Marco Tulio Aguilera Garramuño

Dossier

marco-tulio-aguilera-portada-dossier-otrolunes30

Marco Tulio Aguilera Garramuño es un escritor colombiano, ¿quién lo duda?, pero lo cierto es que él tampoco niega que se siente tan deportista como escritor, que se confiesa un eterno buscapleitos, un inconforme con lo que escribe él mismo y los demás, alguien a quien no le importa caer mal si ello se deriva de ejercer el único derecho al que jamás ha renunciado: el de decir lo que piensa. Dueño de una amplia trayectoria escritural, es para muchos el autor de algunos de los más interesantes libros de la literatura colombiana contemporánea.

No podemos definir mejor a este colombiano criado en Costa Rica, estudiado en Estados Unidos y enraizado en México que con estas palabras de Gustavo Álvarez Gardeazábal:

…fue el más aventajado de mis alumnos en el ya mítico Taller de Escritores de la Universidad del Valle hace treinta años. Entonces Marco Tulio tocaba violín y jugaba básquetbol. No sabía de otras cosas todavía. Marco Tulio quería estudiar filosofía no para aprender a pensar sino para hacer creer que pensaba más que sus maestros y que era mejor filósofo que los filósofos de los libros que leía. (…) El primer libro se lo publicaron en la Argentina y allí supimos que su mamá, doña Ruth era argentina.  Después comenzó a hablar sobre un pueblo llamado San Isidro del General y casi nadie le entendía, pues la ignorancia geográfica que teníamos la mayoría de los seres humanos que llenábamos el recinto de la Universidad del Valle era grande. Hablaba de un mitológico San Isidro del General.  Quienes conocíamos el mapa de Costa Rica sabíamos que tal pueblo sí existía, pero otros creían que Marco Tulio, como casi todas las cosas, se las estaba inventando. Continuó su trasegar y prefirió abonarse a la lista de los que se iban. (…)

Pasaron los años, Marco Tulio se refugió en una universidad norteamericana gracias a una de esas cosas que uno sabe hacer en la vida, como es mandar recomendaciones a tiempo. Por supuesto, Marco Tulio pretendió que la moralidad que él tenía frente a los actos y que ahora se le ha recrudecido, era muchísimo más importante que cumplir con los compromisos de la égida norteamericana y de los estrictos cánones de las universidades norteamericanas. (…) dio el giro y de pronto terminó en la Universidad Veracruzana desde donde ha azotado a la literatura mexicana país haciéndoles creer que nadie es mejor escritor ni más prolífico que él.

(…) Marco Tulio se negó durante 28 años a demostrar que es un gran escritor, a demostrar que sabe hacer literatura y que además, todavía, pese al neoliberalismo, cree en ella.

OtroLunes, entonces, agradece a Marco Tulio Aguilera Garramuño, en primer lugar, que lleve ya un largo tiempo aportándonos su singular mirada como columnista y, en este especial momento, que nos haya permitido la posibilidad de invitarlo a este dossier literario, donde pretendemos acercar a nuestros lectores hacia ese mundo personal, irreverente y marcado por la libertad que es su vida como ser humano y como escritor.

Amir Valle

Director General

 

*****