Humanidad y otros poemas

(Poesía)

Del libro Lenguaje de mudos

Delfin Prats

Hay libros que nacen condenados a perdurar aunque todas las energías oscuras del cosmos conspiren en su contra. Hay libros que avanzan en la marcha parsimoniosa de la luz, de pronto son revestidos con la piel de la herejía, penetran en los devaneos clandestinos de los sobresaltados por el rumor y el estigma, y luego emergen, reconciliados o no con el fluir, porque no hay música angelical que pueda ser silenciada sin que los estremecedores acordes no queden vibrando en el aire y concluyan perpetuándose para restablecer los truncados trayectos.

Lenguaje de mudos, Premio David de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) 1968, del poeta nacido en 1945 en Holguín, Delfín Prats Pupo, quien entonces firmaba Jorge Prats y tenía por seudónimo Hiram Prats, es uno de esos volúmenes que, a pesar de haberse desdibujado en el contexto insular de los años sesenta y setenta del siglo XX, de haber nacido con la paradójica vocación de los textos póstumos o transferidos a la implacable secuencia de la posterioridad, hoy gracias a la madrileña editorial Betania que dirige Felipe Lázaro, retorna impetuoso para incorporarse definitivamente al diapasón de la Poesía al que, paradójicamente, nunca dejó de pertenecer.

Del prólogo de Ronel González Sánchez

COMO EXCLUSIVA DE LA EDITORIAL BETANIA PUEDE DESCARGAR EL LIBRO AQUÍ
Lenguaje de Mudos, Delfin Prats, Editorial Betania, 2013

 

Humanidad

Hay un lugar llamado humanidad
un bosque húmedo después de la tormenta
donde abandona el sol los ruidosos colores del combate
una fuente un arroyo una mañana abierta desde el pueblo
que va al campo montada en un borrico
hay un amor distinto un rostro que nos mira de cerca
pregunta por la época nueva de la siembra
e inventa una estación distinta para el canto
una necesidad de hacer todas las cosas nuevamente
hasta las más sencillas
lavarse en las mañanas mecer al niño cuando llora
o clavetear la caja del abuelo
sonreír cuando alguien nos pregunta
el porqué de la pobreza del verano y sin hablar
marchar al bosque por leña para avivar el fuego
hay un lugar sereno un recobrado y dulce lugar llamado
humanidad

&

*****

 

Canción georgiana

El vodka rubio me recuerda
los cabellos de Kolia sus manos
largas como espigas de trigo
su corteza de roble o abedul
el vino blanco de Georgia
el nombre tuyo mi danza
en las montañas el cuerpo
de Tamara girando entre las sombras
del Kurá y las aguas sexuales de Borjomi
el vino oscuro de Georgia toda
la magia de tu piel tus ojos
abiertos como pozos tus manos
como negras sábanas de espanto
y el monte de tu sexo
(este abismo te sabe te conoce
por él te has deslizado y te resiste
de pie como un demonio)
(esta taberna te recuerda
aquel bar te palpó
en el fermento de las botellas agrias)
que sea tan breve la embriaguez
que sintamos la sed al despertar
y despertando oigamos
la sentencia brutal del tabernero
“no hay un licor que ahogue los deseos”.

 

*****

 

Entrega

Se pregunta qué hacer
que echar en esta hoguera sino lo más amado
que ardan entre las manos años de madera
que alguien cante otra vez la rajadura
de su propia guitarra
que alguien sople el extinto sabor de su ceniza
se propone qué hacer
para que el aire soberbiamente puro no nos mate
se pregunta qué noche
no hemos tañido alguna vez bajo otra carne
entre ruidosos argumentos que nunca trascendieron
nuestra materia cerrada por el tiempo
qué bosque no anduvimos tomados de los sueños
por hongos y por fresas silvestres
mientras la noche tiende su exilio transitorio
sobre la hoguera altísima ardiendo de los cuerpos

 

*****

 

Litografía

Un animal extraño me visita
sin anunciar su inesperado arribo
abre la puerta callado se desliza
por entre los objetos oscuros de
mi cuarto
hasta alcanzar su sitio en el armario
entonces vuelve hacia mí su rostro
y se establece nuestro impasible juego
este animal conoce mis secretos ha visto
bajo mi piel segregaciones semejantes a su orina
ha sentido mi aliento abominable y en mis masturbaciones
se ha estremecido un tanto también poseso del deseo
él está hecho para andar por mí aun donde yo mismo me
ignoro
evidenciando mis temores y mis aspiraciones
este animal era temible antes era un niño
malcriado una criatura hostil que despertaba
mi sueño en altas horas y en el cuarto contiguo
como para un concierto indeseable
el amor afinaba sus sordos instrumentos
ahora es distinto este animal es todo para mí
es el amor el trago la costumbre que nos amamanta
el sitio predilecto un viejo amigo
que sabe su deber: un animal extraño
que siempre me visita y me sorprende

Sitio predilecto

En este sitio hemos estado creciendo
al amparo amigo de las bestias
hicimos el amor entre sus hembras
mamamos de sus ubres la leche de los caracoles
y los ritos
en el río gajos blancos
se clavan en la tierra: cuerpos niños
y risas insolentemente desnudas
mi hermano burlándose de las negritas
pidiéndoles el bollo
aquellos años revueltos como la charca
de los cochinos
“he hecho mi fusil
con una penca que arranqué de la mata de coco
un brazalete con un trapo rojo
de mamá que había detrás del armario
mañana me voy con los rebeldes”
las mujeres ríen y giran
envueltas en un sopor de alcanfores
y círculos concéntricos de leche
yo me he sentado sobre la cabeza de mi hermano
las mujeres visten sus trajes verdes
y a ti te gustan los muslos rubios de mi tía
se van en una carreta roja que cruje
y ya cruzan el puente que haces
del arco de tu cuerpo sobre el río
cuando les digo adiós son humo
reparten chocolate y galletitas de sal
los muertos me visitan esta tarde.

Del Autor

Delfin Prats
(La Cuaba, Holguín, 1945). Poeta y traductor cubano. Estudió idioma ruso en la Universidad Lomonosov de Moscú. De origen campesino, su infancia transcurrió en una localidad rural en las cercanías de la ciudad de Holguín. Al triunfo de la Revolución viaja a La Habana como becario y más tarde a Moscú, donde se gradúa en 1965 de profesor de lengua rusa. A su regreso permanece algunos años en la capital donde se vincula al mundo literario y se inicia en la escritura. Residió intermitentemente en La Habana y su ciudad natal, instalándose definitivamente en ésta a principios de los ochenta. En 1968 obtuvo el Premio David de la UNEAC por su poemario Lenguaje de mudos; en 1988 recibió el Premio de la Crítica por su segundo poemario Para festejar el ascenso de Icaro, publicado en el 87. Su poemario El esplendor y el caos fue finalista del Premio de la Crítica en 1991. Poemas suyos han sido traducidos al inglés, francés, alemán e italiano y se han publicado en diversos sitios de Internet. En 1999 la Fundación Olof Palme, de Suecia, publicó un libro que incluye un fragmento de su dietario “La Huerta de Cándido”. Considerado un clásico de la poesía cubana, ha publicado Lenguaje de mudos (La Habana, Eds. de la UNEAC, 1968), Para festejar el ascenso de Icaro (La Habana, Ed. Letras Cubanas, 1987), El esplendor y el caos (Holguín., Eds. Holguín, 1991. 2da ed. La Habana, Eds. Unión, 2002.), Cinco envíos a Arboleda (Holguín, Eds. Holguín, 1991), Abrirse las constelaciones (La Habana, Eds. Unión, 1994), Lírica amatoria (Holguín, Ediciones Holguín, 2001), Streptease y eclipse de las almas (Holguín, Ediciones La Luz, 2006). Recientemente han visto la luz diversas antologías de su obra poética: Antología Personal (Colección Sur, La Habana), Exilio Transitorio (Mantis Editores, Monterrey, México), Aguas (Ediciones Holguín, Holguín) y O Sonho da Insularidade (Lumme Editor, Foz de Iguaçu, Brasil, traducción de Fabio Aristimunho Vargas).