Septiembre 2011. Año 5. #20

Tamaño de la Letra: Mayor | Normal | Menor



OtroLunes / En la misma orilla / Poemas, Rolando Jorge


 

Poemas

Rolando Jorge

Tintoreto: no pintas nada mío

La boa, no me di cuenta, encima debajo la boa, explota tren en cuanto a Damasco, cocodrilo y su hermana boa, piel independiente de escritorio, figura absoluta de la enfermedad. Imágenes en rebelión no parecen tan mal al mazo, regiones teatrales de 1920, eso desde luego.

***

Ya ves, la herida tiene risa de hotel con fisonomía q bebe y canta. Transporta insomnio crema sobre mesa de noche, con ciego harto de ortografías hincha fecha al pronunciar veces del frasco de facto. Ciegos gruñen al camino fantástica herejía de hogazas, eso desde luego sin boa

***

Odio los eternizadores momentos. Boa con carne en apuros radica en revés, zumba cuando es feliz. Abarca ámbito y designio. Tales alturas de la angustia me hubiera hecho calvo, maneras grandazas de lo cerrado. Aún, o mejor dicho, lo que puedas obtener del poder de la locura.

 

 

Primera Instancia

tambalea clan de iglesia que destila

próspero distrito notorializa a quien

del lado de Hughe al gritar en letrina

      circula por gérmenes

Entrepaño del dieciocho chochea referencias a masones del 72

Encrucijadas con permiso para ser felices en proceso de armas

barcos de Santiago                               conectan                       al clero

                            Aquí en este lote nadie recuerda calle con carros

familia sin abuelos dura meses o décadas

aunque alguien cante tapicero.

 

 

 48º

El fusil está estropeado y su única función es que se vea. En la música ningún pájaro sale del pantano. Garita con martas cebellinas alega falta de espacio para que el hombre haga el amor de espalda a drenajes y pabellones. Pedazos de tierra, terrenos baldíos sin patronímico pasan, sólo las estufas los reconocen, las estufas de Holanda. Duerme en los muslos del preso una vaca. (Tos y diarrea no tienen a menos que vivan sus vidas dos veces si han muerto bajo sombreros en forma de ele). Trata de «excelencia» cochero a soto delante de la puerta, sólo algunas voces hacen sonar arenas creyéndose crótalo. ¿Puede alguien definir el clima cuando termina por adaptarse al cuervo y al grisú? Invierno y verano son como abril, siguen ahí sentados con cejas y ganas de seguir bebiendo hasta convertirse en psicópatas. Parcela tose al buen camino. No está en mar con arañas Ninguno corre salvaje de botas (chinches expulgan tarjeta de la idea de comer). Cargo de cardenales llevan tal y tal fisonomía a quienes cucaracha se les seca encima. Cógela y pónla dentro de mi silla! Gatos de colas inmensas se hacen los difuntos  y con yelo y truchas a la cintura (como corresponde a la ley) esa seguridad sienten aunque permanezcan fugitivos.

 

 

bajo la nieve

                                                  para Heriberto Mora

 

al no estar adecuado a los fines, con ropa interior deteriorada bebe la esperanza de

poder volver a ver algún día  ***

‘ministerio de los picaportes’ llaman a su situación drogadictos y bandas de

funcionarios q sostienen teléfonos sobre páramos.

alguien (no sabe quién) ha estado esperándole por fin de lleno.

 

 

Del Autor

Rolando Jorge

(Cuba, 1955). Poeta y ensayista. Obtiene menciones en los concursos de poesía David y Julián del Casal (1985), ambos en Cuba. Reside en Miami, donde ejerce de lector y poeta full time. Su libro de poemas La cantante se va de gira se publicó en 2010 por Ediciones Silueta, en Miami.

Este Lunes »

Unos escriben »

Otros miran »

OtroLunes conversa »

Punto de mira »

Cuarto de visita »

En la misma orilla »

Recycle »

Librario »