Joel Franz Rosell

Dossier

portada-dossier-joel-franz-rosel2l

Joel Franz Rosell ha sabido ganarse un espacio en la literatura infantil y juvenil en lengua española con la fórmula más simple: escribir libros que aúnan la calidad literaria con propuestas novedosas y una mirada muy singular de las raíces culturales en las que creció allá en Cuba en una conjunción muy natural con esas otras culturas en las que, también, se ha forjado el escritor que actualmente es, razones éstas que han bastado para que su nombre sea uno de los imprescindibles a la hora de estudiar el género en cualquiera de las tres lenguas en las que habitualmente se mueve: el español, el francés y el portugués.

En un artículo del destacado escritor cubano Luis Cabrera Delgado, otra de las voces imprescindibles de la literatura infantil y juvenil cubana, reproducida en este dossier, se afirma sobre Joel Fran Rosell que “La literatura infanto juvenil cubana de la década de los 80 le debe a Joel el reconocimiento de haber sido su más constante, sagaz y abarcador crítico de cuanto se publicó en Cuba. Larga sería la lista de artículos, reseñas y comentarios aparecidos bajo su firma, o la de su seudónimo: Leo J. Sorell, en toda la prensa, especializada o no, que existía en esa época en la isla. Y cuando de nuevo el amor, esta vez bajo el nombre de Francoise, se lo llevó a un periplo que dura hasta hoy en día por Brasil, Dinamarca, Argentina, España y Francia, Joel se convirtió también en el ojo avizor de la literatura que se hacía en los países por donde pasaba; y su nombre comienza a aparecer en otras muchas publicaciones de diferentes latitudes, su verbo en frecuentes congresos internacionales.

“Los numerosos textos suyos, siempre llenos de acción y fantasía, se caracterizan no por los asuntos abordados, pues estos se han movido desde lo policiaco, lo histórico, lo social, lo folclórico o lo alegórico; ni por el modo realista o fantástico del abordaje de las tramas, ni  por el género narrativo utilizado, ni por la extensión de los mismos. Independientemente de la edad de los presuntos lectores para los que Joel escribe, y él es de los autores que conscientemente crea para niños y jóvenes, su escritura es modelo de exquisitez lingüística y precisión sintáctica de las ideas, lenguaje preciso y bello, todo lo cual enmarcan sus libros en la zona de la verdadera literatura artística”.

Agradecemos a Joel Franz Rosell que en medio de su agitada vida (e incluso en medio de los siempre tropelosos preparativos de un viaje a nuestro país natal, Cuba) nos haya atendido, permitiéndonos ofrecer a los lectores de OtroLunes las páginas de este Dossier que pretende ser sólo un acercamiento a la riquísima obra de uno de los escritores cubanos de mayor reconocimiento internacional en estos momentos.