OtroLunes. Revista Hispanoamericana de Cultura. Enero 2010. Antilde;o cuatro. Número once

Logotipo de la revista OtroLunes
Datos de la revista, enero 2010, año 4, número 11
otrolunes.com >> Sumario >> Librario

La casa que habitaste

Jorge de Arco
Premio Internacional de Poesía San Juan de la Cruz 2009. Madrid, Col.Adonáis. Rialp

Una alegoría del hombre

por Cecilia Álvarez

Portada del libro La casa que habitaste

En 1996, Jorge de Arco (Madrid, 1969), iniciaba su andadura poética con Las imágenes invertidas, libro que ya desvelaba un lenguaje cuidado y selecto, armonioso y elegante que le llevaría con el tiempo a asumir un estilo propio. Un estilo, que logra envolver al lector hasta los confines de una poesía que encumbra las palabras hasta otorgarles una sutil y elocuente belleza.

En 1998, publicaba Lenguaje de la culpa, al que seguiría De fiebres y desiertos (2000), La constancia del agua (2007) y ahora La casa que habitaste, (Col. Adonáis. 2009), con el que ha obtenido recientemente el Premio Internacional de Poesía San Juan de la Cruz, en su vigésima edición. Además de poeta, Jorge de Arco ejerce como Profesor universitario de Literatura Española, oficio que comparte con su quehacer de crítico, traductor y de director de la revista poética “Piedra del Molino”.

La casa que habitaste puede ser considerada como una alegoría del hombre, una sucesión de metáforas, de sensaciones donde poeta y ser humano se entrelazan para conformar un todo inseparable, una casa poética donde se albergan toda clase de sentimientos: el amor, la nostalgia, la frustración, la soledad…; una casa que guarda “el eco lastimado / de unas pisadas que no cesan nunca/ de resonar en los sombríos huecos/ del corazón”. Y  todo ello, abarcado por el denodado peso de la memoria latente y pertinaz, de la que el poeta no consigue desquitarse.

El libro, dividido en tres partes y una coda, va anudando el sentido simbólico de un hogar con un recuerdo habitado que ocupa los laberintos del pasado. Casa y memoria constituyen un solo cuerpo, un todo donde el amor se va revistiendo de pesadumbre y remembranzas que dan cabida a “delirantes auroras, estremecidas llamas”. El poeta quisiera desasirse de su pretérito, pero ella -la amada, sigue atada a los vericuetos de su ayer, a esa casa que no consigue cerrar del todo: “Con paso lastimado/ recorres los pasillos y te aferras/ a sus paredes,/ al solar de tu alma,/ para no ceder, débil,/ al pertinaz dolor de sus cimientos”.

La casa que habitaste es también un ventanal al tema existencial, una vía hacia la reflexión del hombre y el precio de asumir su madurez. El paso del tiempo le hace mirar al desconsuelo de la vida, a una inconstante derrota y al pesimismo, que se vislumbra en su poema “Ahora el luto soy yo”: “Sabe a muerte mi boca y a resina/ de árboles caídos, a crepúsculos/ al filo de otras lunas ignoradas”.  Pero el yo lírico lucha denodadamente por superar su derrota y se aferra a una ansiada esperanza, se convence a sí mismo sobre la necesidad de seguir adelante: “Cuando hiela por dentro,/ cuando todo es desdén  y lejanía/ y el negro buitre de la soledad/ desgarra con su corvo/ pico las galerías / del corazón, / un torrente de lava y amargura / arrastra lo que queda  de nosotros, / y hay que esperar sin llanto / que de nuevo amanezca / y un sol grande y distinto / nos conforte y confirme / que aún somos y latimos y respiramos, hombres / con la copla en los labios / y en los ojos la lumbre de volver a empezar”.

Sin embargo, sigue ahondando, en versos sucesivos, en una nostalgia que viene revestida de una tenaz ausencia que le sobrecoge: “Memoro el fantasmal hechizo de tu ausencia”, dirá el poeta en “Morada del otoño”. Alguien, al otro lado de los versos, personifica esa ausencia de la que no parece  lograr separarse. El poeta parece querer despojarse de los hilos del pasado: “Llega una fecha en la que el tiempo antiguo / comienza / a podar los abrojos del recuerdo”, pero pronto vuelve a encontrarse inmerso en el ayer, en la presencia de una amada a la que invoca desde el recuerdo: “Dame nuestra verdad de cada hora, / le digo a la alborada, / nuestra sed más pretérita, / la casa que habitamos, / nuestra agua, nuestro vino dulce, tibio, / regálanos de nuevo cuanto éramos, / las descalzas heridas que trazaron / nuestro resplandor último”.  Quizá sólo se trate de  “el duelo de ser hombre y ser condena”.

El poeta ha creado, en definitiva, una gran casa con innumerables espacios, unos, habitados por viejos fantasmas, otros sobrecogidos por sentimientos que se antojan eternos y que Jorge de Arco ha sabido engarzar poéticamente hasta hacer de “La casa que habitaste” un contundente referente de la verdadera poesía.

Google Custom Search
Tamaño de letra:

Imagen de portada:

José María Merino

Fotografía

Sumario

Este Lunes

Las lenguas prohibidas

Rafael rojas

El flamenco y América Latina: un habla de ida y vuelta

Fernando Iwasaki

Condenado por tener hambre: Pánfilo, el estado peligroso y la situación de los cubanos negros

Leonel A. de la Cuesta

Contra la impunidad

Sanjuana Martínez

Por una nueva concepción de la Sociedad, el Estado y el Derecho cubanos

Faisel Iglesias

¿Quién es Herta Müller?

Esther Andradi

La nueva utopía: Un día sin mexicanos & A wonderful world

Alfredo Antonio Fernández

Unos escriben

José María Merino

Otros miran

Gustavo Acosta

OtroLunes conversa

con Alejandro Aguilar

“No soy un escritor de academia”

con Alberto Chimal

“Renunciamos a nuestro libre albedrío para eludir responsabilidades”

con Lina de Feria

“No me arrepiento de nada”

con Manuel García Verdecia

“Nací en Marcané, en el batey de un central azucarero”

con Armando León Viera

“Viví diecisiete años como exiliado en mi ciudad natal”

con Juan Aparicio-Belmonte

“Mi fuerte no está en lo romántico”

Punto de mira

Ese imaginario llamado América Latina

 

Antonio Caballero
Antonio Skármeta
Eduardo Antonio Parra
Fernando Butazzoni
Javier Reverte
Leonardo Padura
Moacyr Scliar
César Verduguez

Cuarto de visita

Literatura Guaraní

En la misma orilla

El Diván, de Narrativa
a cargo de Amir Valle

Volar y Casting

José Lorenzo Fuentes

Relatos

Radio Puente

Héctor Huerga

Fragmento de Novela

Porcelana

Mariela Varona

Relato

Cine y literatura

Ricardo Bada

La lluvia que trajo el viento

Alcides Rafael Pereda

Relato

La tragedia de Regina

Roberto Quesada

Relato

Hasta el fondo

Yoenia Gallardo

Relato

La marmita, de Poesía
a cargo de Alberto García-Teresa

Manual para niños rusos

Rolando Jorge

Poemas

Claudio Bertoni

Dama del exilio

Oscar Kessel

Haikus

Rafael Álvarez Rosales

Otras voces hispanas

A cargo de Luis Rafael

El Caribe de Antonio Benítez Rojo

Ignacio Padilla, las búsquedas del presente

Las «cuatro estaciones» de Leonardo Padura

Elia Barceló y los mundos imaginarios

Recycle

La Revolución Cubana y el golpe en Chile: Jorge Edwards

Jorge Edwards

El Socialismo es Inviable, según las propias leyes de la Dialéctica Marxista

Roberto Álvarez Quiñones

De lunes a lunes

Anunciados en La Habana los Premios Alejo Carpentier y Nicolás Guillén

Actividades de cierre del 2009 en la editorial Iduna

Anatomía de un instante, de Javier Cercas, libro del año 2009 en España

Círculo de Bellas Artes de Madrid acoge la poesía de Juan Antonio Villacañas

Biblioteca de OtroLunes

Librario

A cargo de Recaredo Veredas

Última rumba en La Habana

Fernando Velázquez Medina

Traiciones de la memoria

Héctor Abad Faciolince

Vivir en otra lengua

Esther Andradi

Los huéspedes

Rubén Sánchez Trigos

Invisible

Paul Auster

De mecánica y alquimia

Juan Jacinto Muñoz Rengel

Un poco de crematística

Juan Valera

Una revolución pequeña

Juan Aparicio-Belmonte

Los últimos días de Michi Panero

Miguel Barrero

Comunión

Eloy M. Cebrián

Pero sigo siendo el rey

Carlos Salem

A cargo de Alberto García-Teresa

Semilla insólita

Lydia Zárate

Una mirada diversa

Xuan Bello

La pasión según Georg Trakl: Poesía y expiación

Hugo Mújica

Pájaro relojero. Poetas centroamericanos

Mario Campaña

Sustituir estar

Julián Cañizares Mata

Última función

Marcelo Uribe

La casa que habitaste

Jorge de Arco

A cargo de Lorenzo Rodríguez

Los libros y los días

 

Skype MeT!
OtroLunes. Revista Digital. Tlf: +34 644 469 467. info@otrolunes.com
  • Icono de XHTML 1.1 Válido
  • Icono de CSS 2.1 Válido
  • Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • Conforme WCAG 1.0 Nivel AA - Revisado con HERA.
  • TAW. Nivel doble A. WCAG 1.0 WAI

Web optimazada para resoluciones de 800 x 600 píxeles o superiores y para los navegadores: Firefox 2, Internet Explorer 6 y 7, Opera 9 y Netscape 8.1 para PC y Firefox para Mac.