Francisco Alejandro Méndez

Dossier

Francisco-Alejandro-Mendez-Portada-Dossier-OtroLunes-33

Francisco Alejandro Méndez es, sin dudas, uno de los cuentistas latinoamericanos más originales y prolíficos de las últimas décadas. Sigue siendo, en un mundo regido por la novela, un fervoroso defensor del cuento y de su utilidad para reflejar la convulsa realidad que sufren nuestros países de América. El arte de contar historias le viene por herencia familiar desde que su abuelo Francisco Méndez, murió de leucemia a los 52 años, algo mágico, quizás un mensaje que se quedó en la atmósfera familiar y fue recogido, o tomó posesión del cuerpo y el espíritu del nieto de aquel hombre que es considerado (como hoy su nieto) uno de los nombres imprescindibles del cuento en Guatemala.

De esa raíz bebió Francisco Alejandro Méndez desde muy joven, pues confiesa que sus primero años transcurrieron en espacios llenos de libros dedicados a su abuelo por grandes escritores del siglo XX: Neruda, Vallejo… Y un día se descubrió él mismo un contador de historias, un narrador, de modo que no ha vuelto a hacer otra cosa desde entonces. Confiesa Francisco Alejandro Méndez que en su formación hay una amalgama de sentimientos, vivencias, influencias, que van desde esa mítica historia ancestral de pertenecer a una cultura que inventó el cero y llega hasta las más recientes oleadas de violencia en las calles de su país; que van desde la magia de una exuberante naturaleza hasta la magia triste de la pobreza que se lleva cada año miles de personas a la tumba simplemente por hambre; que van desde la presencia de su abuelo en la historia literaria de Guatemala hasta la labor titánica que él mismo ha desempeñado al publicar el primer Diccionario de Autores Guatemaltecos y seguir empeñado en que el resto del mundo recuerde que existe una región llamada Centroamérica, un país conocido como Guatemala y escritores que, al igual que otros colegas en el continente americano, hacen una obra digna de traspasar las fronteras nacionales y adquirir reconocimiento internacional.

Guatemala aparece, bajo el prismas de Francisco Alejandro Méndez, como un país donde “Tenemos una de las cifras más altas de analfabetismo y un Premio Nobel de Literatura; uno de los países donde más se violan los derechos humanos y un Premio Nobel de la Paz. Es un país de contrastes, que, al final de cuentas te alimenta”. Nos habla este narrador desde la esencia misma de su nación, de su país, de su naturaleza y de su cultura: cuatro términos que, al ser utilizados en sus historias contadas o noveladas, le confieren a su obra el poder de ser una voz única, personal y, al mismo tiempo, ser también la voz de ese país centroamericano de tanta cultura y tanta historia que es Guatemala.

Creador de inolvidables personajes, poseedor de un poder de utilización del diálogo que le sirve para definir psicológicamente y dramáticamente a sus personajes, y dueño de una prosa fluida, musical, colorida y exuberante, Francisco Alejandro Méndez sabe, además, seleccionar de la traumática realidad guatemalteca esas historias que son el perfecto material para una perfecta y vívida historia literaria.

OtroLunes se honra de tenerlo entre sus columnistas habituales y, en esta ocasión, de que accediera a ser nuestro invitado de honor en este dossier.

Amir Valle
Director General

 

*****

 

Galería