Septiembre 2011. Año 5. #20

Tamaño de la Letra: Mayor | Normal | Menor




 

"El Estado se esfuerza por ahogar las voces"

Entrevista con el escritor cubano Ángel Santiesteban-Prats

Por Isbel Alba
Ángel Santiesteban

Hace apenas unos días un grito de auxilio real llegaba hasta mí en soporte virtual. El entrañable muro de Facebook —donde amigos y desconocidos nos dejan saludos, mensajes de amor o comentarios generalmente triviales— era portador de palabras cargadas de angustia y una terrible desesperanza. “Estoy siendo fuertemente presionado por la fiscalía, los jueces y la policía, viviendo bajo un clima de terrible represión. Les pido no me dejen solo, que en cualquier momento me llevan a prisión por ser un escritor libre, por tener mi blog Los hijos que nadie quiso. Aquí va este grito de auxilio”. Se trataba del reconocido escritor cubano Ángel Santiesteban-Prats.

Inmediatamente, sus amigos y colegas nos movilizamos y comenzamos a hacer pública su situación a través de diferentes medios de comunicación. Mi aporte a su causa es esta entrevista que le hice llegar la semana pasada y que el escritor, sorteando miles de obstáculos, ha tenido la deferencia de responderme.

 

Ángel, ¿cuándo comienzan a presentarse los primeros signos de este problema legal en el que estás implicado?

Luego de ser asaltado en 2009 por los miembros de la Seguridad del Estado, cuando me fracturaron el brazo, hubo una aparente tranquilidad. Y digo aparente, porque constantemente apresaban a mis amigos, los sometían por muchas horas a intensos interrogatorios para preguntarles si yo recibía dinero del extranjero, si tenía encuentros con extranjeros, sobre todo funcionarios de la SINA, etc.

Finalmente, decidieron manipular a Kenia Rodríguez Guzmán, ex pareja mía, en su momento pareja del Mayor Pablo, Jefe de los Jefes de Sectores del municipio Plaza. Ella tiene tratamiento psiquiátrico, y mucho de despecho al saber que yo mantenía una nueva relación amorosa. Entonces aceptó que la manipularan.

La idea de la Seguridad del Estado fue enviar a Rodríguez Guzmán a la unidad policial más próxima a mi vivienda. Luego, como por casualidad, se alquiló a 200 metros de mi apartamento. Así podían mantenerla cerca de mí. En ese tiempo pude verla con extranjeros y otros enamorados, como un vecino de casa de su madre. No hubo ningún contratiempo de mi parte, todo lo contrario, quería, necesitaba que rehiciera su vida y fuera feliz, en esa medida me dejaría en paz a mí. Pero dilema en sí, entre nosotros, no teníamos.

Cuando fui citado a la unidad policial y me dijeron que me había acusado de violación sexual, abrí los ojos tan sorprendido que el Investigador se rió. De inmediato, me dijo que luego ella había retirado el cargo puesto que no quiso ir a Medicina Legal. En esos casos es obligatorio que ellos la lleven al examen, pero no se hizo. Entonces hizo otra acusación sobre unas joyas familiares que supuestamente le sustraje, según ella, y cuando le pidieron fotos de las mismas, volvió a cambiar y pidió otra declaración, para no cansar, luego hizo una de un dinero que no pasaba de 150 cuc, y finalmente dijo que la había golpeado.

 

Siguiendo los pormenores del caso tal como lo narras en tu blog, se puede ver claramente que han fabricado un pastiche en el que predomina lo personal y acusaciones de mucho peso que han pasado a ser consideradas como reales en tu juicio sin que se hayan presentado pruebas formales, sin testigos ¿Qué opinas de la maniobra de la que eres víctima?

Se trata de un proceso plagado de irregularidades. Después que el oficial me narró la cadena de acusaciones, me hizo declarar, y dije donde me encontraba en ese horario y todos los testigos que estarían dispuestos a declarar. El oficial dijo que no sería necesario porque era evidente que Kenia Rodríguez Guzmán estaba enferma de los nervios. Y me dijeron que me marchara.

Luego, a consecuencia de que se podaron unas ramas con un machete, pellizcaron un cable eléctrico que emitía chispas; los vecinos del lugar donde se alquilaba le advirtieron que podían incendiarse las hojas secas que cubrían el techo. Cuando eso finalmente sucedió, en horas de la madrugada, ella no se encontraba en el lugar. No obstante, al día siguiente, me acusó de Intento de Asesinato. Nuevamente me citaron a la unidad policial, y volví a mencionar como testigos los vecinos que me vieron entrar y permanecer en mi casa. A la hora en que se produjeron los hechos yo dormía. Los agentes volvieron a decirme que estaban en la obligación de recibirles cada denuncia que hiciera, pero que era evidente su necesidad de dañarme.

Viviendo a 200 metros de distancia, imagínate cuántas veces debimos encontrarnos. Sin embargo, me cuidé tanto de que no sucediera que solo una vez coincidimos. Yo pasaba en auto, ¡y allá fue a levantar otra acusación de acoso!, pero la policía ya no la aceptó. Eso me dijeron luego.

Hasta entonces la Seguridad del Estado no había asomado el rostro, y comprendieron que tenían que tomar cartas en el asunto. Siete meses después de la primera acusación me llegó una invitación para el Festival de la Palabra en Puerto Rico. Ese fue el detonante para que la Seguridad interviniera. Burdamente recogieron el expediente con aquellas acusaciones alocadas y se la llevaron a otra unidad policial, la de Picota, y nombraron un nuevo Investigador. Me impusieron una fianza de 1.000 pesos con la intención de que no pudiera asistir al Festival de la Palabra donde me encontraría con Amir Valle, Karla Suarez, y de Cuba, iríamos Leonardo Padura y yo.

 

¿Qué motiva a un escritor reconocido en los medios oficiales cubanos a abrir un blog independiente, sin apoyo institucional? ¿Cómo se ha visto afectada tu vida intelectual dentro de Cuba después del lanzamiento de tu blog?

Antes de comenzarlo los amigos me dijeron que estaba loco. De hecho, Laurita, la académica Laura García Freyre, intentó persuadirme, porque sabía que afectaría mi vida y mi literatura. Pero yo insistí porque era una necesidad de siempre, yo soñaba con tener una esquinita de la última página de un periódico —así fuera el más desconocido y pobre—. Quería tener una columna semanal donde exponer mis interrogantes, mis sueños, los dilemas de aquellos inconformes que no tenían voz o espacio social para expresarse, ya fuera por falta de cultura, instrucción, o porque tenían miedo decir y enfrentar las consecuencias por no respetar la censura.

Después del lanzamiento del blog soy un fantasma en la cultura cubana, pero eso no me molesta. Si el precio es callar, no quiero aparecer, me basta con escribir y guardar, ya se publicará en Cuba en algún momento. Mira qué tiempo tuvo que pasar para que publicaran a Guillermo Cabrera Infante. Por suerte, la literatura sobrevive a los sistemas y sus dictadores.

Al final, creo que tenían razón aquellos que dijeron que debía estar loco para abrir el blog, pero soy un loco feliz, a pesar de todo.

 

En un principio, tu blog Los hijos que nadie quiso formaba parte de un selecto grupo de bitácoras que durante cierto tiempo estuvieron alojadas en el portal Cubaencuentro. ¿Cómo llegaste hasta allí? ¿Aportó esto mayor reconocimiento a tu obra?

Mira, yo no me propuse ser un disidente, como ahora me dice la oficialidad. Solo quería comunicarme, como ya te dije. Necesitaba ser transparente, en ese entonces llamé al Instituto Cubano del Libro, a su Presidente, que era el talibán Iroel Sánchez. Le pedí un espacio en Cubaliteraria u otro espacio digital. Entonces me preguntó sobre qué versarían los temas. Cuando le expliqué hasta se atoró. Me dijo en el acto que no, que el ancho de banda no era suficiente.

Entonces a través de Laurita, Laura García Freyre, Cubaencuentro me brindó el espacio. Estuve muy orgulloso de que hicieran tal deferencia con mi persona. No me preguntaron sobre qué línea política trataría, cuáles temas abordaría. No, sólo me dieron la bienvenida y me desearon suerte, además del apoyo incondicional.

Estoy seguro que aportó mayor reconocimiento y rapidez para encontrar lectores del blog. Y por supuesto, a mí como ser humano, porque me ligué a un grupo de intelectuales que respeto mucho por su literatura y su postura política.

 

¿Crees que tu relación con Cubaencuentro y el grupo de intelectuales que allí se aglutinan ha repercutido en el recrudecimiento de las medidas que se han tomado en tu contra?

No lo he dicho antes, lo que más le molestaba al Gobierno era que el blog había nacido en Cubaencuentro, y a través de escritores amigos me pidieron que abandonara, que me alejara, lo que no acepté, por supuesto. Luego llegó la golpiza.

 

¿Cómo te afectó el haber publicado en Café Fuerte—blog bloqueado dentro de Cuba—tu denuncia sobre las maniobras fallidas de la Seguridad del Estado para convertirte en un informante? ¿Crees que ello es la causa real de lo que hoy te está ocurriendo?

Por supuesto, el Teniente Coronel Jefe de Investigaciones de la Unidad de Picota me había dicho que el tribunal no aceptaba el expediente, a pesar de haberlo radicado. Eso era letra muerta, odio disuelto. Pero a partir de los post donde denuncio la manera en que obligan a ser agentes de la Seguridad del Estado, se molestaron, volvieron a intensificar las denuncias. Les herí en la parte que más le duele y están dispuesto a hacerme pagar la osadía.

 

Eres parte indiscutible del joven movimiento que hoy se conoce como blogósfera alternativa cubana. Tu blog forma parte del portal Voces Cubanas. ¿Crees que ese movimiento está jugando algún papel en el fortalecimiento de la sociedad civil cubana? ¿Cómo se explica esto con la baja tasa de conectividad que hay en la Isla?

La blogósfera alternativa está ganando el espacio a pesar de las presiones gubernamentales por no perder terreno. El Estado se esfuerza por ahogar las voces, silenciar los esfuerzos y talentos. Reconocemos como líder natural y precursora de este camino a Yoani Sánchez, quien nos dio su experiencia, compartió sus motivos y la técnica. Estoy seguro que en la medida que la blogósfera cubana esté unida seremos más fuertes, y la oficialidad pensará mejor cada movimiento que atente contra cualquiera de nosotros.

En la medida que la blogósfera se fortalezca ellos irán creando muros para impedir el acceso de la población. Llegar a la internet es difícil, sólo la poseen algunos profesionales, y la mayoría tiene miedo superar la censura. Todos estamos bloqueados. Por estos días me robaron el GMail por algunas horas. Dicen que son los estudiantes de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), que entran para robar información e intervenir tu correo y hacer que lo pierdas. Son un ejército de hackers que hacen difícil la subsistencia de la blogósfera alternativa. Somos su interés más urgente e importante para aplastar.

 

Para quienes seguimos de cerca los asuntos de nuestra isla, los abusos de poder cometidos contra los intelectuales a lo largo del período post-revolucionario son un leitmotiv. ¿Qué opinión te merecen los comentarios de las personas que afirman que hay cambios en Cuba?

El Gobierno los engaña, como ha hecho en estos 52 años. No existe ningún cambio que beneficie al pueblo cubano, ¡menos aún a los intelectuales que no son bien vistos! La economía es un desastre y no van a levantarla ahora en medio de la crisis global. Solo intentan ganar tiempo. Los hermanos Castro no quieren que los juzguen en vida. Intentan morir en sus camas sin que tengan que pagar sus muertos. Están creando la gran jugada, salvar su familia, las fortunas que poseen, y aún sin renunciar a la posibilidad de que un hijo de ellos continúe con el poder. Los nombres que se debaten son entre Mariela y Alejandro Castro, los dos hijos de Raúl. Los están dejando desarrollar sus estrategias para epatar al pueblo de Cuba y ver quién convence.

De un lado, tenemos a la Mariela con sus aires europeos de clase alta, abierta a agrupar los grupos más perseguidos —salvo los blogueros—. Aunque no me extraña que intente un acercamiento y aspire a comandarlos también, y en un próximo cumpleaños de Fidel la “Nueva Blogosfera Alternativa” le dedique críticas constructivas sobre errores del pasado. Y hasta parece un chiste, pero ni a Pepito el de los cuentos cubanos se le hubiera ocurrido una broma mayor que hacerle una boda de una transexual con un gay en su día de nacimiento. No le encuentro el simbolismo, ni la broma, ni el regalo.

Por otro lado, tenemos a Alejandro Castro, es Coronel y tiene mentalidad militar, escribe libros de historia militar, también es una alternativa en caso de que la población acepte un modelo híbrido entre su padre y el tío.

 

En situaciones precedentes de abuso contra otros intelectuales cubanos las denuncias en las redes sociales han jugado un papel preponderante al despertar la solidaridad de miles y miles de personas en todo el orbe. Recientemente, Gorki Aguila y Yoani Sánchez —dos figuras que han logrado cierta protección gracias a la visibilidad que les ha brindado Internet— se hicieron eco de la injusticia de la que eres víctima en las redes. Además, en los últimos días se ha abierto un grupo de apoyo en Facebook y se ha hablado de tu caso en Twitter. ¿Qué opinas de la movilización que ha generado tu caso en Internet? ¿Crees que esto cambie algo en tu situación?

Estoy seguro que sí, es de una ayuda insuperable el apoyo que nos brindan los medios en internet. El Gobierno cubano que intenta desacreditarme termina esquilado. Puede convertirse en una pelea mediática. Podrían dedicarme una mesa redonda o un programa especial para nacionalmente dar a conocer sus calumnias. Y dentro de la Isla es muy difícil hacerles llegar la verdad a la población que no tiene acceso a la noticia de internet. De todas formas, confío en la verdad, la insidia nunca prospera.

Por otro lado, pienso en la experiencia más cercana que tenemos, la del español Sebastián Martínez Ferrate, los medios y el Gobierno español (al menos en apariencia) estaban interesados en el periodista. Sabemos que es inocente de los cargos que le imputan y, sin embargo, a pesar de todo, lo sancionaron a siete años de cárcel. Cuando los que habría que sancionar es a los gobernantes que dejaron proliferar la prostitución infantil ante sus ojos y voltearon el rostro para fingir inocencia.

 

En el grupo “Apoyo al escritor cubano Ángel Santiesteban-Prats” en Facebook han preguntado tu número de expediente y el nombre de tu abogada. ¿Puedes compartir esa información con los lectores?

La abogada se llama: Lic. Lourdes Azúa, pertenece al bufete que está en Carlos III. Jurídicamente, me ha asegurado que el proceso está plagado de violaciones y arbitrariedades. Por ejemplo, es sorprendente que la causa después de ser radicada con el número 109/2010, en la Sala Primera de lo Penal, del Tribunal Provincial de Ciudad de la Habana, con fecha de señalamiento de juicio oral el 13 de abril de 2010, fuese suspendida hasta la fecha. La causa fue devuelta a la policía nuevamente como fase de instrucción policial, cuando esto sólo puede ocurrir en caso de abrirse el proceso al juicio oral y durante su desarrollo surjan elementos no conocidos en el transcurso de la investigación que permitan nuevas prácticas de pruebas (ver Art. 351, sumario instrucción complementaria según la Ley de Procedimiento Penal). En este caso no procede al no haberse celebrado el juicio oral.

 

Un último comentario…

Bueno, por estos días espero finalmente que el Tribunal Provincial acepte, bajo la presión de los funcionarios políticos, realizar el juicio. Porque hasta el momento sólo tenemos la petición Fiscal de 15 años de cárcel. Algo curioso, la misma cantidad que en principio le pedían a Sebastián Martínez Ferrate.

No queda otra opción que esperar. Por suerte no han lastimado mi creación literaria. Todo lo contrario, ellos son tan creativos de lo burdo, que podría iniciarse un nuevo género en la literatura cubana.

Lo demás es continuar leyendo la Biblia y la obra martiana, aseguro que no hay mejor tiempo invertido.

Muchas gracias a Cubaencuentro por la posibilidad, como siempre, una nube generosa que nos cubre de los rayos de sol que lastiman.

Nota del Editor

Publicado en el sitio digital Cubaencuentro el 17 de agosto de 2011.

Este Lunes »

Unos escriben »

Otros miran »

OtroLunes conversa »

Punto de mira »

Cuarto de visita »

En la misma orilla »

Recycle »

Librario »