Ángel Boligán

Dossier

boligan-dossier-otrolunes-29

Ángel Boligán es un ejemplo más de la veracidad de un dicho de raíces bíblicas: “Nadie es profeta en su tierra”. Humorista de raza; dueño de una vastísima obra que abarca campos tan distintos y difíciles como el humor gráfico, la caricatura, la ilustración y la historieta; artista multipremiado en cualquier sitio del mundo donde haya eventos de esta especialidad, ha ido construyendo con el paso de los años un sello muy personal que dota a su obra de una madurez y una originalidad internacionalmente reconocida.

Quienes lo conocen hablan de su humildad, de su perseverancia en el trabajo creativo, de la fidelidad con la que defiende sus raíces, sus amigos y su terruño natal, ese mismo San Antonio de los Baños que vio nacer a otros grandes humoristas cubanos y que no por gusto es conocida en Cuba como “La Villa del Humor”. Para quienes no lo conocen, ahí están sus cartones humorísticos, sus caricaturas, sus ilustraciones, sus historietas, y en todas ellas, además de una cubanía que se hace notable en el gesto pícaro con el que los cubanos observamos (y nos reímos de) la vida, resulta muy evidente una búsqueda de la universalidad en los temas elegidos, un intento de comunicación sobrepasando las barreras y fronteras de las lenguas, un profundo buceo en la reflexión humana que puede derivarse de una situación política, económica, social, histórica o simplemente familiar y personal, pero siempre intentando llegar a la esencia humanística de lo plasmado, como si la intención suprema del artista fuera hacer brotar las palabras a través de la limpieza y exactitud de sus trazos y su particular visión del humor.

Boligán confiesa que ve lógico que su obra no sea ampliamente conocida en Cuba, como lo es en México y en muchas otras partes del mundo, porque “hace 21 años que resido en la Ciudad de México donde he desarrollado la mayor parte de mi vida profesional “, e incluso (lo cual es otra muestra de su humildad), consciente de cómo la crisis económica ha afectado al desarrollo de las publicaciones periódicas y humorísticas cubanas, dice que ese desconocimiento pueda deberse también a que él no ha hecho mucho por tener una mayor presencia en Cuba ya que “siento que sería quitarle un espacio y la posibilidad a un colega que viva en la isla de que su trabajo sea publicado”. Pero lo cierto es que, quienes hemos visto y disfrutado el reconocimiento internacional de su obra, deseamos que la creatividad de Boligán también sea reconocida en toda su calidad y con mayor profundidad por el pueblo cubano.

OtroLunes se siente complacido por la gentileza con la que Ángel Boligán nos concedió la entrevista exclusiva que reproducimos en este dossier. El resto, es decir, este brevísimo muestrario de las diversas facetas de su obra que aquí mostramos es una sorpresa, un pequeño homenaje que queremos rendirle a quien es, sin dudas, uno de los humoristas gráficos que con su invaluable aporte engrandecen hoy la cultura cubana.

Amir Valle

Director General

 

*****

 

Entrevista

Sobre su obra

Galería