaginarios

Recycle

La Revolución Cubana y el golpe en Chile: Jorge Edwards

Jorge Edwards

El Socialismo es Inviable, según las propias leyes de la Dialéctica Marxista

Roberto Álvarez Quiñones

De lunes a lunes

Anunciados en La Habana los Premios Alejo Carpentier y Nicolás Guillén

Actividades de cierre del 2009 en la editorial Iduna

Anatomía de un instante, de Javier Cercas, libro del año 2009 en España

Círculo de Bellas Artes de Madrid acoge la poesía de Juan Antonio Villacañas

Biblioteca de OtroLunes

Librario

A cargo de Recaredo Veredas

Última rumba en La Habana

Fernando Velázquez Medina

Traiciones de la memoria

Héctor Abad Faciolince

Vivir en otra lengua

Esther Andradi

Los huéspedes

Rubén Sánchez Trigos

Invisible

Paul Auster

De mecánica y alquimia

Juan Jacinto Muñoz Rengel

Un poco de crematística

Juan Valera

Una revolución pequeña

Juan Aparicio-Belmonte

Los últimos días de Michi Panero

Miguel Barrero

Comunión

Eloy M. Cebrián

Pero sigo siendo el rey

Carlos Salem

A cargo de Alberto García-Teresa

Semilla insólita

Lydia Zárate

Una mirada diversa

Xuan Bello

La pasión según Georg Trakl: Poesía y expiación

Hugo Mújica

Pájaro relojero. Poetas centroamericanos

Mario Campaña

Sustituir estar

Julián Cañizares Mata

Última función

Marcelo Uribe

La casa que habitaste

Jorge de Arco

A cargo de Lorenzo Rodríguez

Los libros y los días

 

Skype MeT!
OtroLunes. Revista Digital. Tlf: +34 644 469 467. info@otrolunes.com
  • Icono de XHTML 1.1 Válido
  • Icono de CSS 2.1 Válido
  • Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • Conforme WCAG 1.0 Nivel AA - Revisado con HERA.
  • TAW. Nivel doble A. WCAG 1.0 WAI

Web optimazada para resoluciones de 800 x 600 píxeles o superiores y para los navegadores: Firefox 2, Internet Explorer 6 y 7, Opera 9 y Netscape 8.1 para PC y Firefox para Mac.