"Giulia Sardus una iniciativa de auto publicaciones de libros de literatura infantil y juvenil "

Entrevista al escritor cubano Juan Carlos Romero Mestre

Por Amir Valle

Juan-Carlos-Romero-Mestre-1-entrevista-OtroLunes35

Bajo el pseudónimo de Douglas Lee Foster escribe un médico cubano que vive en Sassari, Italia, y que ejerce como tal en España. En el año 1998 afronta problemas políticos en su trabajo, que culminan con su expulsión del Instituto Nacional de Endocrinología de la Habana. En el año 2002 logra escapar a Italia, donde trabaja en sus inicios como profesor de lengua española en el Instituto Magistral M. di Castelvi, en Cerdeña, y realiza una pasantía en el Servicio de Diabetología de la Clínica Universitaria de San Pietro. Allí realizó traducciones de cuentos infantiles del escritor Franco Enna para el proyecto literario italiano “Un mar de sueños”, cuyos libros fueron donados a niños de Cuba y de varios países latinoamericanos. Además, participó en la Semana de la Cultura Española en Italia como director y dramaturgo del espectáculo musical “Somos cubanos”, en el teatro Verdi de Sassari.

Es colaborador del sitio digital Cubaencuentro y ha publicado entrevistas a escritores en la revista literaria OtroLunes; y otros artículos, en medios digitales. En el 2006 autopublicó su primera novela titulada ¿En qué estarán pensando los escalares? Su primer libro de la serie juvenil «Giulia Sardus», traducido al italiano y al catalán, es El oro rojo de Giovanni. Y La maldición de las brujas de Galura es su segunda entrega en la misma colección. La saga compuesta por los libros Marcelino el pelícano y los oficios más raros del mundo y Marcelino el pelícano y los lugares más raros del mundo está traducida al inglés y pertenece a la nueva colección «Islas mágicas».

 

 

¿Qué es el Proyecto Literario “Giulia Sardus”?

Juan-Carlos-Romero-Mestre-2-entrevista-OtroLunes35

El proyecto «Giulia Sardus» es una iniciativa de autopublicación de libros de literatura infantil y juvenil (LI y J) multilingües, en formato electrónico y en papel, dentro del cual, un equipo de editores, ilustradores, maquetistas, correctores ortográficos y tipográficos asimilan la cascada de la edición tradicional para la obtención de un libro con patrones de calidad similares a los que ofrece una editorial tradicional, teniendo en cuenta que nadie puede estar más interesado que el propio autor en obtener un libro de calidad. Nació como un homenaje a un gran amigo, desaparecido de forma inesperada, Giovanni Fenu, funcionario de cultura de la región de Cerdeña, integrante del proyecto infantil italiano surgido en Cuba, conocido como «Un mar de sueños». Loris Romagnoli, Giovanni Fenu y un grupo de notables intelectuales italianos dedicaron muchos años a cimentar este proyecto, destinado a traducir cerca de medio millón de libros para niños, al inicio del período especial en nuestro país y, después, en el resto de los países de América Latina.

En homenaje a su labor surgió El oro rojo de Giovanni, ambientado en Oschiri, la ciudad natal de mi amigo. En segundo lugar, me alimenté del hecho imperioso de que mi hija de apenas ocho años no leía casi nada y estaba enajenada con las series de televisión. Todo lo dicho, sumado a la presunción de que mi hija siga leyendo y pueda ampliar a través de la lectura sus tiernos horizontes culturales, es un objetivo más que suficiente para continuar perfeccionado el proyecto.

 

¿Por qué el nombre?

Giulia proviene del nombre de mi hija y Sardus es el nombre del dios mitológico de los habitantes de Cerdeña, los sardos nurágicos, que se veneraba en el templo de Antas y que proviene de la antigua África del norte, en Libia. Sardus Pater es el hijo del dios Makeris.

 

¿Cuáles han sido los títulos hasta ahora publicados y próximos títulos?

Los títulos hasta ahora publicados dentro de la colección «Giulia Sardus» son: El oro rojo de Giovanni, La maldición de las brujas de Galura y Marcelino el pelícano y los oficios más raros del mundo. Recientemente, terminado y traducido al inglés en fase de proyecto gráfico se encuentra Marcelino el pelícano y los lugares más raros del mundo.

Los próximos títulos en arribo inmediato serán la tercera parte de la saga «Giulia Sardus», titulada El oráculo de Sicilia, que está en fase final y, para variar, un trabajo diverso, siempre ambientado en el ámbito de la insularidad, titulado El colmenero trashumante, basado en el mundo fascinante de las abejas, el cual estará incluido en la colección «Islas mágicas». Existen traducciones de los libros terminados, en los idiomas español, inglés, italiano y catalán.

Como sería de esperar, un libro escenificado en nuestra isla de Cuba es el próximo objetivo y ya he realizado una revisión profunda sobre un tema muy interesante para recrearlo con el debido rigor.

 

¿Qué retos tecnológicos, editoriales y promocionales has encontrado para realizarlo?

La autopublicación es una empresa de alto riesgo y en competencia con medios audiovisuales tan poderosos como los videojuegos, los dibujos animados, las series de televisión, el cine, entre otros. En el modelo convencional, el autor entregaba sus textos y el editor se encargaba de todos los gastos de edición. En fin, los editores asumen el riesgo y las consecuencias del proceso de elaboración de un producto en el segmento de mercado literario a que se dediquen en cuestión. Es muy triste decirlo, pero el libro es un producto cultural del que los escritores raras veces se alimentan. En la autopublicación el autor asume el rol de la editorial, incluyendo todas las pérdidas o supuestas ganancias de su proyecto. Pero no hay que engañarse, esto se hace más por amor al libro que a los negocios.

Juan-Carlos-Romero-Mestre-3-entrevista-OtroLunes35

Los retos tecnológicos han sido enormes, la literatura mundial se ha regido por el dictamen de los editores que determinan qué cosa se debe leer. En este siglo los editores están cambiando el modo de relacionarse con los autores; ya han pasado de ofrecer el ocho o diez por ciento de regalías a los creadores a ser compañeros de viaje de los autores durante la edición de un libro. La autopublicación aumenta cada día con más fuerza en los países anglosajones y algún día llegará a mundo hispanoamericano, como otra forma de comunicación entre los autores y los lectores, sin desdeñar a la edición tradicional. En un futuro cercano, los editores pasarán a ser parte, como un miembro más, de los equipos de autopublicación de los escritores. Como sucede en el cine, donde los actores se han convertido en excelentes productores y directores de cine.

Un conocido editor dijo una vez que los autores escribían textos y que los editores hacían libros. Pero esa afirmación en el siglo presente es letra muerta y cada vez las editoriales deberán ensayar modelos mejorados de cooperación y no de imposición con los autores.

Todo esto me ha obligado a profundizar en el mundo del campo editorial, participado en cursos de autopublicación; talleres en Barcelona; estudiando de forma autodidacta sobre edición, maquetación en papel, que en el caso del libro infantil es mucho más complejo debido a las ilustraciones, y los nuevos formatos de maquetación electrónica de libros como mobi y ePub.

Pero nuestra formación aún está lejos de alcanzar a la un editor tradicional y continuamos enriqueciendo nuestros conocimientos en busca de la excelencia. Siempre me cuestiono que los niños-lectores no tienen la culpa de mis carencias editoriales.

Juan-Carlos-Romero-Mestre-4-entrevista-OtroLunes35

Los retos desde el punto de vista editorial, para los libros de LI y J, han sido aún mayores, la autopublicación lleva implícito la realización de todas las tareas de un editor tradicional, es decir: contratar un editor de fondo para que revise todo el proceso, la corrección ortográfica, ortotipográfica, de estilo, la lectura por grupos de lectores y la parte más difícil, el diseño y realización del proyecto gráfico, donde diriges al ilustrador sobre los aspectos que se desea enfatizar o no, los detalles, expresiones, vestidos de época, entre miles de pequeños detalles que llevan implícito cada ilustración. En este punto deseo plasmar que tratar con los ilustradores y diseñadores es un tema muy particular, porque al ser creadores, presentan todos los defectos y virtudes que eso entraña, pero al final es gratificante. En fin, el libro infantil es la resultante del trabajo arduo de todo un equipo de personas que trabajan muy duro a cambio de muy poco.

Para finalizar, los retos promocionales son la asignatura pendiente del proyecto GS. Hemos creado el sitio web, www.giuliasardus.com, y la página de Facebook del proyecto, https://www.facebook.com/GiuliaSardus.

Pero reconozco que el talón del Aquiles es la promoción y difusión de las obras con una visión profesional al estilo de las editoriales.

Sin embargo, en cuanto compete a la distribución, hemos tenido una acogida increíble por parte de los libreros que en todo momento nos han apoyado y nuestros libros se encuentran disponibles en varias librerías de España e Italia.

La autopublicación en LI y J es una de las tareas más exigentes que he conocido, debes imaginar, crear, perfilar, diseñar el proyecto gráfico de los libros, auxiliarte de correctores de estilo, ortotipográficos, traductores, entrar en el mundo Amazon y después distribuir tus libros en librerías. Si como inversión incluimos el tiempo, entonces habría que abandonarla por poco rentable.

El reto más difícil de vencer es que mi hija lea cada vez más, aunque, en honor a la verdad, en las últimas semanas se va a la cama con un libro todas las noches y he logrado que se lea El Flautista de Hamelin, aunque Gerónimo Stilton domina su campo lectivo, eso compensa en creces todos mis innegables desvelos por hacer historias para los más pequeños.