LLuvia de cuentos

Sobre el libro Con fondo de lluvia, de Enrique Jaramillo Levy

Pedro Crenes Castro

Con fondo de lluvia
Enrique Jaramillo Levy
Editorial Universidad Estatal a Distancia, Costa Rica, 2014

 

enrique-jaramillo-librario-otrolunes33Recuerdo ese arrullo, ese recio crepitar del aguacero contra el zinc del techo de la casa de mi abuela donde me crié. Esa torrencialidad, ese caer parejo e inundante es lo que tienen estos cuentos del escritor panameño Enrique Jaramillo Levi (Colón, 1944) que publica la Editorial Universidad Estatal a Distancia de Costa Rica con el título, “Con fondo de lluvia”.

Jaramillo Levi, inquieto formalmente, no se encorseta en cada libro a una fórmula. Su producción, por prolífica, no es una factoría de cuentos cuadrados e iguales. Es un escritor eficiente y a la vez excelente, con un nivel de auto exigencia que le convierte en uno de los nombres más relevantes del cuento.

En este libro, el desafío es la brevedad. Mientras otros autores necesitan de un trecho muy largo para narrar, aquí el panameño nos secuestra, nos lleva por su historia y cuando creemos haber dado con la clave del cuento, aparece una finta, un quiebro que como en el futbol o el baloncesto, deja al defensa, al lector, clavado, viendo aparecer una conclusión eficaz y precisa que asombra.

El gran acierto de este libro, formalmente, es la eficacia de las imágenes, la emoción que se arranca en el lector dándole escenario, atmósferas y acción a unas historias que si bien son breves esconden una intensidad ya conocidas en el autor en otros libros suyos. Aquí vemos una de las mejores armas del panameño: la minuciosa y precisa construcción de situaciones dinámicas que impiden que el lector se relaje.

¿Cuántos temas se pueden abordar en un libro de cuentos, sin aburrir, si parecerse siempre uno al otro? En esto también, la escritura de Jaramillo Levi arriesga y gana, dada, como ya dijimos su dilatada y prolífica producción. Ni mucho es peor ni poco es mejor. En literatura lo que cuenta siempre es el oficio, la técnica, la maldita bendición de contar una buena historia.

Varios de estos cuentos retratan al escritor en su oficio, una idea que en diversos ensayos el autor de “Luminoso tiempo gris” ha abordado y que le ronda siempre en sus reflexiones técnicas. Pero en los cuentos como “Los abajo firmantes”, “Con fondo de lluvia” o “Escritor/texto/lector” o “De mil amores” vemos sus teorías cobrar vida, transformarse en puro cuento.

Desde un ex dictador encarcelado hasta dos amantes que escriben en la distancia el mismo cuento, o el profético “Panamá, 2015” el autor de “Con fondo de lluvia” nos pasea por estas 42 historias que van de lo fantástico a lo histórico, de lo de hoy a lo de siempre y hasta el futuro, de lo de dentro y fuera de este mundo.