Poetas canarios conversan sobre la poesía canaria

Entrevista colectiva

Por Juan Francisco González-Díaz

poetas-canarios-portada-entrevista-final

 

 

¿Cuáles considera Usted que sean las características más relevantes de la actual poesía canaria?

 

chica-Antonio-Arroyo-Silva

Una característica muy importante de la poesía canaria se produce en el hecho de su amplitud de miras. El poeta en estos tiempos puede comunicarse sobre todo por internet y se hace más “visible”. De esta manera puede publicar o simplemente compartir fuera del ámbito geográfico, incluso en las grandes editoriales.

De esta manera, el mestizaje que caracteriza a la poesía canaria se ha incrementado considerablemente, lo cual es positivo, pues nos hace soltar la loza del folclorismo. Hablamos, pues, de un universalismo, tal como lo planteaba Domingo Pérez Minik, con revisión incluida.

 

 

chica-Rosario-Valcarcel

Nuestra poesía como toda  la poesía insular está presente el sentimiento del paisaje como Paraíso. Del mar, de ese mar que nos aleja y nos acerca y el mundo sensible del amor conjugado con versos gozosos, con el erotismo. Aunque actualmente la poesía está pasando por un cambio en el proceso poético porque se ha enmarcado en el signo de la fatalidad, de los tiempos de crisis.

 

 

chica-Jose-M-Junco

Afortunadamente, en Canarias la poesía, de profundo arraigo en las islas, está ampliamente representada en todas sus manifestaciones, desde la poesía radical o del silencio, a la paisajística, pasando por derivaciones que abarcan prácticamente todas las sensibilidades que existen también en el resto del Estado, aunque la condición isleña da siempre un rasgo diferencial y único. Aquí, el mar también escribe y tal vez nuestra labor no sea otra que la de “copiar” con más o menos fortuna las poemas que escribe el mar.

 

 

chica-Santiago-Gil

Creo que lo que caracteriza a la poesía que se escribe ahora mismo en Canarias es su diversidad y los distintos manejos del lenguaje y de los temas. No hay uniformidad y cada cual ha bebido en distintas fuentes literarias. Cada poeta es una isla dentro de la propia isla que si acaso se encuentra en el horizonte del océano, que es al final el destino de todos nuestros versos y de nuestros sueños.

 

 

Javier Cabrera. JFG-D

Sin duda, la diversidad de discursos y de orientaciones, tanto líricas como de pensamiento, que trata la obra de los distintos poetas. Hablo, por supuesto, de la buena poesía, la que parte de la conciencia de la creación de un universo propio en cada autor y la que entiende que sólo en la convergencia de los discursos puede crearse ‘corpus’ futuro de esa poesía, en el espacio, tiempo y conciencia, de su creación y concreción.

Contrariamente a lo que se crea, o pueda opinar, nunca se ha escrito mejor poesía en Canarias que actualmente y nunca ha habido una incorporación de mayor relevancia que ahora de voces nuevas con tan nuevas variantes; y en los que se aprecia, con nitidez, una claridad de discurso y de propuestas.

 

 

chica-Ernesto-Suarez

La respuesta no es fácil. Por de pronto, habría que delimitar a qué puede referirse uno cuando usa el calificativo “actual” para hablar de poesía canaria. Se me ocurren dos opciones, quizás tres, para afrontar el asunto. En primer lugar, si aceptamos el criterio aportado por Miguel Martinón para la antología que titula, precisamente, “Poesía canaria actual”, nos podríamos estar refiriendo a la obra de un conjunto amplio de poetas que comienzan su actividad literaria entre 1980 y 2001. Si bien el arco temporal es, quizás, demasiado amplio, permite acotar más de 150 libros publicados por una treintena de autores, la mayoría de los cuales ya han alcanzado una etapa de significativa madurez creativa. Así, es factible afirmar que la poesía canaria eclosiona precisamente con estas obras, desarrollándose y diversificándose como nunca antes. Con todo, entiendo que, pese a tal multiplicidad, de alguna manera todos estos escritores y obras comparten conflictivamente dos claves metapoéticas. Por un lado, la revisión del concepto de modernidad literaria y, por otro, la actualización de la historia social y del geolecto como fundamento de la escritura poética insular. En segundo lugar, es posible equiparar “actual” con “última” o incluso con “joven”. En este caso (y asumiendo el criterio sociológico al uso) estaríamos hablando de la creación poética de los menores de 30 años. En mi opinión, nos hallaríamos ante autores que aún no han encontrado su problema esencial de escritura y que mantienen demasiadas deudas con alguno de aquellos otros que los preceden. De hecho, no soy capaz, mediado ya 2013, de reconocer líneas fuertes, vivas y críticas de poetización: apenas alguna individualidad (que no singularidad) y ninguna propuesta grupal o colectiva reseñable. La tercera opción acaso tenga que ver con lo que pueda estar distinguiendo a uno y otro conjunto de autores y al valor poético atribuido al territorio, al lugar y, en sentido más amplio, a los procesos de reflexión sobre la identidad personal y colectiva. Esta tercera posibilidad incorpora, de hecho, el cuestionamiento en si de una poesía que, hoy por hoy, sea viable describir como poesía canaria.

 

 

chica-Maria-Jesus-Alvarado

Canarias ha sido siempre un lugar inmerso en la poesía, del que han surgido grandes  poetas de mirada universal, a pesar de escribir muy ligados a la tierra que pisamos y al mar que nos circunda. En estos momentos la poesía canaria está muy viva, hay muchos y buenos poetas, de diversos estilos  e inquietudes y con enorme capacidad creativa. Es interesante la cantidad de actividades que se generan en torno a la poesía y el creciente interés por parte del público en un género casi siempre minoritario.

Esta gran actividad poética actual, aún siendo positiva y estimulante, debe ir acompañada siempre de un alto espíritu autocrítico y de humildad, características imprescindibles en todo buen artista para no caer en la mediocridad y alcanzar altas cotas de calidad, que se traducirán en lectores cada vez más sensibles y exigentes. Pues hemos de tener en cuenta que la calidad de un escritor debe medirse, sobre todo, por la altura de sus lectores. Las nuevas tecnologías contribuyen ahora positivamente en la difusión de la creación literaria, tanto entre las islas (los autores de distintas islas somos muchas veces grandes desconocidos), como en toda la patria poética extendida a lo largo y ancho del planeta.

 

 

chica-Antonio-Jimenez-Paz

Lo primero que me viene a la cabeza es su pluralidad, pero pronto caigo en la cuenta de que la pluralidad es propia de cualquier espacio acotado, en cuanto que estamos atendiendo a un conjunto de poetas que dan lugar a una producción poética territorial y que viene determinada por la suma de peculiaridades de cada uno de los autores que la conforman. Dicho esto, no sé hasta qué punto se puede y debe hablar de “poesía canaria”. Personalmente prefiero hablar de “poesía escrita en Canarias”, lo que sí que permite mejor dilucidar ciertas características propias y constantes dentro de su natural pluralidad:

-Poesía nómada: en cuanto que el escritor canario es un ser que entra y sale de su pequeño territorio tricontinental, alimentándose con facilidad de culturas que le son ajenas.

-Poesía aislada: porque, en líneas generales, apenas en su historia ha sido tenida en cuenta e incorporada a una totalidad superior a la que, perteneciendo, se la ignora.

-Poesía isleña: en cuanto que viene matizada por las características geográficas en la que se desarrolla y cuya idiosincrasia le aporta un toque distintivo y particular.

-Poesía libertaria: en cuanto que todas las anteriores características se conjugan sin tener que aceptar patrones determinados que den lugar a un forzamiento creativo de cualquier tipo.

 

 

chica-Alicia-LLarena

Quizás el carácter altamente heterogéneo de los autores y poéticas, tan diversas entre sí, desde la poesía que se interroga por el lenguaje mismo o la que apela de forma intertextual a textos y elementos de la cultura universal, clásica o contemporánea, hasta la que aterriza, con un lenguaje más sencillo y cotidiano en contenidos sociales, eróticos, metafísicos, existenciales. Y probablemente, también, la enorme floración de poetas que, más allá de su calidad puramente literaria, dan cuenta de la importancia que recobra el género en estos días. De algún modo pareciera que asistimos a un renacimiento de la poesía, y que su carácter primario y oral la ha convertido en el género más comunicativo de estas horas.

 

 

chica-Cecilia-Dominguez

Debo decir, antes que nada que, a pesar de esta nueva era globalizada y de los grandes avances en la comunicación, la poesía canaria sigue siendo una gran desconocida. Podríamos  aducir la excusa de nuestra condición ultraperiférica, de la mercantilización literaria, algo que dado los avances de internet  no se sostiene demasiado. Pero, aunque estos dos factores puedan condicionarla, lo cierto es que ni siquiera en las Islas se conoce a sus poetas. ¿Falta de interés? ¿Por parte de quién o quiénes? ¿Falta de difusión? ¿Falta de valorización?…Esto daría para mucho tiempo.

Ciñéndome ya a lo que se me pide en la pregunta, pienso que una de las características más relevantes de la poesía canaria es nuestra conciencia de escribir en un territorio periférico, con sus ventajas e inconvenientes. Por un lado, la apertura a las corrientes culturales universales, lo que explica  otra característica: la gran variedad de voces, estilos y tendencias, de tal forma que podemos observar  como en antologías que recogen la obra de varios autores coetáneos, las diferencias entre unos y otros son palpables.

Por otro, esta misma condición periférica nos hace conscientes de nuestras propias carencias, condición que opera y no siempre desde un punto de vista negativo, más bien todo lo contrario, en nuestra visión del hecho poético.