La familia interrumpida

Fragmento de la novela homónima

Eloy Urroz

Eloy-urroz-Narrativa-OtroLunes42En febrero de 1938, Luis Cernuda se exilia en Inglaterra, donde se dedica a ayudar a los pequeños refugiados que habían reci­bido asilo allí tras la caída de Bilbao a manos de las tropas franquistas. Muchos años después, un joven cineasta mexicano afin­cado en Nueva York recibe un mensaje que cambiará su vida y la unirá desde entonces a la de Cernuda.

La familia interrumpida, como se titula la única obra teatral que escribió Cernuda, es una intrigante y sutil novela sobre secretos familiares, afinidades electivas, la paternidad, el exilio y la búsqueda del propio camino.

«Urroz conduce la realidad a su relación más peligrosa, escueta y secreta». Carlos Fuentes.

«Ejemplo de belleza y decantación narra­tivas, La familia interrumpida se construye con la precisión de un reloj y la puntería de una saeta. Desde la primera línea, el destino de los personajes parece casi escrito». Jorge Volpi

—**—

 

1

—Quisiera ver tus ojos otra vez.

Leyó el e-mail-, el cortísimo, escueto mensaje. Una, dos, tres, cua­tro veces. Era tan breve que podía releerlo cien veces en un minuto. Pero ¿para qué? El mensaje era más claro y contundente que la sólida pantalla donde lo leía y releía pensativo, extrañado. Lo firmaba una chica, o más bien: no lo firmaba nadie. De hecho, no lo firmaba nadie. Coligió simplemente que se trataba de una mujer porque la dirección electrónica decía rosasetefilla@yahoo.com. Por eso, de in­mediato supuso, conjeturó, que el nombre de pila debía ser Rosa, sí, pero podía ser cualquier otro. Todavía perplejo, levemente intrigado, le dio vueltas a la taza de café turco en sus manos; la giró una y otra vez como a un trompo de colores. ¿Era una broma? ¿Quién diablos era Rosa o quién se apellidaba Setefilla? ¿De dónde había salido? ¿Y por qué lo quería volver a ver, es decir, por qué quería volver a ver sus ojos? ¿Qué tenían sus ojos de especiales? Creía estar seguro de jamás haber conocido a una mujer con ese nombre y mucho menos a nadie con ese misterioso apellido, se dijo absorto con el calor de la pequeña taza en las manos; sin embargo, un segundo más tarde, rectificó: debía al menos haberse cruzado en la vida con alguien con un nombre parecido, pues el apellido le sonaba de algo, algo lejano, indistingui­ble o espurio. Era una corazonada, apenas un escozor, claro. Pero ¿se trataba de una mujer? ¿O podía ser un hombre? Pero ¿quién? Con todo, lo cierto es que no tenía la más remota idea por más que se empecinó esa tarde, o la hora y media de tarde que quedaba en Nue­va York, ya que entonces (lo comprobó desde la ventana) despuntaba a lo lejos la noche o el pálido ocaso, cierta amoratada oscuridad en el cielo recortado de Manhattan.

Se encendió un cigarro, cruzó las piernas y se quedó pensando un rato más sin dejar de mirar por la ventana.

 

—**—

 

2

Para entender (o atisbar) una guerra como la de España o la de Méxi­co o cualquier otra guerra, con su millón de muertos, con su millón y pico de muertos, con su vesania y su horror, con sus miles de niños muertos, con sus miles y miles de niños muertos, con su amargura y su desastre, con los cientos de miles de pequeños muertos o exiliados con padres y abuelos vivos, con adolescentes fusilados o torturados, para entender (o atisbar) su espanto y su dolor, la incalculable estu­pidez y la miopía, hay que ir de lo particular a lo general y nunca, nunca, al revés porque la infamia no se comprende al revés, porque al revés no se percibe —mucho menos estruja— lo que, de otro modo, debería hender la carne, la médula del alma, la espina dorsal; lo que, de otro modo, debería deplorarse y avergonzar toda la vida. Sobre todo, avergonzar.

Acaso sólo se perciba (y esto a duras penas) lo particular, lo ató­mico, lo ínfimo e infinitesimal. Al revés, imposible. Al revés, la vesa­nia y el miedo se pierden o distorsionan, el dolor se confunde o se angosta. Se angosta. Esta es, por tanto, una pequeña historia de lo particular, de lo muy particular, de lo más particular. Y también sobre los hijos que Luis y Luis no tuvieron y sobre los niños que los dos perdieron alguna vez. Y por eso justamente es la única historia que cuenta en este mundo (esta mota de polvo llamada mundo) donde lo general despista, engaña o se desvanece en el ambiente como goti-tas alcanforadas, como lágrimas rubias. Lo más ancho es siempre una abstracción, una pura conjetura elaborada y emborronada por las cifras y los datos que, la verdad sea dicha, nadie entiende y que no dicen, para colmo, nada a nadie.

La verdad es que Luis Salerno Insausti, mexicano autoexiliado en Nueva York, no siempre supo que no tendría hijos; alguna vez, ado­lescente, muy joven, se soñó padre, se imaginó papá de un niño de tres o cuatro años o, quién sabe, de diez u once. Un niño hermoso, moreno, feliz, inteligente. Pero ¿cuándo lo soñó? No lo sabía a cien­cia cierta. Hacía mucho, mucho tiempo de esto. Esa felicidad era antigua, sin fecha exacta. A duras penas sin embargo, y con harto pesar, fue sabiendo lo contrario. Lo conjeturó casi al mismo tiempo que descubrió su nuevo (misterioso) secreto, su diferencia, su homo­sexualidad: poco a poco sintió que prefería a los hombres (o a algu­nos hombres) por encima de las mujeres, o que simplemente las mujeres (las más bellas) le gustaban menos, mucho menos que algu­nos hombres. No obstante, sucedió de forma gradual, impercepti­ble… incluso para sí mismo, que deseaba estar atento a todo lo que sucedía a su alrededor. La amargura, lo sabía ahora, también fue gradual. Jamás lo cogió desprevenido.

Si mal no recuerda, el rijoso descubrimiento o premonición de que no sería papá (nadie le diría papá en este mundo o mota de pol­vo) llegó de la mano de esa otra revelación: la de su homosexualidad, la de su mariconería, como la llamaría Jacinto, su mejor amigo, quien no tenía idea de ella pues no la había antes de partir a Nueva York. Pero… ¿qué era eso, qué significaba ser gay o maricón o joto o puto o lo que fuera, si nunca se había acostado con un hombre? ¿Se podía saber algo así, de buenas a primeras? ¿Se podía, acaso, sentir esa diferencia… y dónde o cómo se sentía? ¿Se trataba de un picor ¡localizable, de un escozor imaginado? ¿Era necesario acostarse, pri­mero, con un hombre para serlo o bastaba que un día, cualquier día, te gustara más un hombre que una mujer?

Con todo, saberse sin un hijo fue, y siguió siendo por años, el más ruin de los hallazgos, el verdaderamente atroz, el que contaba al fin y al cabo: no sería padre, nadie le diría papá a pesar de que en el fondo, y por contradictorio que parezca, tenía enquistadas las más nefandas ideas sobre lo que este puto mundo, el Leviatán, podía ofrecerle a un niño recién llegado al siglo XXI.

 

—**—

 

3

Vivir en casa de los Vullioni, en el condado de Oxfordshire, era casi peor que vivir ovillado en una trinchera, inmóvil, para no morir acribillado por una bala franquista. Cada día se volvían más agrias las horas que Luis pasaba allí, en la estrechez de esa pequeña vivienda burguesa, con una pareja completamente desconocida, de costum­bres raras y ajenas, quienes, para colmo, no hablaban una palabra de español. Estaba, como quien dice, atrapado allí, en esa recámara prestada, en ese crujiente suelo prestado, en otro país cuya lengua no hablaba, tratando de no toser, de no rascarse, de no moverse dema­siado (ni siquiera para ir al baño) para no hacerse sentir, para hacerse invisible a esa pareja de ingleses. Y todo por culpa del imbécil de Stanley, quien jamás entendería ni vislumbraría su complicado inte­rior; todo por culpa de o gracias a ese inglesito amanerado a quien, en definitiva, aborrecía ahora más que nunca, sobre todo desde que, por mediación de él o de su poderosa madrina, se hallaba metido (y esta vez hasta las narices) en este triste, horrible berenjenal: asistir a los niños vascos exiliados en Gran Bretaña, transterrados como él, solitarios como él, desesperados e impotentes, nostálgicos de su patria y su familia al igual que él, Cernuda, de treinta y seis años de edad, justo nel mezzo del cammin, ¿quién lo diría? Pero… volvió a recapacitar, todavía tirado en su estrecha cama: ¿en qué diablos habría estado pensando el imbécil de Stan cuando se le ocurrió soco­rrerlo enviándolo a la propiedad de lord Farringdon, el millonario altruista que prestaba sus residencias (casas de labor) a cientos de niños refugiados de entre los casi cuatro mil que arribaron? Allí esta­ba ahora él, Luis, desde hacía casi tres semanas, socorriendo a los niños como Dios le daba a entender (aunque no creyera en Dios); ayudando y limpiando orinales, haciendo lo que le ordenaban los santos ingleses del Basque Children’s Committee desde primera hora de la mañana y hasta bien entrada la noche, y todo esto justo cuando pensaba que su lado altruista y filantrópico (cualquiera que este fue­ra) había concluido con aquellas Misiones Pedagógicas a las que asis­tió, infatigable, hacía cinco o seis años cuando entonces, sí, entonces, no se veía ninguna guerra venir, cuando todos (o la mayoría de sus amigos) tenían los ojos vendados, ciegos a lo que se aproximaba, comentando despreocupadamente la pintura de los clásicos a los tímidos aldeanos o bien improvisando obras de teatro en La Barraca con el cándido fin de educar al pueblo inculto.

 

—**—

 

4

Tenía treinta años recién cumplidos la misma semana que llegó al aeropuerto internacional JFK con la idea precisa de quedarse el (lempo necesario para que el odio o la furia con que había abando­nado México fueran desmayando o consiguiera sepultarlos treinta metros bajo tierra. Cuando Luis Salerno Insausti llegó a Manhattan y empezó a buscar apartamento, periódico en mano, intuía que el proceso (el alivio) podía llevarle tres meses o veinte años. Por lo pronto —y esto en un simple abrir y cerrar de ojos—, eran cinco ya: huidizos, efímeros y en tropel, como todo lo acontecido en Nueva York. Tenía treinta y cinco años y el mundo había girado tan deprisa como un trompo de colores, tal y como ocurre con lo que tiene elec­trones y gira estrepitosamente en la Gran Manzana, ese monstruoso juguete donde el tiempo no cuenta… o, si cuenta, se escurre y se filtra por las coladeras, por los negros riachuelos, entre las pisadas de los agitados transeúntes. El tiempo allí no cuenta en absoluto, ahora lo sabía Luis con conocimiento de causa, y estaba bien así, estaba mucho más que bien: era justo y benigno y oportuno que así fuese. Era eso lo que deseaba aunque jamás se lo hubiese confesado a sí mismo: se trataba del tiempo benevolente, el tiempo absolvente de los que quieren zanjar u olvidar o aliviarse de algo ruin y, por demás, áspero. Eso había buscado, eso tenía ahora. Alivio, olvido, cierta (evanescente) paz interna. Pero ¿cuánta en realidad? ¿Qué tan autén­tica era esa mentada paz conseguida en la soledad del bullicio neo­yorquino? No lo sabía con certeza, empero en ese entonces, un lustro hacía ya, se trataba, primero, y antes que de cualquier otra cosa, de abandonar la ciudad de México, de dejar lejos, arrinconada, a su familia, de desalojar de su garganta el sinsabor con que terminaron las cosas antes de largarse, esas cosas difíciles e irreconciliables, esa desavenencia que surgió en cuestión de semanas poco antes de mar­charse (por fin) de la capital… Pero ¿cuándo exactamente comenzó todo? No lo recordaba con exactitud: quedaba el puro sedimento del café en su pequeña taza con filos dorados. La fecha segura en que todo ese embrollo familiar comenzó no la podía precisar por más esfuerzos que hiciera en recordarla esta noche lejana. Ahora tenía frente a sí, allá afuera, un pedazo de luna gris perla atorado entre las ramas de un árbol. ¿O era un pájaro? No era, por supuesto, la luna, pensó y se encendió un segundo cigarrillo. De cualquier manera, se dijo, la beca de la New York Film Academy llegó a su vida en el mejor momento, justo cuando ya no podía más, cuando no soporta­ba no comprender a su padre y a su hermana Diana, a toda esa gen­te que conocía y que creyó amar, cuando lo desbordó la fuerza apabullante de la diferencia (la nítida diferencia) entre ellos y él, entre su padre y él, entre Diana y él, entre el mundo burgués que lo rodeaba y él, ese otro auténtico burgués de mierda que se llamaba Luis Salerno y que se creía (ja, ja) tan distinto y poco burgués, tan poco común.

Estudiar cine, continuar con su amor por el cine, era apenas, si acaso, una tabla de salvación, mas una tabla en el mar embravecido en que su familia se le había convertido de la noche a la mañana. Después de años dedicado a la fotografía y a estudiar películas de arte como mero sucedáneo de eso que no era todavía pero hubiese querido ser (un gran director de cine), haber sido aceptado en el NYFA y estudiar lo que más le interesaba en la vida era algo así como una perla dentro de una ostra en un mar embravecido. Eso había buscado, eso tenía (su arte, el cine, Nueva York, la soledad y el bulli­cio) aunque en el fondo, y apenas esa noche con ese extraño correo electrónico y la taza vacía en las manos lo venía a atisbar, todo eso era (si apenas) la fachada, la coartada secreta, el motivo callado de todo lo demás: salir de la ciudad de México para que el odio o la ira con que la había abandonado (familia incluida) fueran desmayando o los pudiera sepultar treinta metros bajo tierra en el magma helado.