OtroLunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Enero 2010. Antilde;o cuatro. Número once

Logotipo de la revista OtroLunes
Datos de la revista, enero 2010, año 4, número 11
otrolunes.com >> Sumario >> Librario

Un poco de crematística

Juan Valera
Neverland Ediciones

Las cosas son como son

 

Portada del libro Un poco de crematística

El de Juan Valera es uno de esos nombres que, como tantos otros, se le quedan a uno en la cabeza de cuando iba al instituto asociado a una única obra: Pepita Jiménez. Del resto de su obra sólo Juanita la larga suena un poco, y eso con generosidad y atribuyéndole una fama que quizá no proceda de su propia valía sino de lo coloquial del título. Juan Valera es de esos a los que se reconoce como importantes, pero no se sabe por qué.

Se trata de un escritor famoso en su tiempo, segunda mitad del siglo XIX, diplomático y periodista, frecuentador de la aristocracia y promotor de una reconocida tertulia que se reunía en su casa de la madrileña Costanilla de los Ángeles. Valera alardeaba de escribir para hacerse rico, Pepita Jiménez vendió durante su vida más de cien mil ejemplares y se tradujo a los idiomas más importantes.

Sin embargo no era un escritor en boga, pegado a las modas; no escribía novela realista, lo habitual entonces, su intención era reflejar una vida embellecida. En época de atribulados románticos, Valera era un vividor, un diplomático que estuvo en destinos tan atractivos como San Petersburgo, Rio de Janeiro, París o Washington y en todos ellos se dedicó a cultivar múltiples aventuras amorosas, bien documentadas, a su pesar, en sus cartas. Mientras sus compañeros de generación se perdían en amores desdichados, Valera se dedicaba a los carnales y apasionados.

Procedía de una familia cordobesa, de Cabra, aristocrática pero venida a menos, y le producían fascinación el dinero, la elegancia y el poder. Por eso es doblemente interesante un texto como Un poco de crematística; además de su innegable calidad literaria, habla de eso, de dinero, de economía, de valores y de la situación de España. Lo hace, además, con un sentido del humor que convierte la lectura en un placer, en una sonrisa constante y, en algunos casos, en una carcajada que se asoma.

Muchas veces se escucha decir de una obra de otro tiempo: parece que está escrita ahora, se cambian los nombres y parece que habla de problemas actuales. Pues claro, son las que hablan de problemas eternos y el dinero es uno de ellos, no pasa de moda. Pero no, la obra de Valera, publicada en su momento en la Revista de España, la misma que posteriormente publicó Pepita Jiménez por entregas, es una obra de su época, escrita para su época, en la que se habla de lo que entonces debía parecerles una panacea, la política económica y el librecambismo.

No lo podría afirmar, pero yo creo que Juan Valera intentó escribir una obra cómica. Claro que argumenta tan bien que a veces parece que está escribiendo en serio. Puede ser también que intentara escribir en serio, pero que lo hiciera de una manera tan amena que sus ideas pasan por bromas. Señalo algunas frases de Un poco de crematística:

- No hay nada en este mundo sublunar que proporcione más ventajas que tener dinero.

- En nuestro país hay mucho desabrimiento, muchísimo mal humor y un disgusto enorme. (…) El mal es la escasez de dinero.

- Mi objetivo no es dar lecciones sobre el modo más fácil de adquirir dinero; si yo averiguase este modo, a pesar de mi acendrada filantropía, me lo aprovecharía para mi uso privado y el de algún que otro amigo.

- Medimos las posesiones en dinero y no en bueyes porque los bueyes no caben en el bolsillo, gastan en comer y se mueren; el dinero ni come ni se muere.

- La estadística es un primor de ciencia, una ciencia que cuenta los bocados que comemos.

- Es difícil averiguar si el virtuoso lo es por firmeza y rectitud o por necedad y cobardía.

- De cada mil personas que citan a Homero sólo diez lo han leído, y de esas diez, nueve se han dormido o se han aburrido.

- La generalidad de los hombres ama más el dinero que la vida. La vida se sacrifica por cualquier cosa, el dinero, no.

- El pobre es tímido y encogido o anda siempre hecho una fiera.

- Otro inconveniente es el temor de ser amado por el dinero. Nada más ridículo que este temor, ya hemos probado que el dinero es más que la vida.

- En España somos pobres porque somos rumbosos y generosos…

- Apenas habrá quedado hombre de alguna nota en todos los partidos que no haya sido ministro. Si todos han sido inhábiles, fuerza es conjeturar que España no da más de sí.

De cualquier forma, aunque graciosa y divertida, Un poco de crematística no es un monólogo del Club de la Comedia. Dividida en una Meditación y tres partes, la obra analiza la relación de su época con el dinero. Lo hace ridiculizando lo que el autor considera una utopía que podría hasta sustituir a la religión, la Política Económica, las teorías de Adam Smith; describiendo con ironía la importancia del dinero en su siglo, y diseccionando las causas de la pobreza de España, furgón de cola de Europa y que sólo avanza, en su opinión, porque cuando la cabeza avanza lo hace también la cola, aunque sea a su pesar.

Señala Rafael Reig en su magnífico Prólogo algunas de sus ideas con el mismo humor con que lo hubiera hecho Valera:

Las cosas son como son. Si ni siquiera la Providencia divina ha sido capaz de lograr un mundo mejor, ¿lo va a conseguir entonces la Economía Política, Adam Smith, la revolución, el libre mercado o el socialismo científico? A Valera, la sola idea le daba risa…

Valera califica a los socialistas como hijos legítimos de los economistas y sus más crueles y acérrimos adversarios.

Valera se ríe de los que creen que escribir de economía va a suponer una revolución, de los que piensan que el liberalismo económico va a hacer que se terminen las guerras, de los que creen, como Buckle, que La riqueza de las naciones, de Adam Smith es “el libro más importante que se ha escrito jamás”. Para él, la economía política, y todos sus seguidores, saltan “de la perogrullada al sofisma con una agilidad portentosa”.

Especialmente divertida es la parte dedicada al amor. Según Valera los ricos son más amados que los pobres, aun por las mujeres más desinteresadas. El dinero da buen humor, urbanidad y buena crianza, los ricos son incluso más graciosos. No se debe entonces extrañar que los ricos sean más amados y admirados. A una persona se la ama por ser limpia, bien criada, elegante, instruida… Y todas esas calidades se adquieren a través del dinero, luego a una persona se la ama por el dinero que se ha gastado en pulirse. No hacerlo sería una extravagancia o una locura. Vale, hay trampa en el razonamiento, pero una trampa muy bien urdida.

Tiene también comparaciones hilarantes:

Ocurre con los economistas lo que con ciertos filólogos, que estudian un idioma, pongo por caso árabe o chino, tan por principios, con tal reconditez gramatical y tan profundamente, que luego nadie los entiende, ni ellos se entienden entre sí, ni logran entender a los verdaderos chinos y árabes de nacimiento, contra los cuales declaman, asegurando que son unos ignorantes del dialecto literario y del habla mandarina.

Termina Valera su Meditación dando un único consejo a los gobernantes: gastar menos y producir más… Ése sí que resulta un consejo de plena actualidad.

En resumen, un libro, ya fuera su intención seria o cómica, muy divertido de leer. Como aventura Francisco de Cossío en una crítica sobre esta obra aparecida en el ABC el años 68, “si no se lee a Valera es porque han surgido tres generaciones sin tiempo para leer”, sólo por eso.

Google Custom Search
Tamaño de letra:

Imagen de portada:

José María Merino

Fotografía

Sumario

Este Lunes

Las lenguas prohibidas

Rafael rojas

El flamenco y América Latina: un habla de ida y vuelta

Fernando Iwasaki

Condenado por tener hambre: Pánfilo, el estado peligroso y la situación de los cubanos negros

Leonel A. de la Cuesta

Contra la impunidad

Sanjuana Martínez

Por una nueva concepción de la Sociedad, el Estado y el Derecho cubanos

Faisel Iglesias

¿Quién es Herta Müller?

Esther Andradi

La nueva utopía: Un día sin mexicanos & A wonderful world

Alfredo Antonio Fernández

Unos escriben

José María Merino

Otros miran

Gustavo Acosta

OtroLunes conversa

con Alejandro Aguilar

“No soy un escritor de academia”

con Alberto Chimal

“Renunciamos a nuestro libre albedrío para eludir responsabilidades”

con Lina de Feria

“No me arrepiento de nada”

con Manuel García Verdecia

“Nací en Marcané, en el batey de un central azucarero”

con Armando León Viera

“Viví diecisiete años como exiliado en mi ciudad natal”

con Juan Aparicio-Belmonte

“Mi fuerte no está en lo romántico”

Punto de mira

Ese imaginario llamado América Latina

 

Antonio Caballero
Antonio Skármeta
Eduardo Antonio Parra
Fernando Butazzoni
Javier Reverte
Leonardo Padura
Moacyr Scliar
César Verduguez

Cuarto de visita

Literatura Guaraní

En la misma orilla

El Diván, de Narrativa
a cargo de Amir Valle

Volar y Casting

José Lorenzo Fuentes

Relatos

Radio Puente

Héctor Huerga

Fragmento de Novela

Porcelana

Mariela Varona

Relato

Cine y literatura

Ricardo Bada

La lluvia que trajo el viento

Alcides Rafael Pereda

Relato

La tragedia de Regina

Roberto Quesada

Relato

Hasta el fondo

Yoenia Gallardo

Relato

La marmita, de Poesía
a cargo de Alberto García-Teresa

Manual para niños rusos

Rolando Jorge

Poemas

Claudio Bertoni

Dama del exilio

Oscar Kessel

Haikus

Rafael Álvarez Rosales

Otras voces hispanas

A cargo de Luis Rafael

El Caribe de Antonio Benítez Rojo

Ignacio Padilla, las búsquedas del presente

Las «cuatro estaciones» de Leonardo Padura

Elia Barceló y los mundos imaginarios

Recycle

La Revolución Cubana y el golpe en Chile: Jorge Edwards

Jorge Edwards

El Socialismo es Inviable, según las propias leyes de la Dialéctica Marxista

Roberto Álvarez Quiñones

De lunes a lunes

Anunciados en La Habana los Premios Alejo Carpentier y Nicolás Guillén

Actividades de cierre del 2009 en la editorial Iduna

Anatomía de un instante, de Javier Cercas, libro del año 2009 en España

Círculo de Bellas Artes de Madrid acoge la poesía de Juan Antonio Villacañas

Biblioteca de OtroLunes

Librario

A cargo de Recaredo Veredas

Última rumba en La Habana

Fernando Velázquez Medina

Traiciones de la memoria

Héctor Abad Faciolince

Vivir en otra lengua

Esther Andradi

Los huéspedes

Rubén Sánchez Trigos

Invisible

Paul Auster

De mecánica y alquimia

Juan Jacinto Muñoz Rengel

Un poco de crematística

Juan Valera

Una revolución pequeña

Juan Aparicio-Belmonte

Los últimos días de Michi Panero

Miguel Barrero

Comunión

Eloy M. Cebrián

Pero sigo siendo el rey

Carlos Salem

A cargo de Alberto García-Teresa

Semilla insólita

Lydia Zárate

Una mirada diversa

Xuan Bello

La pasión según Georg Trakl: Poesía y expiación

Hugo Mújica

Pájaro relojero. Poetas centroamericanos

Mario Campaña

Sustituir estar

Julián Cañizares Mata

Última función

Marcelo Uribe

La casa que habitaste

Jorge de Arco

A cargo de Lorenzo Rodríguez

Los libros y los días

 

Skype MeT!
OtroLunes. Revista Digital. Tlf: +34 644 469 467. info@otrolunes.com
  • Icono de XHTML 1.1 Válido
  • Icono de CSS 2.1 Válido
  • Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • Conforme WCAG 1.0 Nivel AA - Revisado con HERA.
  • TAW. Nivel doble A. WCAG 1.0 WAI

Web optimazada para resoluciones de 800 x 600 píxeles o superiores y para los navegadores: Firefox 2, Internet Explorer 6 y 7, Opera 9 y Netscape 8.1 para PC y Firefox para Mac.